Ella Desea enseñarnos y Dirigirnos de Regreso al Jesús Eucarístico

Share

Diciembre 8,2017

Este es un mensaje inspirado por el Espíritu Santo a través de L. durante los seis Kowtows.

L.: Oh Dios, la hora es 9:59am., Viernes, Diciembre 8, 2017, en la Iglesia Santa Teresa. Nosotros estamos inspirados a elevar oraciones en el santuario, la Cruz, el ícono de la Divina Misericordia, y la estatua santa de Nuestra Señora del Carmelo. Hoy, Dios nos da la oportunidad de venir aquí; cada día continuamente, después de atender la Santa Misa; cuando tenemos la oportunidad, le damos gloria a Dios, por nuestros hermanos y hermanas, en la llamada a ser testigos del regalo de los Seis Kowtows. Sin embargo, hoy, especialmente, es la fiesta de La Inmaculada Concepción, y también nos recuerda del comienzo de Adviento y de estar listos para la venida del Señor; todo esto nos hace urgir en cada uno de nosotros el regreso a Dios –regresar a nuestras almas, regresar a nuestros corazones. En particular, fuimos bañados con gracias; a lo largo de los años que vivimos aquí, en realidad, raramente sucedió, aun así anoche, cayó nieve.  La nieve cayó, recordando el invierno helado cuando hace 2000 años, antes que Jesús naciera, nuestra Madre María junto con San José, caminaron a través de esos lugares helados. El Cristo Encarnado regresa hoy a nuestro mundo humano después de 2000 años, el día que la Iglesia celebra la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.  

Oh Madre María, Madre de Amor, Madre de Misericordia –hoy, el nombre de la Madre es “Inmaculada Concepción.” Nuestra Madre estuvo sin pecado cuando Ella vivió en la tierra, nos trajo vida –la salvación premió y regó bendiciones del cielo hacia nosotros. Especialmente hoy, cada uno de nosotros eleva palabras de acción de gracias, de alabanza, y  de exaltación, aunque a través de años incontables, hay muchos corazones que continúan endurecidos, muchos corazones continúan sin creer, continúan sin aceptar, pero Dios continúa siendo Dios, el Salvador, el Dios de amor, el Dios lleno de Misericordia Divina. El Espíritu Santo está trabajando, dirigiéndonos en obras buenas y guiándonos en paz; al mismo tiempo, la Madre continúa siendo una madre; más de 2000 años atrás y 2000 años después, Ella continúa siendo una madre amorosa –clemente, paciente, una madre humilde, una perfecta madre ante Dios, nosotros celebramos la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

Oh Dios –el significado de “Inmaculada Concepción” para nosotros, de hecho, permanece incomprensible y misterioso, pero sólo yo sé lo que la Madre calladamente nos ha enseñado estos años pasados. La madre dió los mensajes al mundo, y la Madre nos guió –gente desgraciada, gente sin valor, gente imperfecta, con muchas debilidades en nuestra vidas, con muchos errores e inmoralidades –aun así la Madre nos ama continúa cuidando de nosotros, guiándonos, dirigiendo a la humanidad de regreso a Su Hijo, el Señor Jesús; de regreso al Jesús Eucarístico, hoy presente. Hay muchas maravillas más transcendentemente impresionantes de como la Madre vino a dirigirnos y a recordarnos que necesitamos componer nuestras vidas, necesitamos sentir remordimiento y arrepentimiento, necesitamos rezar el Rosario y de ver a Su Corazón, para que el Corazón Inmaculado nos ayude, nos guíe y nos traiga más cerca a Dios.

Oh Dios, hoy es un día muy especial; muchas gracias son dejadas caer sobre las generaciones. Hoy, continuamos teniendo el tiempo  para nosotros dar honor a la Inmaculada Concepción; celebramos juntos, unidos en postración, para elevar los sentimientos de la gente del mundo. Hay gente normal y común y corriente con un corazón elevado hacia Dios, un corazón presentado a El, un corazón obediente a El, un corazón rendido a Su infinito amor y Divina Misericordia. Hoy, nosotros nos regocijamos; nosotros tenemos una familia celestial, nosotros tenemos a Dios Padre, nosotros tenemos a Jesús, nosotros tenemos al Espíritu Santo, nosotros tenemos a nuestra Madre Bendita, nosotros tenemos la Presencia del reino divino que aquí continúa –a Jesús Eucarístico. Sin embargo, nosotros sabemos que tenemos la puerta al cielo a través de las Cinco Santas Llagas. Hoy, hemos sido enseñados por nuestra Madre de venir a El con un corazón respetuoso, para recibir gracias incontables que fueron otorgadas y premiadas y que continúan siendo dadas a la humanidad, para nosotros despertarnos, para nosotros elevarnos. Tenemos a los santos, a los ángeles, y especialmente a San José. El regreso de la época de Navidad, la cual es también una época de adviento, nos recuerda a la Santa Familia y la presencia de la cabeza de la casa. –San José –el padre de crianza del Señor Jesucristo en los tiempos de su Encarnación. Todas las maravillas magníficas que Dios ha premiado al mundo son por siempre el amor que nos trae de regreso a la luz, que nos dirige a estar inmersos en la Divina Misericordia de Dios, y que nos lleva a pertenecer siempre a Dios, la cual es lo que El desea que nosotros acojamos hoy.

En este momento, nosotros respetuosamente ofrecemos a Dios el primer Kowtow. Alabamos, ensalzamos, y damos honor, porque Dios es Dios, un Padre, el Padre del Señor Jesucristo, el Padre del hombre, y el Padre de todas las generaciones. Que es lo que tenemos para ofrecerle? Solo un corazón, un corazón imperfecto y con defectos, pero nosotros creemos que Su amor nos santificará y transformará en el Señor Jesucristo, Su único hijo, y en nuestra Madre María, el ser virtuoso y santo, perfecto ante Dios. El divino trabajo del Espíritu Santo urge y dirige a la humanidad para entender lo que es santo ahora con la bendición de Dios, y lo que permanece en la gracia y la bendición divina que El premia al mundo también como para cada persona. En particular, hoy, nosotros respetuosamente elevamos la alabanza a lo que se escucha, lo que es recibido, con confianza, para pedir a Dios aceptar las postraciones que nosotros le ofrecemos reverentemente en este momento, representando al alma, el cuerpo, la mente y el corazón, rogando regresar al Señor, nuestro Dios.

Oh Dios Padre, Yo adoro al Padre, alabo y doy honor al Padre. Yo le doy gracias al Padre por dejar caer nieve. La nieve es tan bella; a través de muchos años en este estado, de hecho, no es fácil ver la nieve, pero este año es un año de bendiciones, un año de gracia. Nosotros hemos visto, en la solemnidad que la Iglesia permanece –la Inmaculada Concepción –rocío cae del cielo, copos de nieve caen, para recordarle a la gente el regreso de la luz de Dios, el regreso a la gran espiritualidad que espera  como gotas de rocío, cada gota que cae a través de los racimos de nieve depositada en los arbustos, en los tejados, en los vehículos. En estos lugares donde cayó nieve, la nieve blanca pura le recuerda a la gente el amor de Dios y la virginidad de la Madre María, y la plenitud en la cual la Madre enteramente perteneció a Dios, a su Doctrina, a Su amor. La Madre mantuvo su responsabilidad, se volvió una persona virtuosa, una mujer santa quien es ejemplo brillante de toda la humanidad. Hoy es la celebración oficial que la Iglesia nos recuerda, y el cielo se regocija, alaba, da honor a la Reina del Cielo.  

La Inmaculada Concepción: al mundo y a Dios, Madre sin pecado. Ella recibió el refugio y la protección de Dios. La palabra “Fiat o Hágase tu voluntad” se volvió palabra que la raza humana supo: Si! La palabra “Si” cambió el destino del mundo, se volvió el llanto para nosotros acobijar el amor del Salvador, para recordar la pureza de Madre y Su perfección. Su vida en la tierra soportó experiencias extremas, soportó amargura con consentimiento y cooperación para salvar al mundo, para viajar con el Señor Jesucristo, para dejar caer bendiciones del cielo sobre el mundo de la humanidad de modo que hoy, pecadores como nosotros, prisioneros como nosotros, víctimas como nosotros, puedan tener la oportunidad. Nosotros alabamos a Dios, porque El es Ser que todo lo ve, quien sabe todo, incluyendo la Persona quien es valiosa para recibir las bendiciones que El otorga del cielo, para esa Persona para premiar al mundo mortal.

Oh Señor, nuestro Dios, nosotros no tenemos nada que valga la pena. Nosotros –la raza humana entera –somos pecadores, sin valor y desobedientes, pero gracias  a la Sangre del Hijo de Dios, gracias a Su único Hijo, gracias al amor y la Divina Misericordia, y gracias a la colaboración de la Virgen María para lograr el trabajo de la redención, hoy, la historia se repite y regresa; después de 2000 años, el proceso eterno de la misericordia divina cae del cielo continúa por los niños de Adán. Oh Señor –hoy en la Primera Lectura, el Señor llamó a Adán y le preguntó, Donde estás? El dijo, Yo escuché la voz del Señor en el Jardín de Edén, pero me dio miedo porque estaba desnudo y me escondí. El Señor le dijo a El, Quien te dijo que estabas desnudo? Has comido de la fruta que te prohibí comer? Adán replicó, La mujer que el Señor me dio por amiga, ella me dio la fruta, y yo la comí. El Señor dijo a la mujer, Porqué hiciste eso? La mujer le dijo a El, La serpiente me engaño, l comí. Después Dios le dijo a la serpiente, Porque has hecho eso, serás maldecida entre todo el ganado y todas las bestias silvestres de la tierra, y te arrastraras en tu panza y comerás tierra todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre tú y la mujer, entre tu primerizo y su primerizo. Ese primerizo aplastará tu cabeza, y le morderás su talón. Adán llamó a su esposa Eva, porque ella fué la madre de todo lo viviente.

Oh Señor –Adán escuchó la voz del Señor, huyó y se escondió, porque él estaba desnudo. Este es el primer paso de como nuestra raza humana entró al mundo del pecado, por deshonestidad, por desobediencia, por no estar de acuerdo a decir “Sí.” Aparte de eso, Adán también culpó a la mujer a quien Dios le dió como su amiga –fue ella quien comió la fruta, después me la dio a mí, y yo la comí. Esto es lo que vemos; para comenzar, nuestros primeros padres fueron desleales, traicionaron, desobedecieron a Dios, pero después que el Señor supo esta verdad, El tenía una idea absolutamente clara para tratar con la serpiente y esa promesa es una mujer y un primerizo quien aplastará la cabeza de la serpiente, y la serpiente morderá su talón. Este es el punto de partida por la historia para comenzar a entrar a un mundo en el cual Dios preparó para la salvación y venir al mundo de acuerdo al tiempo acordado. El Evangelio de hoy nos recuerda que cuando el Ángel Gabriel vino, la Madre bendita dijo el Fiat; después el plan de Dios tomó inmediatamente lugar en el mundo humano, y desde entonces, el mundo comenzó a traer días de luz, con días de esperanza, y las bendiciones del cielo fueron iniciadas por la Virgen María, por la palabra “Sí” dado a la humanidad del mundo, así, hoy, nosotros podemos celebrar la Inmaculada Concepción.

No era solo algo que terminaba allí, pero era un triunfo, un gran logro. La vida de la Madre le perteneció completamente a Dios; Ella soportó pruebas y tribulaciones, Ella también soportó sufrimientos extremos a como también experiencias amargas, pero Ella confió todo enteramente a Dios, completamente confió en Dios.  La Madre hizo todo para Dios y Ella amó a Dios más que a nada, poniendo a Dios por encima de todo. Hoy, nosotros tenemos a una Madre perfecta, una Madre pura, una Madre santa; una Madre sin mancha de pecado, Ella es virtuosa, y una Madre con mucha compasión. Hoy, nosotros gozamos de las bendiciones que Dios le dió al cielo, a través de la Madre, cerca de la Madre y con la Madre, para Dios aceptarnos y escucharnos, para interceder por nosotros, para nosotros entender que la redención de Dios es entera, gracias a la Madre María (1). La Madre María representa la humanidad del mundo entero para entregarlo completamente a Dios para que hoy, nosotros continuemos teniendo la oportunidad de escuchar las enseñanzas de la Madre; nosotros continuamos teniendo la oportunidad de postrarnos ante Dios, nosotros continuamos teniendo la oportunidad de elevar nuestra plegaria respetuosamente a Dios.

A medida que adoramos cada Persona, hoy, nosotros entendemos claramente; nosotros elevamos plegaria a Dios con el débil, imperfecto, pecador, desdichado estado en el cual el mundo permanece, junto con días de indiferencia, de negación, sin valor, de falta de respeto, pero el amor de Dios por el hombre no tiene medida y es incondicional. Es a través de la Madre, a través de su virtud, a través de Su intercesión, a través de Sus lágrimas derramadas diariamente orando por la humanidad de manera para que hoy, tengamos gozo. Nosotros tenemos el significado de postración, entendemos el significado de retorno, entendemos el significado de entrega, porque el mundo no tiene otro soporte fuera del amor de Dios y de la Divina Misericordia. Nosotros somos verdaderamente indignos; ninguno de nosotros es digno de Dios, pero la Madre María es la Persona a quien Dios premió de parte nuestra, quien sacrificó todo por nosotros, quien con humildad, silenciosamente meditó para traernos esperanza, y para también guiarnos profundamente en el amor del Salvador, para experimentar la angustia extrema que hoy, la Madre continúa urgiéndonos: “Regresa a El.”

Oh Dios, nuestro Dios, todo poderoso Dios, el Dios del cielo y la tierra, el Dios eterno quien entendió y observó –hoy, Dios, por favor, escucha las oraciones de aquellos quienes son humildes, débiles, y continúan imperfectos; este es simplemente el sentimiento; nosotros sabemos que somos indignos, sabemos que no lo merecemos, pero nosotros completamente confiamos en el amor de Dios y la Divina Misericordia, y bajo la intercesión de nuestra Madre María, bajo las enseñanzas de la Madre y apoyo, para nosotros hoy tener el valor de postrarnos ante Dios a quien le damos gloria.

Oh Señor, nuestro Dios, no es tarde, aunque es tarde para nosotros, aún para Dios es siempre el comienzo. El Señor dijo: Yo no quiero que el pecador muera; Yo deseo que se arrepienta y viva. Hoy, nosotros somos malvados, indignos, y pecadores indignos, pero gracias a que el Hijo de Dios, el Señor Jesús, el Salvador; gracias a que la hija del Señor, Madre María, la Inmaculada Concepción, el mundo existe y  es soportado por la guianza del Espíritu Santo, en el amor de la Trinidad Santa, para que nosotros perseveremos y sigamos adelante. Por favor acepta nuestras oraciones; especialmente acepta nuestras oraciones; especialmente hoy, junto con la corte divina del cielo, nosotros celebramos, alabamos, damos honor al día que el cielo da la bienvenida, el día que el cielo proclama: “Madre María, la Inmaculada Concepción.” Nosotros alabamos, ensalzamos, y glorificamos al Señor como nuestro Dios, y para siempre, y nosotros alabamos a la Virgen –nuestra Madre, la Madre del que el verbo se hizo carne, la Madre de la Iglesia, la Madre de toda la humanidad. Hoy, nosotros tenemos la oportunidad de que la Madre confiadamente nos dirija hacia el Señor, nos guía para que nos prostremos ante Dios, y nos dirija para entender claramente entender lo que estamos haciendo, para nosotros  suplicar, para implorar en el Nombre del Señor. Que Dios nos salve, salve al mundo, salve a toda la gente en la generación de hoy quienes van por el camino que todavía muchos no conocen, que no creen, y que continúan siendo tercos y duros. Ayúdanos a abrir nuestros ojos de Fe para nosotros reconocer lo es necesario en nuestras vidas, para nosotros regresar a Dios, así El pueda santificarnos, renovarnos, y traernos de regreso al amor y Divina Misericordia, para merecerla fuente de gracia en la santificación y renovación que Dios nos ha premiado. Amen.

En el Segundo Kowtow nosotros respetuosamente ofrecemos la Segunda Persona a Dios. Oh Señor Jesucristo, la navidad está de regreso, con el primer día de Adviento. Dios es el autor; El vino, está viniendo, y permanece en el medio de este mundo con nosotros; aunque ha pasado sobre 2,000 años, la historia está siendo recreada cada año para nosotros recordar los eventos repetidos para darnos comprensión el eterno amor de Dios y la redención que nos fue premiada a cada pecador en la tierra como nosotros, para nosotros regresar al amoroso Ser Supremo, El Ser Supremo quien aceptó el sacrificio, el Ser Supremo quien vino al mundo en una noche helada, de un invierno helado. El nació en una cueva, un establo para animales, oliendo a alimento, el cual fue Su Cuna; El vino en la carne, con la autoridad de un Rey, de un gran Príncipe quien trajo paz quien fue tan humilde y completamente dócil, devoto en el mundo del hombre, para convertir y cambiar al mundo para tener días de paz, días de amor, días de felicidad, y días serenos.

Oh Señor Jesucristo –hoy, nosotros celebramos la Solemnidad de Su Madre. Su Madre aceptó la adversidad, aceptó el sufrimiento, y aceptó toda la aflicción agonizante de una Madre; una Madre quien contempló a Su Hijo, quien sacrificó a Su hijo, quien colaboró con Su hijo, quien emprendió un viaje con Su Hijo. La gente común y corriente tiene un lugar placentero en el nacimiento, al menos sin un final con heridas perforantes, no en un lugar helado, sin un lugar ofrecido en el que estar, pero el Señor del universo, el Rey del universo, el Rey del mundo, El Rey de Amor, el Rey que trae Salvación, nació en un establo. Que corazón de madre no estaría desgarrado y afligido, pero la madre no tuvo una palabra de queja completamente, de culpa, porque Ella sabía que Su Hijo llevaba la responsabilidad de cuidar por la humanidad, para morir por la humanidad, para sacrificarse por la gente, para que ellos tuvieran paz, para que ellos regresaran y reconocieran el amor para que fueran salvados ambos alma y cuerpo.

Oh Señor Jesucristo, hay innumerables palabras para alabarte, exaltarte, agradecerte, y honorarte, para reverenciar en alabanza al Señor; especialmente al comienzo de la época de Adviento y también el día que nos recuerda la Inmaculada Concepción. De hecho, gracias a la Madre –con Ella, y todo perteneciendo a Ella –hoy nosotros recibimos la gracia del cielo, nosotros encontramos al Salvador, encontramos al Redentor que libró al mundo, quien rescató a la humanidad entera, quien nos libró de la  oscuridad que nos aplastaba. Nosotros estamos siendo amenazados por el pecado y la muerte; El vino a rescatarnos, EL abrió las puertas del cielo, El las abrió para nosotros para que fuéramos acobijados por la luz del cielo, para que brillara sobre toda la gente, para que brillara sobre el que tiene Fe, para que brillara sobre aquellos quienes regresan, para que brillaran sobre aquellos quienes creen en el Salvador, para ellos vivir.

Oh Dios –como puede el amor infinito de Dios ser descrito? Y especialmente hoy, lo que hacemos, lo que ofrecemos reverentemente, lo que elevamos en oración, y lo que nosotros creemos de la práctica en la postración hoy –eso es el honor dado a Dios, la reverencia que ofrecemos a Dios, la veneración para agradecer a la Madre María. Es la Madre quien nos guía de regreso a Dios Padre, quien nos dirige en una profunda salvación al Señor Jesús para reconocer nuestro propio estado y el significante valor de lo que fué intercambiado y redimido por el precio de la Sangre del Señor Jesucristo cuando El se encarnó. La Madre esta dirigiéndonos al Espíritu Santo, porque El es Omnisciente quien sabe todo para enseñarnos y dirigirnos en la vida en la tierra. La vida continúa teniendo muchos calvarios; a medida que permanecemos firmes en Dios, creemos en Dios, aprendemos de la Madre María el brillante ejemplo de la virtud, con un alma en la reflexión para meditar sobre los misterios extraordinarios, para traer al mundo, para traer a los hijos mortales las gracias del cielo que la Madre a obtenido para darlos a la humanidad con la palabra “Si.”

Hoy, la historia está claramente escrita, somos personas quienes representan a todos los hermanos y hermanas, representan a los miembros de nuestras familias, representan a la gente escogida en una vida de testigo, y representan a la humanidad entera, todas las clases, todos los roles, para venir y honorar al Infante Jesús. Desde el principio de Adviento, que hemos preparado para El?  Nosotros le damos la bienvenida con la postración; nosotros le damos la bienvenida a El con un corazón humilde, el cual continúa imperfecto y por nuestra frágil condición. Hoy, venimos a El, para alabarlo a El, y para postrarnos a Sus pies. Todos unidos en esto; con nuestros corazones y nuestra debilidad, condición pecadora, no hay nada más aparte de momentos fuera del mundo para nosotros que pertenecer a Dios –el Ser Supremo en quien nosotros confiamos, el Ser Supremo quien nosotros adoramos, el Ser Supremo a quien nosotros amamos. Que nuestras vidas sean felices, llenas de paz, y con significado, mientras continuemos teniendo a la Madre, mientras somos dirigidos por Ella, y mientras Ella intercede por nosotros para saber sobre los días a los que nos dirigimos: con los días que nosotros fracasamos apoyarnos en Dios, si nosotros fracasamos en regresar a El, y si nosotros fracasamos en reconocer la salvación, después seguramente nuestras vidas serán días sufrimientos, días de tragedias, días de problemas, y días de guerra.

Hoy, Oh Señor nuestro Dios, la Segunda Persona de Dios –nosotros pedimos entregarnos  a El. Nosotros y el mundo entero escucha, nuestras almas quietas para entender que solo Dios puede salvar el mundo de hoy. Que todas las rodillas se doblen, juntos en entrega, juntos en postración, para venir a ofrecer a Dios nuestra vida entera; para ofrecer todas las debilidades, la condición desdichada; y para ofrecer todo lo que está atado al pecado cometido  en primer lugar por nuestros primeros padres que nuestro cuerpo mortal no puede impedir, que no puede superar. Hoy, sin Dios, nosotros continuaríamos viviendo días atados a la obscuridad, así gracias a Dios, gracias a la luz de la Buena Nueva, gracias a Su verdadero amor premiado a través de la redención, gracias a toda la cooperación de la Madre María por la luz que ilumina el mundo –nosotros no tenemos más miedo, no  tenemos más atraso. Vengamos al Dios que confiamos, vengamos al Dios al que adoramos, vengamos al Dios que nos llame, en el nombre del Señor Jesucristo. Que El salve al mundo, que El cure el cuerpo y el ama de Sus niños en este mundo, para ellos regresar a la justicia, regresar a la verdad, regresar a lo correcto, regresar a la Buena Nueva del Señor Jesucristo, nuestro Dios, para nosotros darle honor a El, para agradecerle a El, para adorarlo a El, y para nosotros honorar a Su Madre –la Madre María, la Inmaculada Concepción.

Por favor escucha nuestras plegarias, y que podamos nosotros amar a la Madre profundamente, reconocer su enseñanza para practicarlo en la vida, porque Sus palabras, Sus enseñanzas, Su guianza agrada a Dios. Hoy, nosotros elevamos incontables palabras  de gratitud para reverentemente ofrecer el Segundo Kowtow, y es también la Inmaculada Concepción, recordándonos que lo que nosotros practicamos hoy, que tenemos la oportunidad de saber y verdaderamente tener, para recibir su gracia, en realidad agradecer a la Madre María. Por lo tanto, nosotros respetuosamente alabamos con un corazón agradecido y lleno de apreciación, para agradecer a Dios por darnos una Madre, y  para agradecerle a Dios por permitirle a Ella continuar dirigiéndonos y darnos la oportunidad, para despertar en nosotros lo que ha sido olvidado y que se ha convertido en hábito, para ayudar a todas las clases, a todos los roles a elevarse, para despertar y que reconozcamos lo que nosotros tenemos en el presente y no perder la oportunidad, no estar tarde y demasiado tarde. Nosotros agradecemos a Dios, alabamos a Dios, y glorificamos a Dios. Amen.

El Tercer Kowtow reverentemente lo ofrecemos para la Tercera Persona de Dios. Oh Espíritu Santo –El está siempre presente y permanece en medio del mundo humano a través de todas las generaciones; porque El procede del amor de Dios el Padre con el que Jesús para volverse un Dios viviente por amor, El nunca abandona al hombre, El permanece activo guiándonos al Amor de Dios y dirigiéndonos para reconocer la salvación, para reconocer el verdadero amor que continúa presente, para nosotros vivir, Dios desea que nosotros vivamos, El desea que nosotros enmendemos nuestras vidas, y El desea que nosotros mejoremos para ser dignos de vivir en las gracias grandes con las que Dios premia.

Oh Espíritu Santo –hoy, sin la Madre María, seguramente, nosotros no estamos enterados de Su presencia cercana. De echo, El es el Ser Supremo que permanece en nuestra alma; El es el Dios perfecto, Único santo, y lleno en la unidad del Dios de la Trinidad. El nos dirige, El nos deja probar lo suavemente dulce de su amor del quien Dios es autor; el amor representa a la Tercera Persona –El continúa en medio de todo hasta este día. La gente usualmente menciona  el amor, pero nosotros no sabemos de dónde el amor viene y como amar par ser llamados a amar (como el Espíritu Santo).

Oh Espíritu Santo –El es el amor, El es la luz, El es la Buena Nueva, El es la verdad  y la rectitud; el amor permanece en El, el amor aparece en El, y la luz también le pertenece a El. El que sea quien pertenece a El, entonces, permanece en santidad y en la luz, y la gente que no pertenece a El, ellos terminarán en la tormenta, en la oscuridad, en la agonía y la miseria de la vida.

Oh Espíritu Santo –esa gran supremacía, hoy, la Madre María sabia y vivió en El completamente, con El: Ella es de hecho Su novia; desde el momento en que el Salvador se encarnó y el anuncio de San Gabriel, la Madre santa contestó “Si” a la salvación de Dios. Así como el Espíritu Santo es más grande que la Madre, la Segunda Persona se encarnó; ésta maravillosa y divina supremacía fue lograda rectamente desde el principio. Hoy, esta generación está dirigiéndose por días de miseria, esta generación está dirigiéndose por días en los cuales la gente está perdiendo su Fe y tendiendo a la libertad de escoger en la vida, pero el Espíritu Santo es el nuevo recurso de vida, el Espíritu Santo es la fuerza, y el Espíritu Santo es la Persona quien está siempre dispuesta a esperar por la gente que Lo busca, por aquellos quienes creen en El. Quien nos enseñará acerca de la presencia del Espíritu Santo? Esa Persona es la Madre María. Ella nos enseña a venir al Espíritu Santo. Ella nos enseña a rendirnos al Espíritu Santo. Ella nos enseña a rogar al Espíritu Santo porque el Espíritu Santo es el espíritu quien está protegiendo, hospedando, y permaneciendo en el medio del mundo de la humanidad: nosotros solo necesitamos pedir regresar al El. Que nosotros logremos lo que es santo; que nosotros podamos abolir al mal; remover lo que no está en la rectitud, la desobediencia, eliminar la maldad que continuamos teniendo en la vida. Hay momentos en que nos damos cuenta y tiempos en los que no. Que lamentable es para aquellos quienes viven en maldad, que se divierten con el pecado, cometiendo pecados que no saben que son pecados; esto es algo tan lamentable en el mundo del hombre, pero el Espíritu Santo enseña con sabiduría verdadera. Lo que pertenece al pecado es así cubierto por la obscuridad, nos hace sufrir, nos causa miseria extrema en el mundo, y muchas perversidades nos controlan y nos causan ser indiferentes en el camino completamente con la falta de la doctrina. El Espíritu Santo es la luz, la Buena Nueva, la alegría, la sonrisa, la esperanza; así que dentro de nosotros, hay bien y mal, y tenemos el derecho de escoger lo que nos corresponde a nosotros y de lo que debemos mantenernos lejos.

Oh Espíritu Santo –El nos premia con las siete fuentes de gracias, y El también hace brillar la luz sobre cada persona cuando el corazón de ellos se eleva hacia la santidad, porque cuando la gente ejercita el bien y ellos viven en la verdad, se da el pacto que desde el comienzo Dios Padre prometió al que tiene rectitud moral.  Dios Padre protegió al justo, Dios Padre permitió al Espíritu Santo venir y permanecer en la gente honesta, pero Oh Dios, nosotros recibimos tantas gracias que muchas veces en nuestras vidas nos volvemos personas que siempre terminan con hábitos, quienes viven en el mundo enfocado más en la realidad que en lugar de una vida espiritual. Por lo tanto, la espiritualidad permanece en una etapa en la cual muchas personas continúan sin ser capaces de comprender, muchos todavía continúan sin ser capaces de  acoger, y muchas no son capaces todavía de sentir inspiración del Espíritu Santo quien siempre premia al mundo. Hoy, el tiempo ha venido; la gente no puede continuar siendo terca, no puede continuar escogiendo desdicha y maldad, no puede escoger sus propias preferencias y negar las grandes bendiciones que continúan en nuestro medio. Es una desgracia para nosotros permanecer completamente en esa obscuridad, así la Madre María nos enseñó ir a Dios, para venir a Dios a través de cada Persona, para venir a Dios y pedir al Espíritu Santo para encender la llama en el corazón de cada ser humano, el cual es ciertamente Fe.  Debe haber Fe, y cuando se tiene Fe, entonces lo reconoceremos, recibiremos Su luz, recibiremos la grandiosa, supremacía divinidad que el Espíritu Santo ofrece, para nosotros entender lo que es vivir en significado, para nosotros estar conscientes que necesitamos paz, la necesidad de la calma, y para nosotros ser capaces de remover lo que es malo; entre lo bueno y lo malo, nosotros tenemos la oportunidad de escoger. En El, y con El, y a través de su enseñanza, El es el Único que enseña, El es también el Padre quien dirige, El es también el Hermano quien ayuda, y El es también el Amado para guiarnos a través de la vida, para conocer el amor, para comprender el amor radiante, el amor de la verdad, y el amor en la pureza.

Oh Espíritu Santo –de hecho, tan maravilloso, porque El es la fuerza, El es la verdad, El es el camino que nos dirige en el medio de la vida, con días vividos en la honestidad, con días vividos en la verdad, con días vividos en el amor. Aun así, lo que la gente no entiende es incompatible con lo que es innato, así nuestra vida continúa con días de espera, días de nostalgia, días en los cuales nosotros continuamos sin ver y continuamos no entendiendo, pero El continúa siendo el Dios fiel quien permanece con nosotros y desea completar el amor. El desea hablar, para que nosotros nos volvamos gente santa, pero Oh Señor, nuestro Dios, el tiempo está madurando para toda la humanidad hoy para ver la verdad; lo que pertenece al mundo humano, lo que pertenece a este mundo mortal es ordinario y desgraciado, con nada digno de notar, pero lo que le pertenece al cielo es un misterio sublime que no es fácil de describir, pero que habla la verdad, habla de amor, y habla de lo que es lo mejor que debemos tener, necesitamos saber, para vivir, para practicar, y para decidir por nosotros mismos, ahora y en el futuro.

Que el Espíritu Santo nos ayude, para nosotros entender la humildad; ayudar, para nosotros regresar a Dios con nuestro corazón. Que el Espíritu Santo nos ayude a practicar el amor –que el Espíritu Santo nos ayude a escuchar a la Madre, porque por Su vida entera en la humildad, Ella con todo el corazón practicó, y se volvió perfecta en virtud. Hoy, la Madre misma nos dirige al Espíritu Santo, porque nosotros necesitamos grandemente Su gracia,  si estamos  sin Su gracia, no podemos llevar acabo, si estamos sin Su indicación, no sabemos el camino a tomar; y si estamos sin El, entonces no tenemos luz. Por favor ayúdanos a encender la llama, porque la extinción se da por el ego de cada persona que vive en pecado, así esa luz nos iluminará, dándonos la oportunidad de dar vuelta y regresar. En los días nosotros completamente carecemos de Fe, carecemos de esperanza y carecemos de caridad, de cuerdo, a nuestro estilo de vida, en nuestra vida de Fe, nos volvemos personas inútiles. Sin embargo, para el mundo entero, esos son los éxitos que nosotros logramos; en pecado, nosotros continuamos estando tontamente ingenuos, y nosotros permanecemos en la miseria de la maldad, de manera que nosotros constantemente caemos. Hay mucha desgracia, lamentablemente y deplorablemente para el mundo en general y en particular para la gente, cuando ellos continúan sin abrir sus corazones, continúan sin hacer buenas obras, continúan sin actuar en justicia y verdad, y continúan sin entender lo que es justo, equitativo, recto, ante Dios. Hoy, ante que todas las cosas pasen y antes que todas las cosas terminen  para perdonar a la gente; el trabajo del Espíritu Santo nunca cesa para ayudar a cada persona; El continúa. El visitará aquellos quienes ansían; El definitivamente abrirá la puerta de esos quienes buscan; El permanecerá con esos quienes dan la bienvenida a El –para ayudarnos a volvernos perfectos en este mundo.

Oh Espíritu Santo –El es maravilloso. Que todos entiendan, que todos se rindan, que todos se postren, que todos regresan a El para elevar la voz del corazón, para expresar el arrepentimiento del alma, para confesar todos los errores que hicimos,  así como tenemos ojos pero estamos ciegos, tenemos oídos pero estamos sordos, tenemos un corazón sin sentimientos. Nosotros vivimos en maldad, con pecado, nos divertimos con el pecado, y vivimos en días de negación, vivimos con días en desesperación, con muchos más errores en la obscuridad, porque continuamos sin poder buscar la luz, por la terquedad y dureza, por la indiferencia humana, por el Pecado Original que permanece hoy. Que Dios nos ayude, para así recibir la salvación del Señor Jesús, para encender la flama a través del Espíritu Santo, con amor, para iluminar el alma con justicia y verdad, para nosotros regresar a la Madre quien ama, quien permanece en silencio, y espera. Hoy es la celebración  de la Inmaculada Concepción, y la Madre logró tantas acciones para convertirse en un epíteto. Hoy es también un día en el que comienza el Adviento, para recordar a la Madre a quien calladamente llevó en ella al Salvador, quien llevó a todos lados, en su aflicción, con nadie a quien dar la bienvenida, pero que la Madre superó, continuó para implementar la palabra “Si” para la humanidad recibir salvación, para la humanidad recibir gracia del Espíritu Santo, para la humanidad ser iluminada por la rectitud. Hoy, nosotros respetuosamente elevamos plegaria a El, recibimos de El; nosotros tenemos Su permiso para nosotros tener la oportunidad –la oportunidad alabar, la oportunidad de alabar a Dios, la oportunidad de rendirnos, la oportunidad de postrarnos, la oportunidad para completamente presentarnos al Dios en quien nosotros confiamos, al Dios a quien nosotros regresamos por apoyo, al Dios quien nos ayuda a expandir nuestro intelecto, para tener una vida merecedora y con significado que Dios premia a cada pecador.

Elevamos Gracias incontables a Dios, gracias incontables al Espíritu Santo, y elevamos incontables gracias a la esposa del Espíritu Santo, quien nos dirige, quien nos ayuda, quien nos guía al encuentro de hoy. Que El nos salve, Que El salve al mundo, abra los ojos y almas, abra el corazón en nosotros para que nos unamos, para regresar, en sumisión a Dios, para que El haga obras en el mundo, para El gobernar el mundo, y para El renovar la cara del mundo, para que toda la gente pueda vivir en paz, en felicidad, y en armonía, con la Navidad cada año. Gloria a Dios en el cielo, y paz en la tierra a la gente que vive en el bien; eso es lo que añoramos y deseamos. Dios, por favor ayúdanos; especialmente éste año, nosotros sabemos de muchos eventos que han sucedido, con tantas cosas recordadas de antemano, y muchas cosas que deben tomar lugar con esos días retadores de atribulación. Que el amor de Dios nos premie con días de Navidad perfectos, días perfectos en el comienzo de Adviento, y días perfectos al darle la bienvenida al Salvador después de 2000 años, para continuar teniendo la oportunidad de saludar al Salvador, para recordar el evento especial en este año, a como continuamos teniendo la oportunidad  y continuamos existiendo.

Por favor escúchanos, Eso es un regalo , que el Espíritu Santo nos enseñe más acerca de lo que debemos entender, lo que es sabido, y lo que necesitamos practicar para la gente reconozca a Dios, para ser testigos del Señor Jesucristo, para ser testigos del Salvador, para ser testigos de la Divina Misericordia, para ser testigos del apoyo de la Madre, y ser testigos del Espíritu Santo quien está encendiendo la llama para la humanidad entera para recibir la luz para ayudarnos a regresar con fe, con hechos, por santidad, por perseverancia en la verdad, para que Dios tenga misericordia y se acuerde e intervenga.  Nosotros adoramos a Dios, nosotros alabamos a Dios, nosotros glorificamos a Dios, nuestro Señor, ahora y por siempre –el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Así sea.

El Cuarto Kowtow, nosotros reverentemente ofrecemos el Cuerpo y Sangre de Cristo. Oh Señor Jesucristo –hoy, la Presencia cercana de Dios nos permitió encontrar al Rey del Reino del Cielo para recibir el amor en el cual El trae paz para nuestras almas, y El está curando las heridas de la gente quienes lo buscan. Oh Jesús Eucarístico, el poder del amor que quema en el mundo hoy; ese poder ayudó gente ordinaria, común y corriente, ingenua y tonta para entender y reconocer, para creer y estar presente, para esperar, para permanecer en vigilia, para verdaderamente creer para realizar el proyecto  por el cual el mundo de hoy está confundido, el cual no nace o comienza de nosotros. Nosotros vemos al Dios quien nos ama infinitamente y está esperando por nosotros en el Santísimo Sacramento. Sus palabras son dulces, Sus palabras son enseñanzas, y Sus manifestaciones nos sacaron de la obscuridad. Esto es algo verdadero que nosotros hemos olvidado y rechazado, pero Dios continúa siendo Dios, Dios es el Dios lleno de poderío, y El otorga y está concediendo sobre nosotros riquezas incontables; la presencia del Jesús Eucarístico es la culminación del amor que recuerda y permanece cerca del hombre en la humanidad. Quien es la Persona para dirigirnos a saber que Su Presencia permanece, para dirigirnos para venir a postrarnos y reverentemente elevar plegaria, también como los días en que nosotros faltamos al respeto de Jesús Eucarístico?

Oh Jesús Eucarístico –El es tan dulce, El es tan humilde, y El es siempre paciente para esperar por niños tontos como nosotros, para esperar por hijos quienes están rechazándolo, para esperar por gente indiferente y fría, para esperar por gente que han hecho de su vida un hábito, con sus roles. Hoy el tiempo ha madurado; es tiempo de detenernos de ser indiferentes, y también es tiempo donde la Madre María Misma nos dirige y enseña al Ser Supremo lleno de poderío quien continua Presente, el Ser Supremo quien nosotros buscamos y debemos buscar, quien continúa morando; el Ser Supremo quien continúa premiando al mundo con lo que es más esencial, más urgente, en las necesidades que le confiamos y le pedimos a El. El es también el Ser Supremo quien cura tanto el alma como el cuerpo, y concede miles, millones, y billones de gracias grandiosas, para el hombre continuar existiendo, para dar honor, para reconocer a Dios y reconocer la redención.

Oh Jesús Eucarístico –Su ternura, Su silencio, aun bien convincente, penetra profundo en el corazón, profundo en el alma, profundo en la mente, para aniquilar lo que es terco y obstinado, para arrasar con el frío y la indiferencia de los corazones, para aplastar la dureza y dureza del corazón, cuando nosotros no podemos experimentar el amor  de un Ser Supremo viviente. El autor de amor es una fuerza poderosa en el Espíritu para traer a la humanidad, pero si nosotros realmente no meditamos, somos personas que estrictamente permanecen con limitaciones. Nosotros miramos sin ver; nosotros oímos como si fuéramos sordos; el corazón es duro como piedra, terco y obstinado –entonces como podemos abrazar la eminencia divina a través de las presentes gracias y bendiciones? Había una razón para Dios el premiarnos con el día que El Señor Jesús se encarnó, el cual está siendo repetido; ese evento regresó en la estación de Adviento actual, y fue de ese evento  que se dirigió a otro evento –la redención. El Señor Jesús fue clavado en la Cruz; y al final, El murió por los pecados de la humanidad; El salvó a la humanidad, y El triunfó en victoriosa gloria a través de la resurrección, el cual fue planeado. Antes de entrar en la redención, el Señor Jesús instituyó el Sacramento de la Eucaristía; El desea quedarse con el hombre. El desea estar con el hombre. El desea sufrir con el hombre, El desea sacrificarse por el hombre, y El sinceramente ama al hombre.

Hoy, lo que toma lugar no es algo ordinario, pero El ya tiene un programa desde el comienzo. Así, Su promesa está realizada en nosotros, sobre nosotros, y con nosotros: Yo permanezco contigo todos los días hasta el fin de la era. Hoy, lo que estamos recibiendo, lo que estamos acogiendo, lo que estamos obteniendo en el reino divino presente todavía, es la suave voz de Dios quien prometió, y que nunca nos abandonó. Siendo la persona que promete, El prometió El estará con nosotros cada día hasta el final de la era; las palabras “fin de la era” son recordadas en los labios del Señor Jesús antes que El mirara el final. Esto es un signo para la humanidad del mundo de hoy, que en los días antes del final del mundo, Jesús está Presente y permanece en nuestro medio; pero que pasa entonces? Después del final del mundo, continuaremos con vida y esos quienes permanezcan continuaran teniendo al Jesús Eucarístico? Así, esto es algo de lo que nosotros necesitamos reflexionar para entender lo que pasó, está pasando, y que nunca pasó antes por muchos siglos.

Hoy, El se manifestó a nosotros a través del Sagrado Sacramento, El nos permitió experimentar el poderío del cielo; nosotros encontramos el cielo en medio de este mundo a través de la Eucaristía, y nosotros estamos inmersos en el amor de la Eucaristía. El nos dirigió dentro de la luz gloriosa del reino del cielo; El se manifestó a sus niños para saber lo que vendrá, lo que viene y lo que está en el poder de Dios permitirnos ver primero.

De hecho, este es un favor que Dios premia a la humanidad entera; Dios premia para despertar a la gente, para despertar al corazón frío e indiferente, y animarnos. Nosotros ya tenemos una gran promesa que Dios nunca nos dejará y siempre encontrará formas para salvarnos, pero hoy, cuanta gente sabe? cuanta gente cree? Aun hoy, mucha gente consagrada su vida entera aun nunca tuvo tiempo para visitar al Jesús Eucarístico, nunca vino a estar con el Jesús Eucarístico, nunca vino  estar con el Maestro, presente por más de 2000 años, Su voz, todas las obras que El trabajo a través de sanación, todos los milagros, pertenecieron al El, y todas las cosas buenas en la doctrina que continúan existiendo también vienen de El, pero esas personas nunca reconocieron Su Presencia. Hoy, nosotros hemos perdido muchas oportunidades, nosotros hemos dejado pasar el tiempo sin darle importancia cuando el Maestro está aquí, premiándonos con lo mejor: para no ser oprimidos, para no ser atacados, para no ser divididos, pero nosotros totalmente lo rechazamos a El, nosotros nos separamos de El, y lo hemos dejado solo en el tabernáculo. Nosotros completamente alrededor del mundo entero; nosotros no tenemos respeto, carecemos reverencia; nosotros fracasamos en acoger cualquier cosa divina con lo que El nos premia en una forma maravillosa en perfección, porque nuestra fe continua endurecida; nosotros continuamos siendo no suficientemente buenos, así que todo está restringido dado a nuestra terquedad y obstinación.

Hoy, el tiempo ha llegado. La Madre María atestiguó a través de muchos siglos, miles de años, La Madre María representó al mundo inmortal en el reino divino, para permanecer con el Jesús Eucarístico cuando nosotros Lo abandonamos. La Madre María atestiguó la ansiedad y angustia; Sus ojos continuaron derramando lágrimas por la traición humana, Sus heridas y Su Corazón continúan sangrando por su rechazo, por su negación, por su falta de respeto, por su falta de reverencia, por su negligencia, la terquedad, la dureza, e indiferencia humana. Así, hoy, el mundo verdaderamente no tiene una intervención oficial, porque Dios habla,  porque Dios premia, pero nosotros no aceptamos; nosotros hemos estado tan divididos, nosotros hemos decidido por nosotros mismos. Como en los libros y en el Evangelio y continúa, Dios nos necesita ser humildes, El necesita que entendamos lo que El otorga y premia. Las gracias abundantes permanecen y nunca terminan, pero porque nosotros siempre permanecemos en limitación, nosotros encontramos muchas dificultades, y en vida nosotros parecemos enfocarnos más en la realidad que en las obras de Dios en espiritualidad y en espíritu. Dios debe conceder, porque nosotros fracasamos en aceptar, nosotros fracasamos en creer, y nosotros tenemos tantas restricciones para entender la doctrina y la justicia de la verdad que El continúa otorgándonos en una forma vivida. Así, al día de hoy, el mundo ha entrado a días desgastados, la gente vivió en días en los cuales nosotros podemos ver la consecuencia de lo que nosotros completamente practicamos –ocasionalmente buenas obras, el mal esparcido. Así, la gente no tiene un punto de vista propio con justicia, rectitud, y justicia, pero nosotros vivimos en deshonestos días de inmoralidad, y están sujetos a engañar y hacer trampa independientemente de quien e independientemente entre la gente. Después, donde hay justicia, donde hay verdad, donde hay verdadero amor, aparte de Dios, aparte de la doctrina y Su Buena Nueva, aparte de la Iglesia?

No obstante, El permanece en la Iglesia; lo diario, palabras genuinas son algo que no pueden ser fingidas, que no pueden ser falsificadas. Nadie lo puede rechazar y nadie lo puede negar que es el Jesús Eucarístico –el poderío de incontables gracias en El, la Presencia Majestuosa. Nosotros espiritualmente confiamos en Jesús eucarístico, así no importa lo que pase, no importa lo que permanezca en estado de dilema, así sean los últimos días o los días finales, nosotros continuamos teniendo a Jesús eucarístico, el Ser Supremo a quien  nosotros adoramos, el Ser Supremo en quien nosotros confiamos, el Ser Supremo de quien nosotros reconocemos Su poder por sobre todas las cosas.  Solo El tiene la autoridad para controlar, la autoridad para destruir, la autoridad para permitirnos existir, y la autoridad para darnos la oportunidad de encontrarlo a El en los días finales que hoy tenemos y recibimos.

Todo es como un libro que comienza a abrirse para nosotros reconocer la Presencia viva que Jesús desea que la humanidad reconozca, y antes que el libro sea completo, El desea que nosotros reconozcamos las maravillas poderosas que El premia por medio del Espíritu, por el Espíritu Santo, por medio de la espiritualidad, por intuición, y por todas las riquezas excedidas por medio de las obras del Espíritu de Dios. Todas estas maravillas nos enseñan más sobre las doctrinas, nos enseñan más allá en relación a un sincero encuentro, nos enseñan además de esto a recordar acerca de la sanación que Dios nos otorga y continúa otorgando, y también nos recuerda acerca de la ternura de un Padre benevolente quien nunca nos niega y nunca está ausente –así déjanos regresar, déjanos retornar a reconocer lo que abandonamos, lo que nosotros ignoramos. Gracias a la Madre, gracias a Su apoyo, porque Ella es la Persona quien nos representa para servir a Dios, Ella nos representa para suplicar a Dios, Ella nos representa para pedir a Dios darnos más tiempo, y para pedirle a El continuar con nosotros para intervenir y defendernos hasta el siglo presente.

Lo que pertenece a este día es también el día de la Iglesia celebra la Inmaculada Concepción. Solo la Madre es la Persona que sabe todo, solo Ella sabe lo que la voluntad de Dios gobierna sobre la existencia de la humanidad; Ella ya vió toda la superficialidad y  el sin sentido de la gente cuando ellos no entienden, y permanecen sin rectitud y desobediencia. La Madre también sabe que el mundo y la sociedad humana están entrando en un tiempo en el cual nosotros también reconocemos que ya no es recto, que ya no es justo, que ya no es verdadero. Si sin la intervención de Dios, sin la intercesión de la Madre, y si no hay prevención en el poder de Dios, podemos nosotros resistir al enemigo o hemos nosotros caído en sus trampas que han sido puestas para atrapar a cada persona, para nosotros comenzar a sofocarnos y para lentamente comenzar a volvernos completamente gente rebelde?

Es tiempo para la Madre María dejarnos saber que el velo de comprensión espiritual ha sido levantado y manifestado al hombre. El amor sin medida y absoluto nunca niega y nunca nos deja proceder en los caminos en los cuales nosotros escogemos la desleal terquedad y obstinación interna. La Madre María nos dirige, porque Ella mira la profundidad de Dios y amor infinito por cada pecador; La Madre María mira Su amor y Su Corazón sangrando por la humanidad. El innegablemente murió por nosotros, El indudablemente permaneció con nosotros, El sacrificó absolutamente, y El con claridad nos dió una perfecta doctrina, para nosotros vivir y no perecer, pero nosotros somos tontos, nosotros desobedecemos. Hoy, aquellos quienes escuchan y practican: vengan a postrarse y rendirse, vengan a Dios, para El radiarnos con la luz de su amor, para radiar la luz de su Divina Misericordia, para rescatarnos a tiempo y para salvarnos, cuando nosotros no hemos caído en las trampas, en el cual la gente ha tenido y caído, en el presente. La Madre ama a Dios inmensamente; dado a que Ella dijo “Si,” el trabajo de redención fue representado en Ella y con Jesús, y hoy, el dúo de Madre e Hijo continúa presente. Jesús Eucarístico está Presente y permanece con nosotros; sin embargo el Jesús Eucarístico está en ese lugar, La Madre María nos representa para servirle a El; nosotros sabemos el amor extremo de la Madre por Dios, porque Dios La ama y Ella lo ama a El con todo el corazón, cualquier gesto, cualquier preocupación, cualquier gente con indiferencia y negación, hace que Su Corazón se aparte.

Así, el tiempo ha llegado. Es tiempo para la Madre de hablar; es tiempo para Ella no permanecer en silencio para reflexionar porque Ella desea enseñarnos y dirigirnos de regreso al Jesús Eucarístico. Solo El es el Ser Supremo seguro quien nos salva en los momentos más urgentes; solo El es el único sumamente poderoso quien premia, quien refuerza nuestra vida de fe, nos sana, y resuelve el caos y miseria en una vida de guerra y sufrimiento. Para tenerlo a El, para estar con El ; si nosotros deseamos esto, entonces no son más días en el que nos apoyamos en nosotros mismos; estos son momentos tan críticos así que vengan a El; vengan a El a rendirse y postrarse; vengan a El con un corazón postrado y arrepentido; vengan a El con confianza y creyendo que Dios mismo está escuchando. Práctica, para que nosotros tengamos más momentos de paciencia, para eliminar todo en una vida de limitación ordinaria y mundana, y venir a Dios con Fe, esperanza, amor, y práctica en caridad, práctica en sacrificio, práctica en los principios que el dió a través de la doctrina, a través de los mandamientos, para nosotros regresar como gente merecedora de recibir las grandes gracias que Dios premia. A través de la Madre María dirigiéndonos para recibir esas gracias, ella nos guía para encontrar al Señor Jesucristo, Ella nos guía para venir a reconocer Su salvación, y Ella nos guía para recibir las gracias que Jesús premia para esos quienes lo buscan a El. Nosotros no discernimos más por nosotros mismos, sino por venir a recibir el Espíritu Santo, Su comprensión espiritual nos da más fuerza para ser constantes en esta vida, para remover el mal, para regresar a la santidad, para recibir todo lo que es bueno lo que Dios premia, y para escoger el camino con respecto a bien y al mal. Nosotros debemos escoger el camino de la santidad, escoger el camino de la verdad, y escoger siempre el camino al que Dios siempre nos llama, como aquellos quienes viven en la verdad.

Así, el tiempo ha llegado. Estamos totalmente sabidos de que la familia celestial esta aquí con nosotros; la Presencia del Señor Jesús permanece, y la presencia de la Madre María está muy cercana a nosotros. Por lo tanto, estas palabras que nosotros recibimos de El, nosotros reconocemos son de El; Su enseñanza es bien profunda, permaneciendo cerca para claramente guiarnos en el camino de la santidad, y para aconsejarnos en el camino de regreso, para que nosotros no estemos más en días de ceguera, no más en días de restricción, no más días en los cuales nosotros podemos deducir, no más días del mundo humano, sino deja que nosotros vengamos al Jesús Eucarístico. La luz nos envolverá; esa Presencia milagrosa continúa permaneciendo en nosotros para saber que sólo Dios tiene el derecho de conceder, y que solo Dios puede manifestar esas maravillas grandiosas. Sólo en este siglo nosotros podemos recibir y escuchar las enseñanzas de la Madre María, para fortificar nuestra Fe, para profundizar nuestro amor, para construir nuestra humildad, y para reforzar nuestra obediencia y mansedumbre para que nosotros seamos felices, pero hay días que nosotros ignoramos, y las ofensas diarias a Dios, al Jesús Eucarístico, permanece en el mundo del hombre; por consiguiente, la Madre nos repite y recuerda  no ofender  más a Dios.

La hora ha llegado, todos mirarán; porque el amor de Dios está presente, nosotros no podemos seguir –nosotros no podemos continuar rechazando, nosotros no podemos continuar siendo indiferentes, nosotros no podemos continuar en el camino que es el camino dirigiéndose hacia la muerte, porque nosotros debemos ser responsables por los días de lamento y sufrimiento. Hoy, la Madre desea que regresemos a Dios; nosotros vemos el inmensurable amor así como El ya preparó para nosotros un lugar eterno; El también planeó para nosotros continuar teniendo la oportunidad en este mundo para nosotros lograr santidad, para regresar a la Madre María. Ella es la Persona quien intercede, quien nos dirige al triunfo en relación a lo bueno y lo malo. Ahora es tiempo que todo el mundo escuche y regrese, regrese al verdadero amor, para regresar al Dios quien sacrificó hasta la última gota de Sangre, y esa Preciosa Sangre nos limpió, nos protegió, y nos dio la oportunidad de tener este encuentro hoy.  Déjanos regresar con orgullo y júbilo, y deja que nos dediquemos a Dios; todo lo demás tendrá el Espíritu Santo –El es el altísimo Ser Supremo quien tiene muchas maneras de guiarnos y permitirnos probar y experimentar de manera que nosotros podamos triunfar sobre el mal. Hoy, nosotros estamos tropezando, nosotros estamos siendo controlados por el mal, y nosotros estamos siendo dominados por un mundo de libertad, de dinero y fama. No permitas que todo lo que sea momentáneo y fugaz envenene nuestras ideas para dirigirnos lejos del abrazo amoroso de Dios.

La época de Navidad ha llegado, los días de Adviento –al mismo tiempo, el día que la Iglesia recuerda a la Madre María, la Inmaculada Concepción. Sólo la Madre puede ayudarnos con esto, solo Ella puede urgirnos a que seamos conscientes de esta verdad, y solo Ella es la Persona para dejarnos saber. Regresa a Dios, ven a El mientras El continúa estando a nuestro lado; no esperen por el día, el cual es el día final del mundo, que vendrá; habrán muchas tribulaciones antes de ese día. Cuando nosotros realmente regresemos, si no tenemos a Dios a nuestro lado, entonces de lejos, hay muchos arrepentimientos cuando no venimos a El mientras El estaba a nuestro lado. No dejen que pase demasiado tarde y no lo dejen para cuando sea demasiado tarde; esto es lo que se necesita ser recordado, lo que nosotros tenemos; déjanos regresar; deja nuestras almas ser rápidos para buscar la verdad, con las palabras que el Espíritu Santo nos dirige hoy, para nosotros saber que Jesús está Presente y que Jesús está urgiéndonos de encontrarlo a El. La Madre María nos dirige de regreso, para postrarse ante Dios, para reconocer las imperfecciones por el cual nosotros necesitamos la gracia de Dios, para regresar a El con un corazón arrepentido para ser digno del amor que El premia, permaneciendo paciente con nosotros, y esperándonos hasta este día. Nosotros adoramos a Dios, alabamos a Dios, y honoramos a Dios como nuestro Señor. Amen.

El Quinto Kowtow –nosotros reverentemente ofrecemos las Cinco Santas Llagas del Señor Jesucristo. Oh Señor, nuestro Dios, las Cinco Santas Llagas que vienen a nuestra memoria hoy son como una confirmación del amor que permanece cerca del hombre, las puertas al cielo  a las que el hombre fue indiferente y desinteresado, no viendo, no mirando, no sabiendo, no escuchando. Sin embargo, hoy, es necesario escuchar, saber, para entender el significado de las Cinco Santas Llagas que el Señor Jesús dejó al hombre, y la presencia de la Cruz. El continúa mirándonos en nuestra humanidad; nosotros continuamos siendo indiferentes y fríos, nosotros continuamos siendo insuficientes, y nosotros continuamos teniendo puntos débiles, continuamos sin entender, continuamos sin saber, pero el amor de Dios es incalculable. Su plan es un programa completo para redimir y guiarnos de regreso a El; no es ni muy difícil ni demasiado fácil, nosotros solo necesitamos tener el corazón para experimentar con lo que Dios premió y nos otorgó. –una eterna alianza. Dios nunca olvidó las palabras que El prometió, pero el tiempo y todo pertenece al plan predestinado que existió desde el principio. Así, hoy, que podemos nosotros aprender acerca del significado de las Cinco Santas Llagas, que sabemos acerca de la salvación a través de las Cinco Santas Llagas, y entendemos nosotros que es por las Cinco Santas Llagas que Dios continúa estando de acuerdo de esperar hasta este día?

Oh Jesús, las Cinco Santas Llagas –nosotros no sabemos que más decir, nosotros no sabemos cómo explicar lo que Dios nos otorga milagrosamente en el mundo de la humanidad de hoy. Lo que hemos escuchado, lo que nosotros ofrecemos, nosotros no hablamos por nosotros mismos, pero nosotros miramos la gran presencia del Señor quien guarda la promesa, el Señor quien nunca olvida, el Señor, quien siempre salva a la gente, y el Señor quien, como El dijo, removerá la túnica fúnebre de las naciones. El está sollozando las lágrimas de la gente que derramó lágrimas, quien creyó y deseó regresar. El también sostiene al necesitado, al pobre, aquellos quienes viven en dolor, aquellos quienes viven privados, El también baja aquellos quienes están en posiciones altas y poderosas y que son injustos.

Dios ha hecho y está haciendo muchas obras a través de generaciones incontables. Hoy, el Señor Jesucristo vino, El selló el amor a través de las Cinco Santas Llagas que El dejó para la humanidad para no más usar poder. El sólo desea que entendamos que el amor restaura a la humanidad, que el amor da vida a la humanidad, y que el amor conquista toda la humanidad, de cada corazón indiferente y frío, cuando estamos ante el amor de Dios, cuando estamos enfrente de las Cinco Santas Llagas del Señor Jesucristo, cuando meditamos en la cruz de la vida y la muerte que el Señor Jesús aceptó por el bien del hombre. Hoy, éste continúa recordado por la humanidad, como una señal para encontrarlo a El, como una señal para reconocer lo que El está dando, continua dando, y nunca niega.  Lo que hoy trae a la gente esperanza es el arrepentimiento, el remordimiento, ser digno, y ser capáz de entrar en las Cinco Santas Llagas. El Señor Jesús dejo atrás una doctrina para dirigir a la gente en los caminos que ellos están tomando y que deben tomar en los días de exilio que quedan en el mundo, y también el camino de hacer decisiones en esperanza, en relación al bien y el mal. Las Cinco Santas Llagas son la luz que prueban el amor eterno para nuestra raza humana a medida que nosotros nos apoyamos en El, creemos en El, vivimos con El, practicamos Su doctrina, y continuamos en el camino de la cruz en el cual el Señor Jesús camino, y usó la Cruz para redimir al hombre; esa cruz triunfará en gloria con El y resucitará con El – en el Señor, y en el Agua Viva.

Oh Señor, nuestro Dios – quien puede entender que es a través del abierto, del último libro de historia que es que nosotros somos dirigidos hacia adentro de las Cinco Santas Llagas del Señor Jesucristo, dirigidos dentro del verdadero amor de Dios dado a nosotros por siglos que solo hoy nosotros tenemos la oportunidad de entender, de ser prendidos y ver que todas las clases, todos los roles tienen la oportunidad de ser iguales ante Su amor. Sin embargo, hoy, nosotros estamos terriblemente divididos, nosotros hemos dejado las cosas aprendidas, escuchadas, para volvernos teorías para siempre, pero la vida iluminada, la vida espiritual, la vida inspirada, con humildad, con gratitud, es en realidad un minuto en el mundo. Hoy, el Señor ya ha visto lo que nosotros no hemos sido capaces de entender completamente todavía, y no somos de capaces de experimentar cercanamente, porque nosotros carecemos de respeto y nosotros carecemos de reflexión, nosotros carecemos de la práctica de las enseñanzas que El dejó, y nosotros carecemos la práctica de las palabras El proclama y nos enseña. Así, nosotros hemos sido sacudidos, nosotros hemos sido manipulados por el enemigo, y nosotros hemos sido controlados por un mundo sofisticado, un mundo civilizado con un programa que completamente atrae al mundo dentro de días de realidad, con negligencia de lo que es divino, ignorando la añoranza del corazón, olvidando a ese Dios que desea encontrar nuestro corazón, desea encontrar la verdad en el alma, desea conocer la esencia que El creo dentro de nosotros, la cual es el la fuerza de voluntad de la mente.

Hoy, hay tantas cosas que nosotros necesitamos mirar, para contemplar; lo que las Cinco Santas Llagas nos traen no es simplemente lo hablado, porque Dios vino al mundo, experimentó el frio, la noche de invierno, sufrió, aceptó humillación, se escondió, y soportó tantas aflicciones en Su vida. Desde el tiempo de la encarnación hasta los 33 años en la tierra, El trabajó muchas obras, El soportó mucho, a la gente que eran obstinados, endurecidos, pecadores; a los escribas y fariseos; a la gente de todas las clases, todos los roles. El sufrió una agonía extrema, y al final, fuimos nosotros quienes lo matamos a El; nosotros lo condenamos a El, nosotros lo crucificamos a El, y nosotros lo guindamos a El en la Cruz por nuestros pecados.  Estas son acciones que nosotros debemos tomar una mirada hacia atrás – cada pecador, cada persona, sosteniendo una piedra para apedrear al Señor Jesús. Hoy, nosotros debemos ser maduros para reconocer todo. El asumió una naturaleza humana para venir dentro del mundo en humildad absoluta y completamente se humilló Así mismo para permanecer con lo pecaminoso y con pecadores miserables como nosotros, pero El no detesta ese pecado repulsivo y horrible, porque El sabe que solo El puede salvarnos, solo El puede sacrificarse, para que nosotros tengamos una nueva doctrina, y solo El puede amarnos profundamente, porque Mi oveja escucha Mi voz, Yo los conozco y ellos Me conocen. Y si nosotros no caminamos en el camino y no pertenecemos al rebaño del Señor Jesús, entonces nosotros estamos en contra de El, nosotros buscamos caminos para protestar, para hacer daño, y así nosotros continuamos en este siglo presente.

Por lo tanto, esta voz continúa resonando, porque Dios desea que nosotros nos acerquemos a El, para conocerlo a El, y para regresar a El. Aunque nosotros somos ovejas extraviadas, ovejas completamente rebeldes que rechazan  ser parte del rebaño, y somos ovejas que están siendo heridas en la vida, en un estilo de vida que nosotros continuamos sin reconocer completamente. Esta es la oportunidad; observen al Señor Jesús, contemplen la Cruz; reflexionen, porque El expiró, murió por nosotros, en dolor extremo. Hoy, Sus ojos continúan mirándonos a nosotros, y El continúa abriendo sus brazos ampliamente para abrazar a toda la humanidad, sin la más mínima reprimenda, sin el más mínimo uso de poder del Rey del universo, pero gobernando sobre nosotros, por medio de la muerte, destruyendo, o usando medios humanos, aunque El tiene este derecho, porque El es el Creador del cielo y la tierra. El desea genuinamente dejar a la gente caminar en Su camino, pero esos quienes desobedecen y ofenden… entonces El tiene el derecho de destruirlos. Esto pasó en el tiempo del Viejo Testamento, esto paso en el tiempo de Noé, esto paso en el tiempo de Moisés y nosotros nunca deberíamos de tomarlo a la ligera. Dios absolutamente nos ama y ese amor es tan tierno, que desea abrazarnos y perdonarnos; dentro de nosotros, todos nosotros tenemos un corazón, todos tenemos una mente, todos tenemos una clara elección.

El tiempo ha llegado, porque ha pasado tanto tiempo, Dios esperó por nosotros más de 2000 años, y Dios esperó por nosotros tanto a través de muchos siglos. Permítenos regresar, déjanos contemplar, y déjanos entender el significado de las Cinco Santas Llagas que hoy Dios ha completamente y perfectamente llenado, para que cada uno de nosotros, cada pecador y cada ser humano reciba. Las Cinco Santas Llagas presentes nos ayudaron a entender que nuestro consentimiento es la puerta al cielo, es el paso para entrar al cielo, es la puerta al cielo. A través de las Cinco Santas Llagas, el Señor Jesucristo soportó tortura, por nosotros, porque el enteramente se mantuvo, al final, El conquistó la muerte, y la puerta del cielo está ampliamente abierta para traer hacia adentro a todos sus niños, para nosotros estar juntos en la postración, la rendición y totalmente unificar y estar unido en honor al Señor, nuestro Dios.

Todo lo que nosotros hemos tenido y hecho – nosotros vivimos en un tiempo para revelar todo del reino divino que Dios desea en nosotros, y esa revelación significa que este día pertenece al siglo en el cual nosotros podemos buscar para entender e indagar profundo en un libro al que nosotros hemos sido introducidos por la Madre María, dirigidos por la Madre María, guiados por la Madre María. La Madre María es la Persona quien verdaderamente practicó en ese libro. Hoy, es el libro más ordinario, y con la forma más cooperativa, nosotros practicamos, nosotros respondemos con nuestra obra, nosotros respondemos en nuestro corazón para verdaderamente regresar a Dios. El brillante resplandor que la Madre desea que reconozcamos son las Cinco Santas Llagas, la cual hoy significan que nosotros no podemos carecer de reverencia, nosotros no podemos olvidar la salvación de Dios, y especialmente, nosotros no podemos olvidar la Divina Misericordia de Dios Padre, constante a través de todas las generaciones. Nosotros no podemos rechazar; si no creemos, entonces nosotros seremos negados, porque Dios trajo salvación para que nosotros estuviéramos vivos, para que nosotros continuáramos existiendo, para nosotros continuar encontrando el amor de Dios, activos a través de la Tercera Persona, y para nosotros recibir el Espíritu Santo de Dios, quien continúa trabajando para dirigirnos en la vida auténtica de este mundo, para nosotros tener la oportunidad de triunfar. La vida que Dios nos dió hoy a través delas Cinco Santas Llagas claramente nos recuerda que tal vida en el reino divino existe a través de Jesús Eucarístico; el Jesús Eucarístico está Presente; el Jesús Eucarístico está urgiendo. El Jesús Eucarístico está manifestándose Así Mismo para la humanidad para que toda la gente venga a El, y está urgiendo la vida de Fe que la gente necesita en el presente mundo de humanidad, porque en fe, nosotros miraremos la maravilla sublime que Dios otorga y concede; en fe, nosotros experimentaremos la intimidad en el reino divino que Dios otorga a cada una de las personas, que concede sobre cada ser mortal, que otorga sobre cada corazón, y otorga sobre cada confianza que ponemos en El.

 Esta es una oportunidad para nosotros de abrir los ojos con la vida presente en el cual Dios abundantemente derramó Sus gracias. Especialmente en el siglo de hoy, comenzando desde el primer paso, el cual es la enseñanza para entender cada Persona que elevamos en oración, la enseñanza para nosotros de saber que aunque ordinario y común y corriente, vino a nosotros en una manera sublime del reino divino. Dios nos otorgó a través del Espíritu Santo una clara afirmación, para nosotros no pagar, porque nosotros fuimos enseñados por la Madre María Misma; Ella Así Misma nos dirige, y Ella nos enseña la vida de los primeros días cuando Ella estaba aún en el mundo, los primeros días en el cual Ella vivió  su vida entera en esa absoluta humildad, alma y cuerpo, perteneciendo a Dios. Solo esto obtiene el completo refugio de Dios, solo esto recibe Su protección completa, y es solo por esto que nosotros no caemos completamente en las trampas del demonio, porque cuando nosotros pertenecemos totalmente a Su gente, nosotros nos rendimos a El, nosotros nos prostramos a El, nosotros nos entregamos a El, y nosotros pertenecemos a El, entonces que puede sacarnos de Su amor, y quien puede dirigirnos lejos, porque nuestros corazones pertenecen a El?

Esto es un paso inicial para nosotros tener la oportunidad de reverentemente ofrecer a nuestro Dios a través de las Cinco Santas Llagas. Vamos juntos  a suplicar, unidos con la corte del cielo, a alabar, a exaltar, a dar honor al Señor, nuestro Dios. Las Cinco Santas Llagas triunfaron sobre la muerte; las Cinco Santas Llagas nos trajeron de regreso a la gloria triunfal; las Cinco Santas Llagas nos hicieron capaces de superar las fases de la cruz para regresar a Dios, y para permanecer en El por siempre y para siempre. Las Cinco Santas Llagas están para nosotros recibir el ejemplo brillante de la Madre María, un vida llena de virtud, por Sus palabras y Su intercesión, Su presentación, Su guianza, y Su ayuda se han vuelto un libro del fin de la historia del cual hoy nosotros ganamos victoria –una victoria concerniente al bien y el mal. Nosotros tenemos a la Madre; con Ella, Su presencia, y Su perfección, es la fiesta de la Inmaculada Concepción así nosotros elevamos oración con las palabras a través de los Seis Kowtows, y el autor de esos Seis Kowtows es la Madre María, así, todo lo maravilloso se ha sido cumplido a través del Quinto Kowtow que Dios otorgó.

Oh Señor, nuestro Dios –nosotros no sabemos que elevar en oración para decir gracias, nosotros no sabemos que elevar en oración para mostrar nuestra gratitud, nosotros no sabemos que decir por lo que Dios nos ha otorgado; verdaderamente, es tan maravilloso, aun así le sucedió a la gente ordinaria, común y corriente quien abrió el alma, abrió el corazón, después Dios nos usó y nos permitió completamente para recibir todas estas maravillas. Dios una vez dijo, Yo no le revelo al sabio y aprendido, Yo le revelo al humilde; hoy, El continúa aplicando esto al mundo. Por lo tanto, no dejes que nuestros ojos miren con una vista mundana, pero déjanos sentir con nuestra experiencia de lo que Dios dió, y déjanos aprender que nosotros no debemos despreciar a nuestros hermanos, que nosotros no debemos despreciar a nuestras hermanas, que nosotros no debemos despreciar a lo ordinario con obras inspiradoras, urgiendo a nuestro corazón de regresar, ayudando a nuestros corazones a encontrar a Dios, y provocando en nuestros corazones a tomar paso a paso, para regresar a El, de memoria, con mejoras, con perfección. Con un corazón anhelando regresar al Señor, nuestro Dios, para postrarnos y para totalmente pertenecer a El, nosotros verdaderamente creemos que solo Dios puede salvarnos, que solo Dios nos ayudará, nos guiará, y nos liberará, en el contexto de un mundo restringido de hoy, en el medio de libertad, nosotros no podemos reprimir en cuanto se refiere a una vida inteligente en una civilización sofisticada. Nosotros solo sabemos elevar oración con nuestra condición frágil. Que El pueda abrir Sus brazos e interceder, por las Cinco Santas Llagas que El nos dió completamente y por aquellas Cinco Santas Llagas que El soportó para salvar nuestras almas. Por lo tanto, ten misericordia de nosotros, acéptanos y dirígenos para ser inmersos en Sus Cinco Santas Llagas, para ser inmersos en el Espíritu Santo, para ser inmersos en la Presencia de la Eucaristía, y para ser inmersos en el Inmaculado Corazón de María. Hoy, nosotros adoramos, alabamos, exaltamos, y glorificamos al Señor, nuestro Dios, ahora y por siempre, con el Quinto Kowtow a como nosotros damos honor a las Cinco Santas Llagas del Señor Jesucristo, nuestro Dios. Amen.

El Sexto Kowtow nosotros respetuosamente lo ofrecemos a Dios Padre. Oh Dios Padre –nosotros adoramos al Padre, nosotros alabamos al Padre, y nosotros damos gracias al Padre, hoy, Padre deja que el Espíritu Santo nos enseñe a ofrecer a la Madre María el Sexto Kowtow. Oh Madre María, –por favor acepta de nosotros este último Kowtow, el cual es un Kowtow que nos trae victoria, y es también un regalo para el mundo mortal para abrir los ojos de fe y encontrar a Dios aquí mismo en la tierra, cuando nosotros nos volvemos gente quienes se rinden y se postran.

Oh Madre María, Madre de la Divina Misericordia, Madre de la Eucaristía, Madre del Verbo Encarnado, Madre de la Iglesia, Madre de cada uno de nosotros, Madre de toda la humanidad, Madre de cada pecador, y Madre de cada alma en el purgatorio. El título de Madre, el epíteto de Madre; hoy, la Iglesia celebra la Solemnidad de la Inmaculado Concepción; una gran señal para toda la humanidad, una gran y solemne Misa. La Madre María Misma está completamente libre de Pecado Original aunque ella es descendiente de Adán; es una historia otorgada por Dios; sólo la Madre puede cambiar el mundo, sólo Ella puede traernos de regreso a Dios, solo Ella es digna de recibir la salvación que mora en su corazón, en su alma, y ese amor y la doctrina está siendo llevada a cabo, también por la generación de la humanidad.

Oh Madre María, –por favor acepta nuestra gratitud, nuestra acción de gracias, nuestra alabanza y nuestra reverencia en homenaje a la Inmaculada Concepción. Déjanos unirnos a la corte celestial con acción de gracias para darle honor a la Madre María, la Madre a quien nosotros alabamos, la Madre a quien nosotros amamos, la Madre a quien nosotros grandemente necesitamos en nuestra vida diaria, por su apoyo y su vida totalmente dedicada a Dios, enteramente perteneció a Dios, para dirigirnos en la luz de Dios, para guiarnos dentro de una vida en verdadera virtud que Dios añora y desea ver en una vida humana. La Madre, solo la Madre, puede rescatarnos –solo la Madre—así en este día, de la oración de la Madre, Dios interviene, Dios acepta, Dios da y Dios  mira la condición de la gente desdichada.

Oh Madre –La Madre siempre interviene, la Madre siempre nos defiende aun cuando somos gente indigna, imperfecta y pecadora, pero la Madre nunca rechaza ningún pecador que la busca a Ella, Ella nunca niega nada cuando Su hijo se postra y viene a Ella; tenerla a Ella es lo que nos hace feliz. Las palabras que nosotros elevamos son indignas, a como son muchas obras indignas por nosotros de elevar para agradecer a la Madre, pero nosotros no tenemos nada más, la Madre; nosotros solo tenemos imperfecciones. Gracias por lo que la Madre hace diario, hoy nosotros tenemos este día; gracias a Su apoyo, hoy nosotros somos fuertes y valientes, para nosotros continuar con lo que es escuchado, sabido –para proclamar, para ser testigo, y para ser pionero –pero nosotros continuamos viviendo en días de debilidad; nosotros le rogamos a la Madre ayudarnos. Hoy, en relación a todo, Madre, por favor guíanos, para que nosotros hablemos la voz de la verdad, para todo el mundo saber que el apoyo de la Madre continúa presente; el mundo entero depende de la intercesión de la Madre para nosotros continuar con los días que quedan, para regresar a Dios, en las formas más simples, las formas más inspiradoras y las formas más genuinas, especialmente hoy.

Oh Madre, Madre de Amor, Madre de Luz, Madre de Verdad –Madre, por favor ayúdanos con los días cuando hay tantos hermanos y hermanas quienes todavía no escuchan, continúan sin entender, continúan sin aceptar, y continúan sin creer. Nosotros elevamos oraciones para todo a la Madre, nosotros elevamos en oración a la Madre por la Iglesia; nosotros elevamos oración a la Madre por todo el Clero; nosotros elevamos en oración a Ella por cada nación que está siendo oprimida hoy, por aquellos que no han tenido la oportunidad de conocer a Dios y regresar a Dios. Nosotros elevamos oraciones a la Madre por toda la gente quien ahora regresará Dios y nosotros elevamos en oración a Ella por todos aquellos quienes que tienen autoridad en el rango de liderazgo de cada país. Que ellos puedan regresar a la rectitud, que ellos puedan practicar de acuerdo a la doctrina de Dios, que ellos actúen de acuerdo a la doctrina de justicia y verdad, para permanecer existiendo.

Oh Madre –Yo elevo en oración a la Madre todo, especialmente en los Estados Unidos; Yo elevo a la Madre por el Presidente Trump; Yo elevo oración por la Iglesia de Santa Teresa; Yo elevo oración a la Madre por todas las iglesias que nosotros visitamos frecuentemente; Yo elevo en oración a la Iglesia de San Lorenzo, a la Iglesia San Agustín; nosotros elevamos en oración a la Madre y nosotros le pedimos a la Madre ayudarnos, para ayudar a Sus niños en estas áreas, en los estados, en los lugares donde estamos elevando oración a la Madre. Madre, por favor ayúdanos; Madre, por favor intercede; Madre, por favor protégenos, para nosotros reconocer la enseñanza que nosotros recibimos de la Madre, para que nuestra vida de fe crezca, para nosotros recibir el apoyo de los ángeles, de los santos, y para nosotros ver la verdadera guía del Espíritu Santo en la vida de fe, para nosotros abrir nuestros ojos de fe, abrir nuestras duras almas, abrir nuestros corazones obstinados, para dar bienvenida y abrazar la grandes, abundantes bendiciones de la Madre quien es la única suplicante para que Dios premie y otorgue.

Hay tantas maravillas que la Madre continúa otorgando directamente, dirigiéndonos de regreso; que nosotros podamos entender el significado en relación al día que la Madre desea, el cual es el día del comienzo de Adviento. Que es lo que estamos preparando para el Cristo Encarnado?  Que es lo que nosotros estamos preparando para la Segunda Persona de Dios? Que es lo que nosotros estamos preparando para la Madre de Dios? Que es lo que estamos preparando para el Jesús Eucarístico Presente hoy?  Nosotros pedimos ser renovados en El; nosotros pedimos, a través de la Madre,  con la Madre y la enseñanza de la Madre, para nosotros aprender amar, perdonar, sacrificar, compartir, ser caritativo, para nosotros continuar con una vida aprendiendo acerca de virtud, para volverse los niños dignos que Dios desea. Para esperar por el corazón de regresar, para la alma regresar, que todo pueda ser mejorado a como la Madre nos urgió; que todo pueda ser perfeccionado a como la Madre nos enseñó; que la Madre pueda continuar enseñándonos a rezar el Rosario  con el corazón, con tu alma, con fe, y confiar todo, para nosotros unirnos como el Rosario que la Madre enseño. Nosotros respetuosamente elevamos oración al Inmaculado Corazón de la Madre María, para nosotros ser dignos de estar frente ante el Juez con nuestra súplica, para recibir gracias del cielo, derramando sobre nosotros y sobre el mundo humano.

Nosotros solo sabemos confiar en la Madre; nosotros solo sabemos confiar en Ella. Con un mundo en caos hoy, con la amenaza de guerra hoy, con gente cometiendo maldad hoy, todos con falta de fe y apartándose de Dios hoy, la Madre, por favor ayúdanos prontamente a regresar antes del día que Dios regrese al mundo, para El separar a las ovejas de las cabras. Por favor ayúdanos a madurar pronto, regresar pronto, y volvernos las ovejas que escuchan la voz del pastor, para regresar al rebaño, para estar totalmente al cuidado de la Madre, para nosotros volvernos gente perfecta en reformación, en mejora, y volvernos gente digna de amor y de la Divina Misericordia que Dios nos da. En particular, para nosotros alistar nuestras almas, que el Niño Jesús venga, que el Infante Jesús pueda traernos la luz, que el Infante Jesús cambie nuestras vidas, y que el Infante Jesús pueda  quedarse en un establo que continúa con muchas imperfecciones. Nosotros añoramos regresar a El, y permanecemos en El, porque cuando El venga, El traerá la luz, El cambiará nuestras vidas, y El nos dará alegrías, a como El nos da entusiasmo –el entusiasmo de amor, el entusiasmo de justicia y verdad, y el entusiasmo de persistencia que El otorga a cada uno de nosotros.

Hoy, nosotros solo sabemos preguntar a la Madre para ayudarnos a preparar nuestras almas ser dignos de volvernos el establo que el Infante Jesús ocupa, a como esos que añoran, quienes esperan y preparan para El. Nosotros solo sabemos elevar palabras de acción de gracias, de alabanza, de exaltación, para dar gracias a la Madre por darnos a la Iglesia, para la Iglesia recordarnos celebrar hoy la Inmaculada Concepción. Junto al reino del Cielo, nosotros alabamos, exaltamos, y damos honor a la Reina del Cielo. Por favor ayúdanos a interceder por nosotros, y traernos de regreso al camino de la santidad. Que nosotros podamos permanecer con la Madre y pedirle a Ella para que interceda por nosotros para ser victoriosos en la batalla entre el bien y el mal en el mundo de humanidad de hoy.

Yo elevo gracias incontables a Dios, alabo a Dios y agradezco a la Madre. Yo agradezco a la Madre por todas las obras, Yo le doy gracias a Ella por el amor dado a cada pecador, Yo le agradezco a Ella por no rechazar a la gente pecadora y débil como nosotros. La Madre continúa dándonos la oportunidad de encontrar a Dios, para recibir la gracia de Dios, para regresar con determinación en una vida en la cual nosotros necesitamos el corazón, practicar la unidad, postrarnos y adorar, para totalmente pertenecer a  Dios para nosotros se renovados en nuestras vidas, y particularmente, para continuar teniendo la oportunidad de celebrar la Navidad este año. Esta época de Navidad  nos traerá renovación a través de la luz, para manifestar la verdad que Dios otorgó para todos nosotros volvernos iguales en el amor que El dió a cada uno de nosotros, todas las clases y todos los roles. Que nosotros podemos representar a la gente que añora, representar a esos quienes esperan, representar a esos quienes continúan no teniendo la oportunidad; por favor ayúdanos a cumplir lo que la Madre desea, para glorificar a Dios y alabarlo a El en nuestras vidas.

Oh Madre – Yo agradezco a la Madre. A través de los seis Kowtows, nosotros tenemos la oportunidad de a agradecer a San Joseph. La época de Navidad nos recuerda de la presencia de San Jose en la Santa Familia, como un ejemplo brillante, como el padre adoptivo del Señor Jesús y también el padre adoptivo del mundo de la humanidad. Por favor ayúdanos a venir a El; a través de su intercesión, que nosotros podamos volvernos tan rectos como él era. Nosotros le agradecemos a él por los tiempos en que el silenciosamente nos ayudó a través de los siglos. Hoy, que nosotros podamos elevar en oración nuestra gratitud, especialmente en la fiesta del  Inmaculado Concepción, el cual al mismo tiempo es una marca para entrar en los días Navideños de Adviento. Gracias a los tres arcángeles; ellos siempre protegen al mundo, protegen nuestra Iglesia, y protegen a todos aquellos quienes los llaman. Que ellos siempre nos mantengan lejos de las trampas del demonio, para nosotros pertenecer a Dios. Nosotros agradecemos a todos los ángeles guardianes por su ayuda, para nosotros ser valientes en la vida de testigo, para nosotros perseverar en el Nombre de Dios en medio de esta vida.

Nosotros agradecemos a todos los ángeles, a todos los santos. Ellos son un brillante ejemplo para nosotros ser valientes, pacientes, audaces; para testificar al señor Jesucristo; para regresar a la vida de fe por obras; para no retroceder ante cada prueba que llega a nosotros como un reto; para mantenernos testigo para el señor, nuestro Dios; para testificar en una vida confiando en El y pertenecer a El para siempre. A través del ejemplo de los santos, que nosotros, a través de su intercesión, nos volvamos guerreros –guerreros valientes –guerreros quienes no son temerosos de la muerte, quienes no se retiran antes de testificar; en relación de todas las cosas en la vida que nosotros sabemos, escuchamos, para continuar en una vida de postración, en todos lados, para todos nosotros estar unidos para recordar la reverencia dada a Dios en la postración. Que los santos nos ayuden a imitar sus brillantes ejemplos para que cada uno de nosotros, en cada uno de nuestros roles, continúe en el Nombre de Dios, nuestro Dios, a través de nuestras obras y nuestra vida de testigo. Nosotros elevamos oración incontables agradeciéndole a Dios, alabando a Dios, y glorificando a Dios.

En el Santo Nombre  del señor Jesucristo, nuestro Dios, L., junto a todos los hermanos y hermanas, ofrecí a Dios los Seis Kowtows. Especialmente en el día de la Inmaculada Concepción, nosotros reverentemente lo ofrecemos en la Iglesia de Santa Teresa, en frente del altar, en frente del santuario, en frente de la Cruz, el icono de la Divina Misericordia, y la estatua santa de Nuestra Señora del Carmelo. Nosotros respetuosamente elevamos oración, para agradecer a Dios, para alabar a Dios, y para glorificar a Dios; por el signo de la Cruz, por favor líbranos del mal, en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.

Oh Dios, –Yo agradezco a Dios por todo lo que Dios nos otorga. En este momento, en el Nombre del señor Jesucristo, nuestro Dios, nosotros elevamos oraciones agradeciendo por la fiesta de la Inmaculada Concepción. En nombre del mundo, en nombre de todas las clases, Madre, por favor continúa otorgándonos el tiempo para venir a la capilla para cumplir la obligación, junto a los niños quienes están conscientes, para elevar oraciones reverentemente en la hora que es la hora de la bendición, la hora de amor, la Hora de la Gracia, de 12p.m a 1p.m. Nosotros representamos a todos los hermanos y hermanas, para orar por paz en el mundo, para orar, para orar por paz en nuestro país, para orar por toda la gente y todas las naciones para estar unidos, para orar para que la gente retorne al amor de Dios y a la Divina Misericordia, para ellos reconocer  la Presencia de Jesús Eucarístico, para reconocer el apoyo de la Madre, y de la unidad, para postrarnos y rendirnos al señor, nuestro Dios. Amen. Amen. Amen.

El mensajero anónimo. L;, es un inmigrante Vietnamí Americano. L. lleva una vida de intensa oración que se enfoca en atender el Sacrificio de la Santa Misa y adoración de nuestro Señor en el Mayor Sagrado Sacramento de la Eucaristía. L; recibe los mensajes por locuciones interiores y es capáz de capturar imágenes milagrosas de la Eucaristía con la cámara de su teléfono celular. Cuando Jesús le da a L. mensajes los da como un amoroso Padre a sus niños (para más información de ésto por favor vea la página web: www.nrtte.org)

 

  1. La doctrina de la Iglesia es el diseño de Dios. María es la “Co-redentora.” Quien tuvo un rol mayor, con y debajo el Redentor en la redención gano el calvario.
  2. Hasta el final del mundo

 

Nuevas Revelaciones A través de la Eucaristía

www.nrtte.org

Por favor comparta éste mensaje y página web con quienes conoce via e-mail, medios sociales, impresos y mensajes de boca a boca.