Vive la Época de Adviento

Share

02 de Diciembre 2019

Dios tuvo un plan perfecto para la humanidad. Para ser preciso, El predice un futuro verdaderamente bello para la humanidad, para estar con El después de un tiempo en el Jardín del Edén.

Dios continúa amando al hombre, así El establece la redención. Su plan se alarga a través del tiempo. Comenzando desde ese día hasta el fin del mundo es la historia de la salvación.

Hoy, la Iglesia desea que vivamos ésta historia en el año litúrgico. De una celebración a otra, la liturgia de la Iglesia extiende hacia nosotros el plan divino y el misterio de la redención de Dios, para nosotros recibir la bendición que Dios otorga, trayendo la historia de salvación en nuestro corazón y vida, para ser redimido y participar en el plan redentor de Dios.

La Iglesia comienza el año litúrgico empezando con Adviento (esperando por la venida: la llegada), la cual dura cuatro semanas. Este tiempo está para prepararse para la Encarnación de la Palabra de Dios. Además, también significa la anticipación del regreso de la gloria de Dios el último día. La Iglesia invita a los católicos a usar las cuatro semanas de Adviento para hacer penitencia y ayuno, así como también significa conversión. Esto también es un tiempo para escuchar, esperar, y de guardar vigilia en la esperanza, preparar el alma, esperando en el Señor.

Durante las cuatro semanas de Adviento, las lecturas del Viejo Testamento están citadas del Libro de los Profetas. Estas lecturas directamente se relacionan con la espera del Mesías  y el anuncio de Su venida. La mayoría de las lecturas son citadas del libro del profeta Isaías. Particularmente, la imagen de una mujer joven que dará a luz un hijo y que se llamará Emmanuel, lo que significa Dios está entre nosotros. Pero Dios no viene solo a posar entre nosotros sino a redimirnos también.

El redentor vino como un infante en el vientre de la Virgen María. Esa fue la preparación final e íntima para traernos en el misterio de la redención de Cristo como evidencia de amor de Dios: Porque Dios amó tanto al mundo, que El dió a Su único hijo, quienquiera creer en El no perecerá, y tendrá vida eterna (Juan. 3:16).

Aparte del hecho que Dios ha venido una vez en la historia, nacido de un ser humano y que El vendrá en el futuro, está también el hecho que El viene en una forma mística en el corazón del hombre leal cuando ellos reciben Su Cuerpo y Sangre en Su Santa Misa. En otras palabras, cada Santa Misa ofrecida en el altar es una Navidad del infante Jesús.

El vino en la carne para asegurar Su venida en el futuro. Cuando nosotros nos preparamos para celebrar Navidad, para dar gracias y también para pedir por gracias, nosotros tenemos el deber de estimar la bendición que El premia con la esperanza de una perfecta felicidad en el futuro.

En adviento, la Iglesia nos invita a volvernos personas con una actitud dispuesta. Lista para la visita de Dios y enriquecer nuestra vida. La Iglesia también nos invita a ser castos para vivir en una manera que a Dios le agrada.

Para crecer en virtud, amor, y caridad que son las obras en Adviento. Nosotros leemos la Palabra de Dios para crecer, para amar a Dios y para amar al prójimo, después el reino de Dios no sólo vendrá, sino también se esparcirá. El misterio de la Palabra Encarnada que ha de redimir al mundo ha tomado lugar ya. Regresará a nosotros, para que la salvación sea esparcida más allá, como una marea, de manera que el próximo año, a la misma hora, el momento de la redención  llegue más lejos. Hasta el fin de la tierra. Después, finalmente, en el horizonte, el Señor Jesucristo aparece otra vez, como un aura. El brilla gloria sobre la humanidad entera y el universo entero. El establecerá el reino del cielo, alegría sin fin, para glorificar a Dios Padre quien ha diseñado un plan de salvación tan perfecto.

¡Maranata, ven, Señor Jesús! Maranata!

 

 

 

 

 

Dado a las 00:30 a.m., 27 de Octubre del 2017:

El Rostro de Jesucristo en la Eucaristía

Capturado por Lucia en la Capilla Emmaus

Iglesia Católica Santa Teresa

Sugar Land, Texas, USA

Para mirar los videos extraordinarios, por favor visite la página web del grupo: El más Sagrado Cuerpo y Sangre de Cristo.

https://nrtte.org/miraculous-videos

El mensajero Lucía Phan ora interiormente a través de la gracia del Espíritu Santo. Mensaje de Adviento (02 de Diciembre 2019).

  1. Introducción
  • Las tres lecturas hoy nos recuerdan ser vigilantes y orar. Si no, nosotros no sabremos cómo actuar cuando pase un desastre.
  • El infante Jesús nació en un pesebre para llegar a nosotros. Pero El desea y añora nacer más en nuestros corazones.
  • El infante Jesús está presente en El Cuerpo de Cristo.
  • A Dios Padre le duele ver a Su único Hijo, en el frío de invierno, en el establo.

 

a. El Primer Kowtow: Respetuosamente se ofrece a Dios Padre

 

  • El Hijo de Dios que viene al mundo para redimir a la humanidad es una proeza de Dios Padre.
  • La mayor parte de la gente busca placer y gozo en lugar de buscar al infante Jesús. Dios, por favor perdona a ésta gente indiferente y fría.
  • Dejemos a todos reconocer, agradecer y alabar a Dios.

 

b. El Segundo Kowtow: Respectivamente se ofrece a la Segunda Persona de Dios.

 

  • El nacimiento de Jesús en Belén es un signo de salvación.
  • El infante Jesús vino al mundo en una familia humilde con un padre adoptivo – San José – y una Madre bondadosa – la Virgen María.
  • Esta época de Navidad, todos deben levantarse, deben madurar.
  • La humanidad se olvida de ser agradecida y agradecer a Dios.

 

c. El Tercer Kowtow: Respetuosamente se ofrece al Espíritu Santo.

 

  • Desde hace 2,000 años, la Iglesia no ha reconocido tanto la gracia del Espíritu Santo como ahora.
  • La Madre Bendita fue el primer discípulo de la primera persona a recibir la gracia del Espíritu Santo.
  • El Espíritu Santo es la gracia generadora que nos ayuda a entender el significado profundo de Adviento.
  • Que el Espíritu Santo ayude a la humanidad a estar preparada para dar la bienvenida al infante Jesús.
  • Que el Espíritu Santo nos ayude a amar a Dios más.

 

d. El Cuarto Kowtow: Respetuosamente se ofrece al Cuerpo y Sangre de Cristo.

 

  • Jesús nació hace 2,000 años atrás, pero también renace diariamente en el Sagrado Sacramento, para estar en medio de la humanidad.
  • El continúa tan sencillo como siempre. El permanece en el tabernáculo y ésta esperando por nosotros.
  • Dios espera a que cada niño regrese, para llevarlo al cielo y viva por siempre con El.
  • El Sagrado Sacramento es la presencia del Infante Jesús.

 

e. El Quinto Kowtow: Respetuosamente se ofrece a los Cinco Santos Signos del Señor.

 

  • Al nacer, el infante Jesús aceptó la ley del hombre.
  • Por amor a la humanidad, el infante Cristo nació en la pobreza. Arrepintámonos para regresar a El.
  • Resumen del significado de Los Seis Kowtows.
  • Los Cinco Santos Signos traen salvación.

 

f. El Sexto Kowtow: Respetuosamente se ofrece a la Madre María.

 

  • Es el simple “Si” de la Madre por el que la humanidad goza de la salvación.
  • Si la Madre refutara traer al mundo al infante Jesús, entonces quién haría esto?
  • La Madre es la autora de los Cinco Kowtows. El Espíritu Santo desea que la humanidad ofrezca el Sexto Kowtow al Inmaculado Corazón de María.
  • Desde la edad de 3 años, la Madre fue ofrecida al Señor en el templo. Cuando la Madre tenía 14 años, ella llevó en su vientre al Señor.
  • La Madre llevó en su vientre al Señor en privación y pobreza. La Madre dió a luz en un pesebre, sin lamentos o culpando, pero aceptándolo en un amor confiado.
  • La Madre es la única persona quien trae la luz y la salvación de Dios al mundo. Consecuentemente, la Madre representa a la humanidad para responder al amor de Dios.
  • Donde Dios está, la Madre también está. En el tabernáculo está la Eucaristía, entonces la Madre está también allí para adorar.
  • La Madre nos enseña como venir a Dios y nos muestra un atajo para venir a El.
  • La Madre nos aconseja de mirar y orar para saber lo que pasará. De la misma manera que la Madre vivió Su vida entera siendo vigilante y orando.
  • Dios viene a librarnos de la muerte.
  • Pronto el crimen se esparcirá por todos lados. No dejemos que el mal nos controle.
  • Eliminemos el pecado y la debilidad.
  • Estemos preparados para dar la bienvenida al infante Jesús. Recibamos al Señor dignamente para compensar por las indiferencias y la frialdad.

 

g. La Madre María nos enseña a confiar en la intercesión de San José y la corte del cielo entera.

 

  • San José fue el padre adoptivo del infante Jesús a como también el padre adoptivo de la humanidad.
  • Por favor ora a Dios por nosotros.
  • Que los tres arcángeles nos protejan.
  • Que el Espíritu Santo nos ayude a entender el significado de Adviento.

 

 

Dado a las 4:00 AM, 1ero de Junio del 2018:

La visita del Cielo a través de la Eucaristía

Capturado por Lucia en frente de la Capilla Emmaus

Iglesia Católica Santa Teresa

Sugar Land, Texas, USA

 

Para mirar los extraordinarios videos, por favor visite la página web del grupo: El más Sagrado Cuerpo y Sangre de Cristo.

https://nrtte.org