117 Mártires Vietnamitas Canonizados

Share

Maestro, ¿a dónde va?
117 Mártires vietnamitas canonizados

«La sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia.» – Tertulliano

Celebración del 30 aniversario de los 117 Mártires Vietnamitas

Históricamente, en los siglos XVIII y XIX, había entre 130.000 y 300.000 católicos que murieron de martirio.

Durante los cinco años comprendidos entre 1857 y 1862, unos 5.000 fueron asesinados, unos 40.000 fieles y 215 clérigos, religiosos y mujeres fueron detenidos, encarcelados o exiliados. Entre ellos había 117 mártires, de 1745 a 1862, que fueron canonizados por la Iglesia Católica Romana en 1988.

Los 117 mártires incluyen: 8 obispos, 50 sacerdotes y 59 laicos. Entre ellos hay una mujer, Santa Ana Le Thi Thanh, madre de seis hijos.

Los que siembran en lágrimas Cosechará con gritos de alegría.

Los que salen llorando, cargando sacos de semilla, Volverá con gritos de alegría, llevando sus gavillas agrupadas. (Salmos 126:5-6)

El versículo del Salmo anterior describe el significado de la historia del testimonio de los mártires en la Iglesia vietnamita. Con sus lágrimas, han sembrado semillas de gracia que se convirtieron en innumerables flores de fe: «A menos que un grano de trigo caiga al suelo y muera, sigue siendo sólo un grano de trigo; pero si muere, produce mucha fruta». (Juan 12:24)

La masa masiva de los mártires, con penas y aflicciones, con lágrimas, han creado el «trigo dorado» de Cristo. Han ejemplificado gloriosamente la viveza y la majestuosa imagen de la Iglesia vietnamita: la determinación résiliente, la paciencia y la capacidad de superar todas las dificultades para proclamar el nombre de Jesucristo.

Además, miles y miles de laicos en el siglo pasado han seguido el camino de Cristo.

Hoy en día, todos ellos son los que trabajan en la angustia, en la pobreza extrema, ya sea material o mentalmente, en sacrificio constante debido a los regímenes ateos duros. Sin embargo, sólo tienen un objetivo que es ser leales al Salvador Jesucristo, digno del título como hijos fieles de Dios.

Los mártires vietnamitas son testigos de Jesucristo, que triunfó plenamente sobre la muerte y resucitó. Ser testigo significa que los seres humanos siguen siendo llamados a disfrutar de la vida eterna a cambio del breve tormento por tortura y castigo corporal. Disfrutarían de muchas grandes bendiciones porque Dios las ha refinado y las ha encontrado dignos. Los probó como oro en el fuego y los ha aceptado como una ofrenda quemada.

Una ofrenda que alaba a Dios, una ofrenda quemada unida al sacrificio en la Cruz de Cristo. Debido a su resistencia a la muerte, han proclamado la muerte de Jesucristo. Ha resucitado del poder de Dios. Cristo resucitado: en el, tienen salvación.

Todos los que confían en el Salvador Jesús han muerto y resucitado, conocerán la verdad. Aquellos que son fieles al Señor vivirán con el amor, porque la gracia y el amor siguen siendo la recompensa para los que son escogidos.

Vienes del linaje de los santos mártires. Ustedes son los elegidos. «En el tiempo de su juicio, brillarán y darán vueltas como chispas a través de rastrojos.»

(Sabiduría 3:7) Las chispas brillarán, las luces reflejan la fuente de luz luminosa. En Jesucristo, habéis colaborado en la pasión de Su Cruz. Hoy, ustedes colaboran en la salvación del mundo que ha iniciado y ha terminado.

Después de más de 2.000 años, Dios ha dado una bendición a la humanidad.

También es un medio de oración para regresar a Dios a través del arrepentimiento con la práctica del método de los Seis Kowtows.

Los Seis Kowtows revelados a la mensajera Lucia Phan es la manera más poderosa de regresar a Dios. En el mejor de los casos, debemos practicar ante el Santísimo Sacramento, del Altar, la Cruz de Jesús, la imagen de la Divina Misericordia, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús o el Corazón Inmaculado de la Santísima Madre.

Los Seis Kowtows expresan nuestro deseo de regresar a Dios o acercarnos a Él.

Con todo nuestro ser – alma y cuerpo – en la rendición y la sumisión, oramos humildemente por Su perdón y ofrecemos nuestras intenciones a Dios y a la Santísima Madre.

Al mismo tiempo, anhelamos que la llama del Espíritu Santo como en el primer Pentecostés, iluminando nuestras almas y corazones y el mundo entero, que nuestra fe sea fortalecida y demostrada, para que la humanidad regrese a Dios.

A las 4:00 a.m., 1 de junio de 2018:

La visita del Cielo a través de la Eucaristía.
Fotografía de Lucia Phan
frente a la Capilla de Emaús
Iglesia Católica de Santa Teresa
Sugar Land, Texas, Estados Unidos

 

 

 

 

 

Para ver los videos extraordinarios, por favor vaya a la
página principal del grupo: El Cuerpo Santísimo
y Sangre de Cristo
https://nrtte.org/miraculous-videos