Regresemos al Señor de Amor

Share

Enero 21, 2019

(Este es un mensaje inspirado por el Espíritu Santo a través de Lucia Phan).  

 

Lucia: Oh Dios, la hora es 9:42 am, Lunes, Enero 21, 2019, en la Iglesia Santa Teresa, en frente del altar, el tabernáculo, la Cruz, el icono de la Divina Misericordia, y la estatua santa de Nuestra Señora del Carmelo.

 

Nosotros acabamos de atender la Santa Misa. Nosotros venimos aquí para atender la Santa Misa.

 

Gracias a Dios por los últimos días. El nos premia con muchas sorpresas inesperadas. El arreglo todas las cosas para nosotros. Ahora, está casi completo.

 

Yo le rezo a El por los hermanos y hermanas quienes están esperando oír sus nombres para ir en el crucero, para ser todos incluidos, para estar unidos en Su decisión de ir a este lugar.

 

Que nosotros nos unamos, reconozcamos, y estemos conscientes, para continuar en nuestro role y en nuestra misión.

 

Diariamente, Dios desea que nosotros dirijamos en una vida misionaria – para El reforzar y darnos más conocimiento y sabiduría.

 

Nosotros seremos gente quienes somos llamados, pero nosotros debemos colaborar en términos de la realidad a como también de la vida, para nosotros servir de acuerdo a Su llamado.

 

Sin embargo, El ya nos recordó y enseñó cosas incontables.

 

Desde los primeros días Dios nos llamó en este día –nosotros alcanzaremos las fases en las cuales nosotros debemos madurar y crecer.

 

Habrá tiempos en que nosotros debemos estar separados, para hacer los trabajos más importantes al que El nos llama en la misión de cada uno.

 

Anoche hubo un fenómeno lunar.

 

Nosotros nunca escuchamos de este antes y no fuimos capaces de tomar una foto.

 

 

La luna se volvió roja oscura, como si recordara a la humanidad de algo.

 

Aunque la ciencia siempre tiene una explicación por medio del razonamiento que existe en el mundo, pero para nosotros, nosotros no lo vemos a como la gente dice.

 

Para nosotros, la luna, el sol, y el universo entero fueron creados por el Dios todopoderoso.

 

Nosotros miramos la figura a como también el rostro de Jesús en la luna.

 

Este es un fenómeno para prevenir a la humanidad de los días venideros.

 

Hay muchos problemas. El hombre debe despertarse.

 

Nosotros no estamos sorprendidos cuando vivimos en América, un lugar próspero donde Dios nos ha dado donde residir.

 

En días pasados, hubieron muchos cambios en el gobierno, particularmente con el presidente actual.

 

En días anteriores, lo que él hizo, no fue hecho por él naturalmente, pero fue un programa de Dios.

 

Nosotros miramos esperanza y buena resolución en el programa de Dios.

 

Sin embargo, nosotros miramos lo que está pasando hoy, pero con nuestro conocimiento limitado, nosotros no podemos reconocer lo que exactamente ha pasado.

 

Al menos espiritualmente, nosotros sabemos que todas las cosas están en las manos providenciales de Dios, y sin embargo, el regalo de los Seis Kowtows también contribuye en silencio.

 

Sin embargo, es tiempo para mí y de mis hermanos de ir a todas partes.

 

Dios desea que nosotros practiquemos, y en el reino divino, El tendrá muchas maneras para salvar y ayudar a la humanidad.

 

Si los hermanos y hermanas regresan de esta manera, el cual es orar internamente, ese el corazón que regresa, el arrepentimiento que el hombre necesita para profesar a Dios en medio de todo.

 

Cada persona tiene una manera diferente de servir y adorar a Dios, pero lo que se necesita más es el llamado.

 

Aunque nosotros somos discípulos, para Dios nosotros todos somos iguales en el amor que El nos da.

 

Oh Dios, el Señor Todopoderoso, nosotros te ofrecemos a Ti todo – los deseos en silencio de los hermanos y hermanas presentes aquí hoy, a como también de aquellos del grupo que están ausentes.

 

Cada día nosotros venimos a atender la Santa Misa.

 

Cada uno de nosotros tiene intenciones: intenciones para la familia, para la sociedad, para la parroquia, para los sacerdotes, para aquellos en los rangos de nuestra Iglesia, para el Papa, los Cardenales, los arzobispos, el clero, y todas las parroquias donde nosotros estamos activos, y el mundo entero.

 

Sin embargo, toda la gente, de todas las clases, en todos los roles, el pobre a como también el rico, el correcto a como también el pecador: que Dios tenga misericordia de nosotros.

 

Que Dios diariamente nos mire y perdone nuestro pasado – en la vida de necesidades, y de todos los problemas que pasamos, desde la familia hasta la sociedad.

 

Que nosotros demos una pausa en este presente momento, para agradecer, adorar, y glorificar a Dios.

 

A parte de esto, el hombre no tiene nada valioso para respetuosamente ofrecerle a El.

 

Por estas cosas, nosotros miramos nuestra condición débil y pecadora.

 

La única cosa es pedir a Dios perdonarnos, arrepentirnos, postrarnos, entregarnos y profesar la fe.

 

Nosotros afirmamos que nosotros adoramos al Dios en el que nosotros creemos, en quien nosotros confiamos.

 

 

El solo tiene el derecho de perdonar y es el Ser Supremo quien ama al hombre infinitamente, el Ser Supremo quien siempre espera, el Ser Supremo quien siempre es paciente con nosotros hasta este día.

Si venimos a El o no, El continúa dando oportunidades a todos y El espera por nuestra madurez particularmente.

 

Así, nosotros dependemos de la Divina Misericordia para respetuosamente ofrecer al Señor Todopoderoso.

 

Que nosotros podamos llamarte “Abba,” porque nosotros somos Tus niños desde el principio.

 

Desafortunadamente, las palabras a como también las maneras que nosotros usamos para expresarnos parecen ser simples hábitos de vida.

 

Pero hoy, es tiempo para nosotros de no dudar.

 

Porque sólo hay un Ser Supremo quien ama y perdona, el Ser Supremo quien nos da oportunidades incontables, el Ser Supremo quien nos urge hoy de tener el coraje y la fuerza de sobrepasar toda opinión publica para profesar a Dios.

 

Nosotros somos simplemente las primeras antorchas encendidas – habrán otras antorchas que estarán encendidas continuamente alrededor de todo el mundo.

 

Lo que se debe hacer es rendir y adorar al Padre, el cual es el signo de que el alma y el cuerpo, mente y Corazón, le pertenecen a El.

 

Que nosotros elevemos alabanzas hacia El y oremos para que El lo acepte.

 

En nuestro sentir como niños pecadores – todos en todas las clases – Padre, por favor acepta nuestras oraciones.

 

Por favor ten Misericordia, santifica, y transfórmanos diariamente en Tu gracia, en el amor y en la Divina Misericordia.

 

Nosotros esperamos y confiamos en Ti.

 

El tiempo para nosotros ha llegado para ver todas las cosas que vienen pronto, a como una advertencia a la humanidad.

 

El hombre debe regresar, debe celosamente venir al Padre para profesar.

 

Que aquellos quienes continúan sin saber, reconocer; aquellos quienes continúan sin regresar, vuelvan; aquellos quienes viven en división, sean unidos y regresen en rendición y postración.

 

Este es el signo de nuestra sumisión al Señor, el signo del regreso con un oración profunda de nuestro corazón, el signo de arrepentimiento – el alma y el cuerpo, ambos mente y corazón.

 

Padre, acepta por favor y santifícanos en Tu amor infinito y Divina Misericordia.

 

Padre, por favor permítenos orar directamente, y respetuosamente ofrecer a cada Persona, a como nosotros a menudo hacemos.

 

Deja a todo el mundo saber, escuchar y recibir Tus bendiciones, porque lo que es de este día no es de conocimiento humano, pero de la guianza del Espíritu Santo.

 

Déjanos ser intensos y valientes para atestiguar.

 

Deja a todo el mundo comenzar con esta postración, para que sus almas sean iluminadas por el Espíritu Santo, a como nosotros y muchos otros hermanos y hermanas, en profunda oración.

 

Padre, por favor ayúdanos a volvernos una nueva persona quien te pone a Ti por encima de todo.

 

Padre, por favor acepta nuestra alabanza, adoración, y reverencia de parte de pecadores ingratos.

 

Nosotros también somos pecadores a quienes Tu llamastes de regreso.

 

De seguro, en la vida hay muchas cosas que nosotros no entendemos todavía.

 

Nuestros hermanos y hermanas todavía no entienden, así lo que nosotros practicamos es algo que es incompatible para la vida normal de aquellos quienes no conocen todavía y no practican.

 

Pero esto es un signo que nos ayuda en esta vida, porque nosotros no tenemos nada que podamos ofrecer a El respetuosamente.

 

Nosotros no tenemos nada valioso, aparte de almas vacías y cuerpos frágiles.

 

Lo que nosotros podemos hacer es prostrar y adorarlo a El, para orar a El que nos santifique diariamente en Su gracia, en Su bendición para nosotros.

En este momento, Yo elevo plegaria a Dios el Padre.

 

Padre, por favor acepta nuestras oraciones, con acción de gracias, apreciación, y gratitud para el Señor, nuestro Dios.

 

Oh Dios Padre – Yo adoro al Padre, elevo al Padre, glorifíco al Padre.

 

Nosotros recibimos las palabras inspiradas por el Espíritu Santo, particularmente esta mañana.

 

Muchas cosas nos rodean, en la vida personal, la vida familiar, la vida de los hermanos y hermanas. En días pasados, muchas cosas sucedieron.

 

Nuestra mente es afectada por pensamientos negativos, y el servicio y trabajo en nuestra misión es atrasado.

 

Sin embargo, hay muchas cosas positivas que pasan inesperadamente.

 

Finalmente, nosotros confiamos en Su Divina Misericordia. Nosotros creemos en Su Amor.

 

Nosotros venimos a El en oración, en plegaria, y en postración diaria.

 

Porque nosotros confiamos en el Padre, El finalmente removió todas las cargas de nuestros hermanos y hermanas. El también tocó cada corazón, sin importar lo terco.

 

Su amor movió nuestro corazón, y de ese sentimiento, nosotros nos volvimos aquellos quienes sabemos mirar hacia atrás así mismos – para regresar con un corazón reformado, aunque todavía muy inmaduro.

 

Nuestra alma está ansiosa y meditando antes de decidir, porque no en todas partes podemos nosotros tener paz – una serenidad y alma feliz – aparte del Padre. Esta es una confirmación, para que la gente sepa.

 

Porque la vida se ha vuelto un hábito, controlado por la realidad, con hábitos y reglas en nuestra carne débil, lujuriosa, y ávara con muchas cosas cubiertas, entre la verdad y la mentira, entre el bien y el mal, entre lo correcto y lo equivocado.

 

Cuando nosotros estamos sin Su amor, sin Su iluminación, nosotros somos ciegos, así nuestras decisiones son equivocadas, nuestras acciones son equivocadas, nuestras obras son equivocadas, y nosotros siempre somos negativos.

 

Pero con Dios, sólo una palabra de El entonces mi alma será sanada. Solo una palabra de El entonces todo se volverá bello y perfecto.

 

El Padre solo nos necesita para saber que El es el Ser Supremo quien nos da todos las bendiciones, cosas santas, buenas cosas.

 

El nunca nos niega, pero El desea entrenarnos, para que nuestra vida sea invariable y firme, porque ésta vida tiene días de tentaciones y trampas, de libertinaje y deseo.

 

Nosotros vivimos de acuerdo a los hábitos en la vida.

 

Así, para dejar un lugar – aunque miserable y deficiente – es de hecho una cosa difícil de hacer, dado a nuestros hábitos a través de los años.

 

Nosotros nacimos en la inmoralidad y vivimos en la inmoralidad, pero gracias a Su amor, gracias a Su Divina Misericordia, gracias a Su único Hijo, el mundo entero es redimido.

 

Nosotros somos gente quien continúa viviendo con hábitos.

 

Nosotros aprendemos de la historia que gentes incontables saben pero no creen, porque ellos están tercos y porfiados.

 

Dado al orgullo, arrogancia, altanería, rechazo de amor, hasta este día, el hombre continúa sin reconocer a Dios.

 

Así, a través de siglos innumerables, con la Buena Nueva, el Evangelio, la historia, y una clara afirmación de Dios dando la doctrina de amor para sacar al hombre de la oscuridad del pecado, nosotros continuamos indiferentes.

 

Así, Oh Dios, nosotros te agradecemos a Ti por todo lo que nosotros tenemos, y por nuestra existencia.

 

Nosotros somos tan desgraciados y débiles – como podemos nosotros entender las gracias que Dios concede con nuestro conocimiento limitado?

 

A través de la Sangre del Señor Jesús, nosotros nos volvemos niños de Dios, pero hoy nosotros permanecemos miopes, apoyándonos en la ciencia y la tecnología, apoyándonos en realidad más que pensando en creer y fe.

 

Pero para Dios, El sólo desea que creamos y practiquemos, para volvernos correctos a través de Su doctrina.

 

Particularmente cuando nosotros vivimos con un corazón en la verdad, entonces todo tendrá una respuesta.

 

Cuando nosotros regresemos al Padre como Sus hijos, entonces las gracias del cielo serán vaciadas cada segundo, cada minuto sobre cada uno de nosotros, aunque sin merecerlo.

 

Padre el Padre quien creó la tierra y el universo, cada persona creada en Su imagen – con un corazón de amor, para vivir en la verdad, para vivir en paz y felicidad, la cual es la que El siempre añora y desea de Sus niños alrededor del mundo.

 

Desafortunadamente, desde que nosotros somos tontos y arrogantes, nosotros nos separamos del Padre y rechazamos Su doctrina.

 

Nosotros nos apoyamos en la realidad en los deseos del dinero, fama, y cosas materiales, así los pecados y errores han manchado el cuerpo y debilitado lo que es más noble.

 

Pero, Oh Dios, es tiempo – el hombre se debe despertar.

 

Es tiempo – el hombre no ha dejado nada guardado para sí mismo.

 

Aun teniendo talento, aunque teniendo ciencia y tecnología, aunque teniendo todo el dinero y fama, uno no puede comprar la vida spiritual o comprar alegría, amor, verdad.

 

Así, solo esto es confirmado y afirmado; sólo el Señor – el Ser Supremo a quien nosotros adoramos, el Ser Supremo a quien el hombre debe postrarse y entregarse, el Ser Supremo a quien el hombre debe hacer una reverencia en agradecimiento – El es el Ser Supremo ante quien el hombre, aun postrándose unas mil veces, continúa siendo indigno en relación al amor y la Divina Misericordia que El premia a la humanidad en general y en particular a cada clase, a cada papel.

 

Pero hoy, el Padre no usa el método de un rey terrenal para reformarnos.

 

El Padre usa amor.

Gracias a ese amor, el hombre continúa existiendo. Gracias a ese amor y a esa benevolencia, los pecadores como nosotros tienen la oportunidad de regresar. Gracias a ese amor, los pecadores se vuelven santos, y hoy, están presentes en el cielo.

 

De hecho, El amor de Dios es incalculable.

 

Hoy, el hombre debe saber, debe escuchar, debe reconocer, para escoger.

 

Al final de la historia, nada es coincidencia – el programa fue planeado.

 

Así hoy, el hombre, la postración es algo nuevo, pero para nosotros – nosotros somos gente quien debe practicar desde el principio.

 

Porque el Padre es el Señor de Señores, el Rey de Reyes y está por encima de todos los líderes.

 

Las otras religiones no tienen una historia genuina y clara, pero la gente se ha postrado diariamente y en multitudes.

 

Porqué el Padre es el Señor, aún hay gente hoy que no puede abrir sus ojos, sus corazones, y continúan sin poder ver la verdad?

 

El Padre es clemente.

 

El Padre desea que escojamos lo que deseamos. El Padre desea que reconozcamos lo que la verdad es, quien Dios es, lo que el hombre es, lo que la idolatría es, lo que la falsedad es.

 

Porque hay gentes esparcidas y divididas?

 

Solo hay un Dios, lleno de poder, pero los seres humanos de este mundo están codiciosos de acuerdo a la práctica de la realidad.

 

Así nosotros estamos separados en cada aspecto.

 

Aún, Dios es el Ser Supremo quien respeta cada persona. El deja a cada persona escoger lo esa persona desea.

 

Pero al final nosotros veremos quien Dios es.

 

Quien es el Ser Supremo quien ama? Quien murió por nosotros para que nosotros tengamos vida? Quien solo es el único Todopoderoso?

 

Déjanos abrir nuestros ojos para ver la luna volverse roja oscura.

 

Quién puede permitir eso? Que es recordado a nosotros?

 

Hubieron muchas maravillas que pasaron a través del Señor Eucarístico a través de los 2,000 años pasados.

 

La Palabra de Dios: hoy El se volvió y apareció como una luz en la noche oscura; como algo que ilumina la humanidad, la familia santa entera aparece, para ayudar.

 

Es tiempo para despertarnos para fortalecer la vida de fe por el hombre.

 

Es tiempo – el hombre debe responder a ese amor, para llegar al día que el Padre prepara para dar al hombre el gran favor de las bendiciones y gracias al final de la historia.

 

Después de eso será el día del juicio para el hombre, entre el bien y el mal.

 

 

Que los oídos escuchen, los ojos miren, y los corazones se levanten.

 

Porque lo que queda de tiempo consiste en los momentos más cortos, cada alma debe retener lo que le pertenece.

 

Cuando nosotros escuchamos las palabras inspiradas por el Espíritu Santo, no nos  mantengamos en nuestra position y estatus, no nos dejemos mantener en lo que es superficial en la vida de inmoralidad.  – con pecado, alimentando pecado.

 

 

Déjanos regresar al Señor de amor.

 

Esta es la oportunidad para nosotros entregarnos, para mejorar, para dar reverencia – cuerpo y alma, mente y corazón para regresar a El.

 

Nosotros debemos arrepentirnos para encontrar a nuestro Señor y recibir las palabras dadas al hombre en este siglo.

 

Nosotros aprendemos mucho, nosotros escuchamos mucho del Evangelio.

 

Diariamente, nosotros recibimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pero nuestro corazón continúa frío, nuestro corazón continúa indiferente.

 

Nosotros continuamos teniendo una barrera con Dios, por el control del ego y la personalidad dentro de nosotros.

 

De todas las cosas en realidad, nuestros días se vuelven días de verdadero añoramiento por una espiritualidad noble – nosotros debemos recibir el amor otorgado por Dios.

 

Hoy, porqué continuamos viendo que suceden muchas cosas?

 

Porque nosotros no podemos ver claramente la verdad a través de cosas que suceden?

 

Así, todos somos deficientes, imperfectos, y gente pecadora. Nadie es perfecto.

 

Si nosotros practicamos Su ley, mantenemos Su doctrina, y experimentamos Su amor, nosotros seguramente nos volveremos correctos – porque nosotros tuvimos y tenemos el ejemplo de los santos en el cielo.

 

Ellos fueron capaces y vivieron de acuerdo a esa manera, así hoy ellos han ganado sus posiciones en el cielo.

 

No den respuesta a Dios de que nosotros no podemos, que hay cosas tan difíciles y que no pueden ser hechas.

 

Nosotros solo hacemos lo que nuestro ego prefiere, pero Dios siempre abre el camino para nosotros.

 

Hoy es la oportunidad para todos de recibir gracias y bendiciones, las cuales están tan cerca y accesible.

 

Ya que Dios deja caer las gracias para nosotros estar conscientes de lo que nosotros hacemos, déjanos salir de la ceguedad, fuera de pecado.

 

Dios derrama gracias para ayudarnos a evitar la posibilidad de alimentar el pecado, fomentar pecado, porque el pecado nos hará distantes de Dios.

 

Su Divina Misericordia no termina allí. Su Divina Misericordia es sin límites a través de todas las generaciones, y tiene autoridad y poder, nos da tiempo para regresar.

 

Despierta y Levanta.

 

No es tan duro, pero no es tan fácil.

 

Recuerden que nosotros tenemos el derecho de hacer una elección, y esto es una oportunidad para nosotros de elevarnos a Dios; elevándonos no por nuestra voluntad pero por nuestra alma, orando a Dios de perdonar, orando para regresar al El.

 

Aparte de nuestra débil condición, no hay nada valioso para ofrecerle a El.

 

Que el Señor brille sobre cada uno de nosotros y nos sumerja en Su Divina Misericordia Infinita.

 

Que nosotros nos volvamos nuevas personas con un sentido de conocimiento acerca de la vida espiritual en lugar de una vida de realidad.

 

Todas las generaciones, conocimiento, y aprendizaje permanece, pero la fe consiste de profundidad, de altura, y de la infinidad de Dios, derramada abundantemente sobre la humanidad.

 

Lo que es trivial se volverá extraordinario y maravilloso, pero para esos quienes tienen un amplio conocimiento entonces eso es limitado.

 

Hay algo que aún continúa separándonos de Dios.

 

Nosotros debemos dejar que nuestra alma y corazón pertenezca a Dios, nosotros definitivamente tendremos un nuevo mirar en el Espíritu Santo, especialmente en relación al amor de Dios por nosotros, por cada pecador, por cada penitente, por cada víctima, por cada testigo, por cada alma, por cada persona quien esta victimizada.

 

Así, hay una oportunidad. Vengamos a Dios. Miremos que pasa, que podemos nosotros reconocer.

 

Esto es un regalo especial que Dios ofrece a cada persona, para nosotros hablar directamente con el único Señor quien creo el cielo y tierra – y nos creó a nosotros.

 

El entiende todo – El aun conoce acerca de cada hebra de cabello que cae de nuestra cabeza.

 

Todo eso que nosotros tenemos ha sido dado por El.

 

El tiempo ha llegado – nosotros no podemos continuar con días de hábitos, debajo el control del mundo. El tiempo ha llegado par Dios darnos la oportunidad de ver Su gloria, especialmente por la generación del hombre de hoy, con cosas enseñadas por el Espíritu.

 

Nosotros oramos que el Espíritu Santo nos ayude en este momento, porque hay más errores esparciéndose grandemente por todos lados.

 

La gente comienza a destruir lo que le pertenece a la naturaleza y es natural.

 

La plaga espiritual y física se esparce por todos lados, y aún en la vida diaria la comida y la bebida ha sido totalmente arruinada por la ciencia y la tecnología de hoy.

 

Así hoy, nosotros claramente vemos lo que viene de Dios y lo que viene de los seres humanos.

 

No importa que tan culto y aprendido, si nosotros no tenemos amor, si nosotros no tenemos la doctrina que pertenece a Dios, entonces seguramente nosotros seremos destruidos.

 

Oh Señor Dios Todopoderoso, nosotros somos las personas más insignificantes, viviendo en la maldad e ignorancia.

 

Aunque los días de exilio en el mundo continúan en la carne, nosotros podemos distinguir lo que pertenece a Dios.

 

Nosotros debemos estar determinados para continuar atestiguando, para superar la opinión pública, para dar gracias, alabar y honorar, de parte de todas las clases, de todos los roles.

 

Déjanos ofrecer al Señor Todopoderoso en quien nosotros confiamos la voz del mundo.

 

Así, una historia toma lugar en el medio del mundo, para nosotros creer en el amor de Dios – para nosotros ser restaurados con alegría, fe y esperanza.

 

Aún si nosotros debemos pagar un precio por nuestras almas, pagar un precio para superar retos y dificultades, nosotros somos pacificadores y felices en Dios. Nadie puede darnos la paz y felicidad que el dinero pueda comprar.

 

Hoy, aunque el número de gente es en lugar pequeño, ellos son los testigos al amor que el Todopoderoso Señor ha derramado sobre toda la humanidad, para la gente comenzar a atestiguar a través del regalo de los Seis Kowtows.

 

En este momento, hay muchas cosas que nosotros no podemos elevar en oración.

 

Es el tiempo para nosotros de orar para que el Padre abra nuestros corazones, abra nuestras mentes, abra nuestros almas, para cada uno reconocer y regresar.

 

Nosotros debemos regresar. Nosotros debemos buscar regresar a Dios. Nosotros debemos arrepentirnos.

 

No es por casualidad – Nosotros debemos dejar a nuestro corazón sentir y ser tocado por el amor de Dios. En ese momento, cada persona entenderá.

 

Su gracia se derramará cuando nosotros nos volvamos niños quienes vinieron a El con arrepentimiento, con rendición y postración – con el corazón – comenzando por el alma al cuerpo, cuando nosotros entendemos el significado de una oración profunda.

 

Así, quien puede enseñarnos esto?

 

Dios mismo nos dió la salvación del Señor Jesús. Dios mismo también nos dió su amor del Espíritu Santo. El es el Ser Supremo quien nos enseña espiritualmente, guiándonos paso a paso.

 

Para claramente comprender lo que tenemos y la importancia del alma, nosotros debemos estar determinados a regresar – por acción, por hechos, por fe, por mejora.

 

Es la presencia de Su Cuerpo y Sangre que alimenta nuestras almas y cuerpo. Esa es la poderosa presencia de Jesús Eucarístico. Fue El quien alimentó las almas de los seres humanos continuamente por 2,000 años, con la señal de que El trae al mundo.

 

Eso es la salvación, la liberación – para protegernos, para traernos esperanza y amor.

 

El gran esplendor es el mundo celestial oculto en la Eucaristía, para nosotros recibir las palabras en este día, para nosotros recibir la vivacidad en este día, para nosotros superar todas las cosas al orar juntos.

 

Aunque un número pequeño, nosotros somos testigos de este siglo del hombre.

 

Las palabras continúan fluyendo a través de las enseñanzas del Espíritu Santo para fluir a través de cada Persona, para fluir a través de cada kowtow.

 

Que nosotros podamos representar al mundo – todas las clases, todos los roles – para ofrecer respetuosamente al Señor Todopoderoso.

 

Nosotros nos postramos para ofrecer respetuosamente a las Cinco Llagas.

 

Las Cinco Santas Llagas son un relato dado al hombre.

 

Las Cinco Santas Llagas nos dan la profundidad del amor que Dios concede al hombre en todas las generaciones.

 

Especialmente en esta generación, el propósito de Su doctrina es salvar nuestras almas, para dirigirnos de regreso en madurez, para dirigirnos de regreso a la enseñanza.

 

El se manifestó desde el cielo, en una manera santa y espiritual, dando al hombre el sello del perdón y la alianza.

 

El hombre debe regresar para recibir una especial transcendencia, hasta el último momento de la vida.

 

Quien puede premiarnos con eso? Quien puede darnos eso?

 

Una narración entera a través de las Cinco Santas Llagas: es un libro histórico sagrado, para nosotros reconocer lo que Dios nos premia en los días más urgentes.

 

Que nosotros podamos entender y regresar, porque esa es la explicación que Dios nos da.

 

El Señor Jesús no viene a destruir el mundo pero El viene a fortalecer el mundo. El tiempo ha llegado para el mundo ser fortalecido.

 

El tiempo ha llegado.

 

El hombre debe madurar, para entender lo que Dios da.

 

Las palabras fueron documentadas a través de siglos incontables y El continúa premiando de una manera vívida.

 

El continúa derramando sobre el hombre las palabras para recordar – palabras dadas abundantemente – para el hombre claramente entender Su poder.

 

Todas las cosas son básicamente simples.

 

Todos nosotros podemos admitir que, y, sin embargo, es la verdad a través de todas las generaciones.

 

Hoy esto  continúa.

 

Quien puede concedernos eso?

 

El libro de historia en el cual el hombre escribe acerca de grandes hombres o escribe acerca de todos los temas continúa siendo limitado.

 

Para Dios, es por siempre y para siempre.

 

Por siglos y hasta este día, Dios permanece, mandando y otorgando al hombre.

 

Nosotros somos simplemente aquellos que lo llevan.

 

Finalmente, las Cinco Santas Llagas demuestran el amor de Dios y la Divina Misericordia, y testifican al Salvador quien viene a asistirnos y salvarnos, para nosotros tener este día.

 

El Mismo nos redimió por el precio de la Sangre.

 

Para siempre y por siempre, nosotros vivimos y somos salvados cuando nosotros nos despertamos, arrepentimos, y entendemos el significado de la salvación.

 

La próxima señal Santa es la iluminación del Espíritu Santo a través de todas las generaciones.

 

Hoy nuestra Iglesia continúa para existir.

 

Por lo tanto, lo que es encontrado en una elevada espiritualidad viene del trabajo del Espíritu Santo.

 

El Espíritu Santo ilumina al mundo y salva al mundo.

 

El Espíritu Santo está encendiendo la llama en el corazón de cada hombre, la oveja de Dios. El está encendiendo la llama del corazón de aquellos quienes no lo conocen, para que ellos lo conozcan – y en aquellos quienes no creen, para que ellos crean.

 

La presencia del Jesús Eucarístico nos motivó y nos dió la vivacidad, que se necesita para hacer lo que se necesita hacer.

 

Ante el poder y la gloria de Dios, que es lo que nosotros tenemos que valga más la pena a parte de la postración, a parte del sometimiento, a parte de las oraciones?

 

Elevemos plegaria respetuosamente a Dios, con un corazón arrepentido, con un corazón sincero, cuerpo y alma, mente y corazón. Dios espera por el corazón del hombre para regresar.

 

El espera por nuestra mente para distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, entre el bien y el mal, entre Dios y los seres humanos, y entre el poder de la oscuridad y la gloria de Dios.

 

Así, las Cinco Santas Llagas no terminan aquí.

 

El ejemplo brillante de la Madre escogida es la Madre María.

 

La Madre de la Segunda Persona de Dios, la Madre de cada uno de nosotros, y la Madre de toda la humanidad.

 

Cuando nosotros venimos a la Madre, nadie regresa con las manos vacías.

 

Así hoy, las cosas que la Madre enseña, las cosas que la Madre aconseja, las cosas que la Madre guía son los métodos de la persona más ejemplar y excepcional en el mundo – la Madre María.

 

Hoy nosotros tenemos esos favores, esas gracias a través de la Madre.

 

Así, el programa de Dios a través de las Cinco Santas Llagas es como un libro de historia abierto para la humanidad, comenzando por un concepto especial en este siglo del hombre.

 

Así, hay muchos quienes especulan, quienes infieren, quienes están reflexionando si esto es apropiado o no.

 

Miremos nuestra condición para saber lo que nosotros necesitamos hacer para tener vida eterna.

 

Para Dios, si nosotros lo reverenciamos a El con los kowtows miles de veces o no, si nosotros nos postramos a El cientos y miles de veces o no, nosotros no agregamos o quitamos nada.

 

Cumplamos nuestras obligaciones, con todas las cosas.

 

Dios continúa siendo el Señor, porque El tiene el poder.

 

La única cosa es, Dios desea que nosotros recibamos lo que El otorga, y esa gracia está viniendo a nosotros en el final.

 

A como El comienza la preparación para el nuevo mundo (1). Que ha sido planeado en el Evangelio continúa siendo dado a nosotros.

 

Pero que es que nosotros tenemos, en respuesta a la Divina Misericordia en el cual Dios nos da un programa especial en este siglo?

 

Así hoy, la Madre nos da las Cinco Santas Llagas.

 

El Espíritu Santo desea que nosotros sepamos que la Madre es la Persona quien continúa orando por nosotros para tener ésta oportunidad; orando por nosotros para estar en el fin de la historia –orando para que nosotros tengamos suficiente en este tiempo.

 

Es tiempo para nosotros de arrepentirnos y regresar. Aparte de esto, nosotros no tenemos nada más.

 

La postración del alma y el cuerpo es alimentada por Su gracia.

 

Nosotros podemos preparar una profunda oración a través de la postración.

 

Así, hay muchas cosas que nosotros necesitamos entender nosotros mismos.

 

Somos pecadores, obstinados, gente terca, pero cuando nosotros nos postramos, nosotros hemos sido tocados, y de allí, nosotros seremos amoldados para regresar.

 

Nuestros hermanos están entre ese número de gente.

 

Por aquellos quienes son tercos y obstinados, por su debilidad, su depravación, sus decisiones erróneas en deseo – en ambición, en personalidad, en cosas en contra de la moralidad – ellos caerán.

 

Así cuando el hombre realmente regresa, Dios nos da suficiente gracia para existir, suficiente gracia para sobrellevar retos, suficientes gracias para hacer todo el trabajo de testigo.

 

Este mundo nos mira como diferentes, pero para nosotros esto es felicidad y alegría en Dios, con Dios, y por Dios.

 

Nosotros lo ponemos a El por encima de todas las cosas. Nosotros lo adoramos a El, profesamos a El, y nosotros lo llamamos en Su Nombre en el medio del mundo.

 

Nosotros sabemos que las Cinco Santas Llagas están probadas a través de la Cruz. La Cruz es una promesa para todos nosotros.

 

Nosotros tenemos la oportunidad, con la postración y sumisión, para regresar a nuestro Dios Todopoderoso.

 

Es una gran familia celestial, con el amor de un Padre hacia un niño, de un gran Hermano hacia un hermano más joven – un amor divinamente conectado a través del Espíritu Santo.

 

La presencia en la gran gloria a través del Jesús Eucarístico, un amor a través de un gran ejemplo junto con la lógica, mansedumbre, ternura, y gentileza a través de la Madre María: es la gloriosa victoria de la salvación premiada al hombre a través de generaciones, y también un logro con la muerte del Señor Jesús quien tomó una naturaleza humana para salvarnos.

 

El triunfo sobre la muerte, para traernos de regreso del pecado hacia la luz.

 

La muerte no nos destruirá, si nuestra mente y corazón están determinados a aceptar que Dios venga a salvarnos, que El venga a rescatarnos.

 

Actuemos, practiquemos, y decidamos regresar.

 

No importa lo pecador, Dios es un Ser Supremo compasivo.

 

El perdona, salva, y nos libera de la oscuridad.

 

Hoy, hay muchas cosas que necesitan una explicación, a como un libro que resume todo.

 

Hoy, nosotros no dudamos más, nosotros no razonamos más de acuerdo a una manera humana.

 

Nosotros no calculamos más o especulamos o juzgamos de acuerdo a la manera del orden en cual el hombre permanece en la miseria de la debilidad, de reglas familiares desde el principio.

 

Nuestros corazones son indiferentes y fríos.

 

Nosotros seguimos una religión, pero todas nuestras facultades están totalmente deshabilitadas.

 

Nuestras vidas solo saben la ley.

 

Si nosotros no vivimos en la vivacidad del amor de Dios, como podemos nosotros encontrarlo?

 

Dios desea que vivamos con un cuerpo en el cual la sangre fluye vigorosamente; en una forma práctica, practicando, conociendo, por fe, por un diálogo a través de la oración.

 

Cómo nosotros oramos para encontrar a Dios?

 

Cómo nosotros oramos para saber lo que nosotros hacemos?

 

Como nosotros oramos para ser confirmados, para ser iluminados, y para ser rápidos a entender los trabajos que Dios da?

 

Dios siempre nos enseña los peligros venideros. Dios siempre nos da Su protección. Dios siempre deja a nuestra mente saber qué hacer.

 

El arreglo diario en nuestra vida está en Su providencia.

 

Porqué nosotros rechazamos todas estas cosas buenas que vienen de Dios?

 

Nosotros buscamos la miseria humana, porque, en nuestra manera humana, nosotros tenemos limitación.

 

Dios nos da muchas cosas para que nosotros nos juntemos y recibamos la confirmación del Espíritu Santo quien ilumina y guía.

 

Porque la vida de hábito nos continúa controlando, nosotros somos entorpecidos por la debilidad, la maldad, y la desgracia.

 

Así nosotros no vemos, nosotros no sabemos; pero tan pronto como Dios ilumina, ese velo completamente desaparece.

 

Nosotros encontramos a Dios visiblemente.

 

El ama al hombre. Ese amor nos amoldará en una nueva persona.

 

Nosotros continuamos teniendo oportunidad.

 

No tengamos miedo de nuestro pecado, no tengamos miedo de nuestro pasado.

 

Regresemos hoy, regresar en este momento, estar determinado a regresar a nuestro Padre.

 

Ya sea éxito o fracaso, ya sea pobre o enfermo, ya sea espiritual o físicamente, Padre acompáñanos.

 

Así, oremos, ofrezcamos, totalmente elevando plegaria hacia Dios para suplicar.

 

El Padre nunca nos niega.

 

Las Cinco Santas Llagas nos han rescatado. Las Cinco Santas Llagas que Jesús recibió en el Calvario fueron la alianza que dirigió al hombre hacia Dios, dirigió al hombre fuera de la miseria en errar y regresó al amor y felicidad que nosotros teníamos y tenemos.

 

Oh Señor, nosotros no podemos entender esto, sin la iluminación del Espíritu Santo, sin la ayuda de la Madre María.

 

Cuando alguien ofende a Dios, entonces la Madre nos repone al lado de Dios.

 

Diariamente, la Madre está cerca del Jesús Eucarístico como la Persona quien soporta e intercede para que el hombre regrese.

 

La Madre nos repone, porque nosotros somos aquellos quienes negamos, quienes abandonamos, quienes carecemos de tareas y responsabilidad hacia el Jesús Eucarístico.

 

Lo mismo es verdad para aquellos quienes tienen funciones, viviendo en hábitos generalmente aceptados.

 

Esto ha causado al Corazón de Dios sangrar cada día, El continúa añorando y esperando por nosotros en el tabernáculo.

 

La Madre María ha llorado con lágrimas de sangre.

 

La Madre María ha llorado cada día, por la indiferencia y frialdad de la humanidad.

 

Por otro lado, hay ciertas personas quienes viven una vida santa, porque la Madre ha orado por nosotros para que seamos de esa manera.

 

En este mundo, la mayoría de la gente viven en teoría más que en la verdad.

 

Nosotros somos conquistados por el diablo que nos tiene controlados y dominados. Por esa razón, nosotros estamos en problemas, en guerra, odio, venganza y envidia.

 

Hay muchas cosas negativas en la vida, a como nosotros nos destruimos unos a otros de acuerdo a un método y punto de vista tonto y sin sentido.

 

Dios es el Ser Supremo quien nos ilumina.

 

El nos permite ser libres, pero lo que necesita pasar vendrá.

 

Nosotros tenemos la libertad de escoger.

 

Si nosotros escogemos el camino de la rectitud, nosotros recibiremos rectitud, lo cual pertenece a la verdad; si es la verdad, entonces Dios nunca ignorará, y protegerá a sus niños quienes escogen el camino de la verdad. Este es el camino de la verdad y la rectitud que Dios da a la humanidad.

 

A como para aquellos que escogen el camino del mal, la consecuencia del error es la muerte.

 

Eso es lo que fue documentado en el Evangelio.

 

Pero El continúa siendo el Dios Misericordioso quien ama aquellos que son inmaduros.

 

El nos da una lámpara, aún con las últimas gotas de aceite. El continúa dándonos la oportunidad para volvernos las lámparas que son encendidas cuando el aceite es aplicado.

 

Cuando un junco está a punto de ser quebrado por el viento, Dios es el Ser Supremo quien ayuda a levantar a ese junco.

 

Estos son ejemplos típicos de las enseñanzas de Dios al hombre.

 

Dios ama al hombre, por lo que somos la obra maestra de Dios.

 

Así nosotros tenemos algo en la noble espiritualidad que Dios no quiere destruir.

 

Nosotros merecemos morir y merecemos ser destruidos, pero hasta este día, nosotros continuamos existiendo.

 

Su amor y Divina Misericordia nos da la oportunidad.

 

Nosotros no podemos por nosotros mismos, pero nosotros continuamos teniendo a una Persona a quien Dios escoge.

 

Esa es la Madre María.

 

La Madre María es un ser humano.

 

La Madre entendió que tan mal agradecidos son nuestros corazones y como nosotros ofendimos a Dios.

 

Así hoy, la Madre sufre de nuestra parte. La Madre siempre ora y suplica a Dios – el único hijo de Dios, la Segunda Persona de Dios a quien a nosotros adoramos.

 

Este arreglo fue realizado y duró generaciones. Se mantiene contínuo hasta hoy.

 

Así es tiempo – el hombre debe madurar.

 

Nosotros no podemos permanecer en un estado de días rodeados de argumentos, por razonamiento, por hábito, y por reglas.

 

Vivamos por el corazón y regresemos, para apoyar y amar.

 

Usemos todo lo que Dios da, para glorificarlo a El a través de nuestra vida diaria.

 

En nuestra misión y responsabilidad, reconozcamos que el pecado dirige hacia la muerte.

 

Salgamos de nuestra enfermedad física y espiritual para recibir la gracia de Dios, Su iluminación, Su curación, y su infinito amor de Su Divina Misericordia.

 

Nosotros debemos agradecer a la Madre, escuchar a la Madre.

 

Aprendamos de la amabilidad y dulzura de la Madre, aprendamos de la humildad de la Madre, aprendamos de las oraciones de la Madre, aprendamos de la forma de orar de la Madre, aprendamos de la Madre la determinación de postrarse y rendirse.

 

Postrémonos y rindámonos – nosotros veremos la gran divinidad dada en una forma especial para el mundo humano de hoy, por Su gracia.

 

Cuando nosotros nos postremos en cuerpo y alma, nosotros entenderemos que tan débil es nuestra condición, como nosotros tropezamos.

 

Dios misericordiosamente espera y nos da la oportunidad.

 

En ese momento, entenderemos lo que es la humildad, lo que es el arrepentirse, y como el amor nos alimenta.

 

Aun con días sin ser merecidos, días de pecadores, aún nosotros continuamos siendo perdonados y amados por Dios.

 

Nosotros debemos saber que lo que tenemos hoy y lo que es enseñado viene de la Madre.

 

Escuchemos – entonces nosotros seremos libres de la miseria y el mal que se ha vuelto un hábito a través de los años.

 

Nosotros no podemos liberarnos con nuestro cuerpo humano, pero la Madre será la Persona para guiarnos hacia afuera. La Madre será la Persona para dirigirnos a Dios. La Madre será la Persona quien le habla a Dios, quien ora a Dios para ayudarnos e intervenir por nosotros – particularmente al final de la historia en el mundo de hoy, para preparar un nuevo mundo, para preparar un nuevo programa para cada uno, a pesar de todo.

 

Regresemos, y de ese regreso nosotros sabremos lo que debemos hacer, lo que debemos practicar, nuestro rol, y como vivir correctamente en el programa que Dios ha preparado.

 

Que con nuestros corazones, cada uno de nosotros reconozca a Dios y  la iluminación del Espíritu Santo, especialmente el mundo humano de hoy.

 

Este regalo es una prueba de la intervención de Dios y también un regreso para aquellos quienes practican. También es sagrado.

 

A través del sello recibido por éste, cuando nosotros enfrentemos los momentos de peligro y los momentos de tribulación, nosotros sabremos.

 

Este regalo será de ayuda para nosotros, cuando nosotros escuchemos las enseñanzas de la Madre María.

 

Hay muchas cosas inexplicables, y aún si son explicadas, el hombre continúa sin entender.

 

Nosotros solo sabemos que cuando nosotros creamos entonces recibiremos, cuando nosotros busquemos encontraremos, cuando nosotros toquemos a la puerta entonces será abierta para nosotros.

 

Solo hay una cosa: hoy el hombre debe unirse para postrarse, para adorar, para dar honor a Dios en Su Nombre, y para profesar por El.

 

Entonces nosotros seremos salvados, nosotros recibiremos la intervención. Nosotros seremos ayudados en la vida espiritual que Dios ofrece.

 

Déjanos mirar a lo que está pasando.

 

Hay muchas cosas que nosotros nunca hemos encontrado en los libros de historia, pero hoy fueron revelados a través de los grandes mensajes que nosotros escuchamos.

 

Ellos son una motivación para el alma, para la mente, a través del Sagrado Sacramento (2). Así todo lo que tenemos hoy es ofrecido por Dios Mismo.

 

Déjanos meditar. Déjanos tener la buena voluntad para buscarla verdad y darnos una oportunidad. Déjanos orar – entonces Dios Mismo responderá a cada persona.

 

Oh Madre María, te doy gracias a Ti por Los Seis Kowtows que Tu nos distes, para nosotros expresar nuestra gratitud, apreciación, y gracias a Dios.

 

Yo también te doy gracias a Ti, para que nosotros continuemos teniendo a los santos.

 

Es San José, el santo quien Dios escogió para volverse el padre adoptivo de la Segunda Persona de Dios, y también el padre adoptivo del mundo humano.

 

Si nosotros regresamos a él, nadie regresará con las manos vacías.

 

San José, por favor intercede a Dios por nuestra Iglesia para tener gente correcta y honesta, que sean responsables, que vivan a como tu vivistes en la Santa Familia.

 

Que nosotros en nuestro rol vivamos de todo corazón, a través de la intercesión de San José.

 

Seguramente, Dios intervendrá y dará a aquellos quienes buscan, quienes creen, y quienes están determinados a practicar.

 

Nosotros también pedimos oraciones de parte de los santos, los tres arcángeles, los nueve coros de ángeles, y los ángeles guardianes, junto con la corte celestial.

 

Ellos son a quienes Dios asigna la misión de ayudar al mundo.

 

Ellos pasaron el retrato de Dios al mundo.

 

Hoy, todas las cosas en el mundo están dirigidas por el demonio de acuerdo a su manera, de acuerdo a los métodos que el hombre prefiere –muy lógico y atractivo.

 

Con un punto de vista tonto y sin fe, nosotros hemos caído en su trampa.

 

Nosotros sabemos que las trampas nos causaron estar en desorden, causaron al mundo entrar en la guerra, causaron al hombre enfrentar la adversidad, peligro, sufrimiento.

 

Pero nosotros somos los niños de Dios – nosotros tenemos esperanza, y nosotros oramos para que los santos y los santos ángeles nos ayuden a destruir todas las trampas y asechanzas.

 

Nosotros estamos siendo seducidos, por nuestra ceguera y nuestra  vida miserable que nos hizo vivir en maldad, incapaces de distinguir el bien del mal.

 

Así es tiempo para nosotros de apoyarnos en los santos, los arcángeles, y la corte celestial entera para ayudarnos.

 

Al final de la historia de hoy, esas son nuestras oraciones, de parte de nuestros hermanos y hermanas.

 

Lo que es sabido, lo que es escuchado, y lo que es revelado a través de lo sagrado, la Madre María Misma nos enseña el mundo humano.

 

Nosotros nos apoyamos en la Madre para pedir a los ángeles y a los santos por su ayuda, aunque ellos están en el reino divino presente.

 

Con fe nosotros suplicamos.

 

Nosotros firmemente creemos que nosotros no caeremos en las trampas que están preparadas por todo el mundo para atraparnos.

 

Tan pronto como nuestros hermanos y hermanas en el mundo se junten, regresen y se unan, para orar a los ángeles y a los santos, entonces definitivamente, ellos nos ayudarán a salir de la trampa.

 

Nosotros seremos liberados.

 

Nosotros damos gracias por el  amor y perdón de Dios a través de la Divina Misericordia, por encontrar a los ángeles y a los santos, por atrevernos a acercarnos a cada uno de ellos.

 

Nosotros venimos a pedir a los ángeles y  a los santos ayuda. En el pasado, cuando ellos estaban en el mundo, ellos también vivieron en los días de exilio en la tierra.

 

Actualmente, estos son días de bendición y gracia, así el hombre debe parar y madurar, para entender que lo que nosotros tenemos es concedido por Dios.

 

Así, en cada era, Dios nos envía palabras sinceras a través de los mensajeros y profetas para recordar, enseñar, e incrementar nuestra fe, porque Dios es muy generoso con nosotros.

 

Así nosotros recibimos lo que nosotros pedimos a los santos, porque ellos son quienes están en el cielo ahora. Que ellos nos miren y oren por nosotros, quienes somos débiles aún.

 

Nosotros somos esos quienes saben pero que todavía no han hecho, entienden pero todavía sin valor, y nosotros continuamos en limitación, atado por el razonamiento del mundo.

 

Hay muchas cosas en las que nosotros nos tropezamos, en la vida de la familia, de la sociedad.

 

Hay muchas cosas viles en la vida, y nosotros no tenemos suficiente fe y no somos suficientemente fuertes para encomendar y confiar.

 

Así, nosotros oramos a los santos para ayudarnos incrementar nuestra fe – para parecernos a ellos, para nosotros mantener la ley a como ellos hicieron, viviendo en sacrificio, siempre creyendo en el amor de Dios que envuelve, a como también cubriéndonos ahora.

 

Déjanos volvernos soldados y guerreros valientes.

 

Déjanos decir lo que esta escuchado, lo que es enseñado, lo que es atestiguado, y lo que es verdadero.

 

Hoy, el Señor nos da la oportunidad de ser los pioneros, el primero en el siglo del hombre a través de los regalos de Los Seis Kowtows.

 

Déjanos encontrar al cielo y confirmar que lo que tenemos es lo que Dios da para ayudar al hombre a regresar, para reconocer la invitación a través del regalo.

 

Que el pecador se arrepienta, de penitente a testigo, y de testigo a santo en el cielo.

 

Los santos son también aquellos quienes oran, así las victimas que crean, sepan, y regresen, a través de la Divina Misericordia de Dios.

 

Déjanos estar juntos en unidad, postración, adoración, y glorificando a Dios.

 

Gracias por la ayuda de los ángeles y de los santos. Permítenos estar unidos contigo, aún en la tierra.

 

Porque con los ojos de fe nosotros miramos, nosotros creemos, nosotros experimentamos, nosotros nos postramos, y nosotros nos rendimos.

 

Que Dios acepte el regalo de Los Seis Kowtows, los cuales muchas personas están haciendo, y harán, recibirán, practicarán.

 

Así muchas personas estarán determinadas, en la postración y sumisión, con arrepentimiento. Que Dios salve e intervenga, para nosotros ser dignos de responder en parte a la Divina Misericordia que Dios ha dado a la humanidad.

 

En este momento, Yo ofrezco una infinidad de gracias y bendiciones, y yo concluyo.

 

Gracias a Dios por darnos.

 

Hay algunas cosas que son imposibles, pero nosotros hemos sido posibles, en cosas que nosotros no podemos planear y arreglar.

 

Al final nosotros nos volveremos unidos – aunque poco, es una llama que comienza a quemar al mundo, y de ese fuego, antorchas serán encendidas alrededor del mundo.

 

La postración, la entrega, y unidad son necesarias para vivir en los días los cuales Dios nos ha dado la doctrina de amor, la doctrina de solidaridad, la doctrina de una vida caritativa, la doctrina de servicio y ministerio, y una doctrina para nosotros profesar en la preparación e iluminación que suscita el Espíritu Santo.

 

Nosotros nos volveremos definitivamente los niños, que aunque completamente depravados,  una vez que nos arrepentimos, Dios perdona.

 

Volvámonos una nueva persona y volvámonos gente de Dios, para preparar el momento debemos permanecer de pie ante Su corte honesta y justa.

 

Que seamos protegidos por Dios.

 

Que avancemos hasta el final, fiel y persistente, con una fe inquebrantable.

 

Por favor ayúdanos a volvernos los pioneros para la generación de hoy.

 

Que mucha gente se levante y regrese a Dios en unidad, para dar honor y adorar.

 

Solo hay un Ser Supremo a quien nosotros adoramos – Dios; un Ser Supremo a quien nosotros buscamos – Dios; un Ser Supremo a quien nosotros amamos – Dios; un Ser Supremo quien murió para salvarnos – Dios.

 

Todo lo mejor pertenece a Dios, el cual hoy nosotros recibimos, a través del retorno por Los Seis Kowtows.

 

En el Santo Nombre del Señor Jesucristo, nuestro Dios, Lucia concluye a las 10:37 a.m., el Lunes, 21 de Enero del 2019, en la Iglesia Santa Teresa, frente al altar, el tabernáculo, la Cruz, el ícono de la Divina Misericordia, y la santa estatua de Nuestra Señora del Carmelo.

 

Este es también el lugar donde Los Seis Kowtows fueron revelados, el lugar donde nosotros fuimos enseñados a postrarnos desde el comienzo, el lugar donde el milagro de la Eucaristía continúa visitando al mundo y continúa radiando luz al mundo, para encender la vida de fe.

 

El hombre  ha de ser fortalecido desde este momento, porque hay grandes cosas que Dios ha manifestado para recordar a la humanidad.

 

En el Santo Nombre del Señor Jesucristo, nuestro Dios, yo concluyo a través de Los Seis Kowtows, antes que nuestra hermana deje este lugar, para regresar a su posición.

 

Todas las cosas que Dios ha preparado a través de mi hermana, para que nosotros tengamos la oportunidad de continuar glorificando a Dios en todas partes, como El nos concede.

 

Que Dios bendiga a todos los hermanos y hermanas en el grupo, quienes están llamados y escogidos para volverse testigos.

 

Yo espero que nadie ponga resistencia cuando nosotros demos fe por Dios.

 

Que Dios nos envíe, para nosotros tener la oportunidad de volvernos lámparas que están brillando y quemando. De las lámparas, nos volveremos antorchas para el mundo, para invitar al arrepentimiento y regresar al hombre.

 

Para Dios, esto es algo que es necesario porque el hombre no lo tiene todavía.

 

Que Dios santifique, transforme, y sane el alma y  cuerpo, para nosotros ser dignos de recibir la gracia que Dios ha planeado y preparado para toda la humanidad.

 

En el Santo nombre del Señor Jesucristo, nuestro Dios. Amen.

 

  1. La Era de Paz prometida por Nuestra Señora de Fátima.
  2. Todos los mensajes en esta revelación privada vienen a través del poder de la Eucaristía.

 

 

Lucia Phan, es un inmigrante Vietnamita Americano. Lleva una vida de intensa oración que se enfoca en atender el Sacrificio de la Santa Misa y adoración de nuestro Señor en el Mayor Sagrado Sacramento de la Eucaristía. Recibe los mensajes por locuciones interiores y es capáz de capturar imágenes milagrosas de la Eucaristía con la cámara de su teléfono celular. Cuando Jesús le da mensajes los da como un amoroso Padre a sus niños (para más información de esto por favor vea la página web: www.nrtte.org)

 

Nuevas Revelaciones A través de la Eucaristía

 

www.nrtte.org

 

Por favor comparta éste mensaje y página web con quienes conoce vía e-mail, medios sociales, impresos y mensajes de boca a boca.