El Tesoro de la Gracia es la Eucaristía

Share

3-09-2019 – El Tesoro de la Gracia es la Eucaristia

Marzo 9, 2019

 

(Este es un  mensaje inspirado por el Espíritu Santo a través de la mensajera, Lucia Phan, cuando practica Los Seis Kowtows).

 

Lucia: Oh Dios, la hora es 1:02 p.m., Sábado, Marzo 9, 2019, en la Iglesia del Santo Rosario.

Nosotros estamos arrodillados en frente del altar, el tabernáculo, la Cruz, el Sagrado Corazón, la santa estatua de la Madre María, y la santa estatua de San José.

Hoy, Dios nos da la oportunidad de venir aquí en Sábado, el día dedicado a la Madre, y también el Sábado del comienzo de Cuaresma.

Nosotros venimos aquí a atender la Santa Misa y para ofrecer Los Seis Kowtows respetuosamente.

Gracias a Dios por todo lo que Tu nos has dado en los días pasados y al principio de la Cuaresma.

Hoy, nosotros tenemos la oportunidad para continuar con las iglesias que visitamos, para que elevemos respetuosamente plegaria a Dios con oraciones fervorosas de parte del mundo de hoy, para todas las clases, para todos los roles, para nuestras familias, y para nuestros hermanos y hermanas.

Nosotros oramos por la humanidad para que regrese y se reconcilie con Dios en esta cuaresma, y también por los hermanos y hermanas en el grupo, por nuestras familias, por los hermanos y hermanas en todas partes, y especialmente por la gente laica.

 

El Primer Kowtow: Yo respectivamente ofrezco a Dios el Padre.

Oh Dios Padre, Yo te adoro, Te doy gracias, Te alabo, y Te glorifico.

Hoy nosotros venimos aquí a atender la Santa Misa.

Tu nos concedes Tus enseñanzas por el primer mundo, a como en el tiempo del Viejo Testamento.

Hoy, el tiempo ha llegado para esas palabras resonar y motivar a cada uno de nosotros, cada alma, para dar vuelta y regresar a Ti, particularmente en estos días que son los primeros días en esta cuaresma.

Estos también son Tus recordatorios para el mundo y para esos quienes son malvados, para detener todo lo que es malo que ha sido cometido por generaciones.

Detengamos toda maldad.

Volvámonos gente contrita y arrepentida.

Regresemos a recibir el perdón que El Padre ha dado a esos quienes viven mejorando y añorando volverse a la rectitud.

Esto es algo muy fácil de escuchar para nosotros, pero realizarlo es verdaderamente un proceso difícil.

Nuestra debilidad y condición de pecado está siempre en favor de todo a lo que pertenece a la miseria, a la realidad, al argumento y razonamiento del mundo.

Pero Dios absolutamente desea que el hombre viva y se vuelva gente santa con la doctrina que El ha dado y premiado, lo cual es amor, luz, la verdad.

El también nos da a todos nosotros grandes favores, para que nosotros nos volvamos perfectos y mejoremos en Su gracia.

Si nosotros verdaderamente entendemos esto, entonces el mundo no tendrá más guerras, sufrimientos, disputas, y pecados.

Oh Dios, a través de todas las generaciones, Tus palabras continúan resonando para enseñar, pero nosotros somos débiles y miserables, con un punto de vista estrecho.

Hoy nosotros levantamos plegaria de estas oraciones sinceras.

Aunque no continuemos pudiendo, Dios continúa un Dios lleno de Divina Misericordia quien espera por el hombre a través de todas las generaciones.

Hoy, nosotros tenemos la oportunidad de elevar plegaria respetuosamente a Dios con palabras sinceras.

Pecadores como nosotros, la gente quien no conoce, pero quienes son capaces de entender, a propósito negando o deliberadamente cometiendo crímenes.

Para la gente quien vive en una vida miserable por mucho tiempo, es difícil defender.

Pero Oh Dios, Dios Todo Poderoso, Tú nos has dado Tu amor.

Cada uno tiene deseos, cada uno tiene preocupaciones, cada uno tiene cosas que añora, para nosotros volvernos rectos.

Padre, por favor ten misericordia de nosotros quienes somos pecadores.

Permítenos de recibir Tu palabra y práctica en nuestra vida con determinación, para nosotros regresar a Ti en los días de Cuaresma.

Hoy, nosotros continuamos teniendo la oportunidad, nosotros continuamos teniendo la opción,  Tu amor y Divina Misericordia continúan concedidos amorosamente a cada pecador, para nosotros tener la oportunidad.

Con lo más insignificante, con cosas ordinarias, cada uno de nosotros tiene un deseo de rectitud, en el corazón, en la verdad del amor.

El Padre es el autor de amor.

Con todas las cosas, Tú concedes al hombre el derecho de regular, pero nosotros hemos traicionado desde el principio, nosotros hemos dejado la realidad de la vida controlarnos.

Así nosotros sufrimos las consecuencias del pecado, de la avaricia, del egoísmo, del deseo, de las maldades pasadas y presentes.

A través de tiempos innumerables, a través de generaciones incontables, en este momento nosotros solo podemos orar a Dios, con nuestra alma, nuestro cuerpo, nuestra mente, y nuestro corazón.

Regresemos y perdonemos. Que Dios tenga misericordia, santifique, transforme, para que Su gracia se derrame sobre nosotros, para la madurez de nuestra alma, de nuestra mente, de nuestro corazón.

Que nosotros demos la vuelta y regresemos a Su enseñanza, para que nuestra vida tenga gozo y esté llena de significado.

Que Dios Todopoderoso nos lo conceda, y lo que poseamos sea la verdad y rectitud en Su mandamiento y preceptos.

No dejemos a Dios por nuestros pecados.

No perdamos la oportunidad de regresar en Cuaresma, especialmente este año, con los hábitos y reglas de la vida.

En particular, los días primeros de Cuaresma ayúdanos a ser calmos, almas calladas,  a no mirar atrás nuestro pasado infeliz con los pecados incontables que nos atrapan.

Que nosotros podamos defender fácilmente, para recibir la palabra de Dios con determinación.

Seguramente, esa determinación será Su respuesta, como Su mensaje en la Primera Lectura de hoy.

Que Dios nos ayude a tener fe, ayúdanos a que demos lo mejor; ayúdanos a madurar, ayúdanos  a defender para recibir las cosas más bellas, a dejar la oscuridad del pecado, para regresar con el Padre.

Especialmente en el principio de los días de Cuaresma, que nos reconciliemos con Dios para nosotros volvernos nuevas personas con gozo, con un Dios de amor rico en Divina Misericordia.

Solo El es Ser Supremo quien perdona.

Por favor acepta nuestras oraciones.

Especialmente en este momento, nosotros respectivamente elevamos plegaria a Dios Todopoderoso, en un espíritu de gratitud, de alabanza, gloria, honor y de agradecimiento.

Que nosotros representemos a todos nuestros hermanos y hermanas, el mundo entero – todas las clases, todos los roles – y de parte de pecadores, porque nosotros somos también pecadores.

Que Dios tenga misericordia y acepte estas oraciones, para este mundo continuar teniendo el eco de los pecadores quienes llaman a Su nombre, añorando y esperando por El para tener misericordia y aceptar.

Hay muchas cosas que nosotros no sabemos, que nosotros continuamos sin haber hecho.

Gracias a Su gracia, a Su Amor, a Su Misericordia Divina, lo cual santifica y transforma, el mundo se vuelve más bello, con días más llenos de significados en el gozo y amor con el que El premia.

Nosotros adoramos, agradecemos, glorificamos, honoramos y nos disculpamos.

Padre, por favor ayúdanos a volvernos reformados y santificados en Ti, para que nuestra vida sea digna por lo que nosotros tenemos, y de tener la oportunidad de decidir y escoger por nosotros mismos.

Padre, por favor sánanos, espiritualmente y físicamente, para nosotros ver claramente lo que tenemos y sepamos que nosotros continuamos teniendo la oportunidad. Amen.

 

El Segundo Kowtow: Nosotros lo ofrecemos al Señor Jesucristo, el Mesías, el Salvador.

 

Hoy, ésta es una afirmación, porque nosotros existimos y continuamos teniendo las palabras que resuenan.

Hoy, nosotros valerosamente elevamos plegaria y respetuosamente ofrecemos  el Segundo Kowtow, en una forma determinada y confidente, el trabajo divino que Dios ha hecho y concedido al hombre.

Oh Señor, Dios Todopoderoso, el Supremo Dios quien, por amor, tenía un programa y un plan para asumir la naturaleza humana – El vino al mundo para comenzar un camino, con todas las agonías, los sufrimientos, las humillaciones, las heridas, los clavos, la corona de espinas, y la pesada Cruz en los hombros.

Aún, El obedeció a Dios el Padre hasta el último momento, para redimir y salvar al mundo de la humanidad. Este es el único signo. El Señor Todopoderoso, la Segunda Persona de Dios, obedeció a Dios el Padre hasta el último momento de Su vida, para salvar a la humanidad.

Así, en esta vida, nosotros debemos tener una cosa, y eso es la obediencia que Dios el Padre ha mandado al hombre desde el comienzo.

Su único Hijo, el Señor Jesús, también obedeció, así nosotros debemos obedecer la doctrina del Señor Jesucristo.

La Segunda Persona de Dios obedeció cuando El vino a salvarnos y dirigirnos en la doctrina de amor, la doctrina de esperanza, la vida eterna.

Por favor concédenos, paso a paso, a entender claramente lo que nosotros tenemos hoy.

Que nosotros dejemos la maldad que por generaciones continúa envolviéndonos con los hechos más realísticos, porque ese es un poder.

Y porque nosotros nos apoyamos en la realidad de vida, nosotros nos olvidamos la alta espiritualidad del alma, y nosotros olvidamos acerca de la fe.

Así, hoy, gracias al reconteo, la narrativa, la Iglesia nos recuerda una vez al año de conmemorar la Pasión al Señor Jesucristo.

Para la humanidad, El ha entrado a Cuaresma, y El también se sacrificó mientras estuvo en la carne.

El entró en el desierto, fue a las montañas para orar por 40 días y noches, sin comida y agua.

Nosotros podemos ver al Supremo Dios quien debe estar sujeto Asimismo por las tentaciones del diablo.

Las palabras que El proclamó se han convertido una victoria.

Es lo mismo para nosotros hoy.

Nosotros somos débiles, nosotros siempre tropezamos, y nosotros estamos siempre tentados por el diablo.

Si nosotros no tenemos la Palabra de Dios y nosotros no tenemos la victoria del Señor Jesucristo por Su Palabra, entonces hoy nosotros verdaderamente no tenemos un punto de apoyo para seguir adelante.

Pero Dios tenía Su propio plan.

Sus palabras fueron proclamadas a Satán. Jesús respondió.

El soportó hambre, como los seres humanos, cuando El estuvo en la carne.

Satán vino a El. El diablo escoge atacarnos cuando nosotros estamos más vulnerables. Al final, el diablo perdió la batalla, porque Jesús es el Señor.

Dios es el Ser Supremo quien viene al mundo a enseñar al hombre, cuando nosotros estamos en una situación crítica y enfrenta los momentos más difíciles.

Esa es el hambre del cuerpo humano.

El diablo dijo a Dios: Convierte esta piedra en pan y come. Pero Jesús respondió: El hombre no vive solo del pan, pero de la palabra de Dios.

Esa fue la primera victoria de Jesús, cuando Dios Padre deja a Jesús ser tentado mientras estaba hambriento y en la condición de un ser humano.

Al final, la razón, el espíritu, y la verdad son la victoria que Jesús nos trajo.

Nosotros vivimos una vida ambiciosa, con materiales y dinero, con comida, con una estropeada riqueza, y nosotros nos deshacemos de lo mejor de nuestra vida, la espiritualidad, lo mejor de nuestra vida.

Nosotros siempre preferimos la realidad, la cual es la comida para el cuerpo y todo lo que nos urge a precipitarnos en decisiones sin poner atención a las consecuencias.

Nosotros hemos obedecido, y al final hemos perdido.

Los Materiales e intereses son secundarios.

Déjanos escuchar.

Satán continuó tentando a Jesús de acuerdo a su propia manera.

Al final, Dios continúo siendo el ganador.

Déjanos ser conscientes que todo lo de este día entra en la Cuaresma.

Déjanos caminar derecho y ver lo que Jesús ha hecho en los 40 días de abstinencia.

Lo que El ha logrado no se detuvo con las respuestas, pero dejó una victoria para el mundo de la humanidad.

Déjanos apoyarnos en la doctrina del Señor para nosotros vivir y triunfar sobre nosotros mismos.

En todas las tribulaciones y encuentros, nosotros continuamos siendo seres humanos con debilidades, así nosotros somos fácilmente tentados en el mundo.

El Señor Jesús ha respondido a Satán una segunda vez.

El diablo ha tentado a Jesús con el poder para regular.

El diablo supo que el Señor Jesús deseaba salvar al hombre, así el ofreció a Jesús todos los reinos en la tierra.

Quizás mucha gente piensa que la propuesta del diablo es razonable, para dirigir a toda la gente, naciones, porque lo que uno dice será escuchado.

Jesús no habría tenido que sufrir y morir.

Solo arrodíllate y adora al diablo – entonces los reinos te obedecerán.

Tan conveniente.

El Poder es la tentación perpetua del hombre.

Desde tiempos atrás, los reyes de varias naciones han peleado constantemente  por el poder.

Hoy, en las disputas la gente no se mata el uno al otro con pistolas y tiros pero con poder económico, ciencia y tecnología.

Aunque callada, la batalla es extremadamente violenta.

La tentación de dominar es incesante – es más intensa.

A como entramos a los 40 días de Cuaresma, en el cual Jesús soportó, nosotros sabemos lo que pasó en esos días intensos.

Todo fue narrado en una manera muy clara y satisfactoria.

Los eventos fueron reportados por nosotros para aclarar lo que Dios ha hecho por nosotros.

Finalmente, nosotros debemos saber que el Señor Jesús respondió a Satán: Satán! Lejos de mí!

Tú debes adorar al Señor tu Dios y postrarte ante El, el único Dios a quien tu adoras, a quien tú te postras.

Lo que tenemos hoy viene de esos eventos.

El Señor Jesús nos enseña: cuando nosotros dejemos a nuestras almas meditar y experimentar lo que El ha hecho y dado, nosotros claramente entenderemos el significado de ese día.

Porqué nosotros necesitamos tener días de meditación, días de mejora?

Eso es para nosotros completamente estar reconciliados con Dios, y también estar determinados de tener momentos de silencio, callados, para meditar en lo que Dios ha hecho por nosotros, y estar determinados a mejorar nuestras vidas con las tentaciones, con las realidades, con los días en los cuales nosotros nos olvidamos acerca del Dios Supremo quien ha venido a dejarnos victoria.

El nos salva de todas las maneras, de lo espiritual a lo físico, de lo material al dinero, interés, y autoridad.

Todo permanece en lo correcto y la verdad que el Señor Jesús trae.

Hay ciertas cosas que nosotros debemos mirar en lo profundo, para claramente entender eso que nosotros necesitamos para enmendar nuestra vida – para terminar las mentiras, la lujuria, la avaricia.

No está solo deteniéndose en ese momento, pero hay también cosas espirituales supremas del alma.

La respuesta en una forma espiritual es la victoria que Dios nos ha dado.

El ha triunfado para traernos más cerca a El.

Nosotros sólo necesitamos decidir para seguirlo a El.

Nosotros necesitamos decidir para remover lo que es del pasado en la vida para la tentación presente, para nosotros tener una vida espiritual, por Su palabra, por Su victoria, por su aflicción, y por la Sangre que El ha derramado para compensar por el hombre; incluyéndonos.

Así cuando nosotros experimentamos esto, nuestras vidas son renovadas, nuestras vidas son como una nueva página de historia que se abre en la luz que Dios ha dado a cada pecador y cada convertido.

Particularmente, nosotros entendemos el significado de Cuaresma, el retorno de Cuaresma, y reconciliación con Dios.

Oh Señor Jesucristo, esto no se detiene en este punto hoy, pero Tú estás dirigiendo y ayudándonos a sentir más profundamente  la fe, en su profundidad y altura.

Estemos determinados a mirar hacia atrás, a nuestra propia pequeñez.

El enemigo no es el oponente, pero el enemigo en nosotros mismos, en nuestro pensar, nuestra deducción.

La decisión está en nosotros.

Que Dios nos ayude a apoyarnos en el amor, apoyarnos en todo lo que es presentado, apoyarnos en las gracias que son concedidas, y apoyarnos en el infinito amor del Dios Supremo quien murió en lugar de la humanidad.

Déjanos apoyarnos en esto y regresar, para ser dignos de lo que Dios ha hecho y lo que Dios ha dado.

Las gracias permanecen.

Que no sea tan tarde ni tan lento.

La vida humana es solo temporal, por un período de tiempo, y no puede durar para siempre.

Así que decide pronto.

Escoge el camino de la rectitud y justicia para regresar a Dios.

No nos arrepintamos cuando ya no haya oportunidad.

Dios, por favor ten misericordia y acepta las oraciones que nosotros respetuosamente elevamos a Ti, en un sentimiento de acción de gracias, apreciación y gratitud.

El día que nosotros entramos a la Cuaresma, en el primer Sábado de Cuaresma, nosotros respetuosamente elevamos plegaria a Dios.

Que nosotros escuchemos, aprendamos y entendamos.

Del sentimiento, la sumisión, la postración, la oración, la determinación, dejemos el pecado de los días pasados que nosotros hemos vivido y estamos viviendo.

Por favor ayúdanos a ser fuertes.

Por favor ayúdanos a reconocer el amor de Dios.

El murió, El tuvo que pagar el precio de la Sangre para salvarnos, así no nos dejes ser esclavos del mundo por nuestras pasiones.

No nos dejes ser tan ignorantes, demasiado cortos de vista, miserables, y débiles, para nosotros perder la oportunidad de volvernos una nueva persona en la gracia de Dios.

Nosotros agradecemos, adoramos, y glorificamos al Señor Jesucristo, el Ser Supremo en quien nosotros creemos, el Ser Supremo en quien nosotros adoramos, y el Mesías de la humanidad. Amen.

 

El Tercer Kowtow: Nosotros lo ofrecemos respetuosamente  al Espíritu Santo.

 

El Espíritu Santo es el Ser Supremo quien concede vida, quien abre los ojos de fe, y quien da fortaleza, espíritu, y sabiduría, para nosotros entender esta vida.

Aunque nosotros enfrentemos amarguras incontables, sufrimientos, y pecados, lo que nosotros necesitamos es la luz de la verdad y justicia, a través de El, con El, y en El.

Que nosotros recuperemos todo lo perdido en nuestra vida, por Dios el Padre y el amor genuino de Jesús en la  salvación.

La presencia del amor que Dios tiene por nosotros es el Espíritu Santo.

Oh Espíritu Santo – Tú eres la luz, el camino, la verdad, el camino de la felicidad que nos dirige en el medio de esta vida.

En la vida nosotros debemos enfrentar tribulaciones y retos, pero cuando nosotros tenemos al Espíritu Santo, El nos da la fuerza para progresar significativamente en profundidad, y superar nuestras pasiones y tropiezos.

Al final, Tú eres la luz que nos dirige fuera de la oscuridad, fuera de las cadenas de un mundo contemporáneo.

Hay muchas otras cosas en la miseria y debilidad de pecado, nosotros estamos tropezando y hemos tropezado en la vida presente – cada clase, cada rol.

Tú eres la luz que nos dirige en el camino.

Tú eres la verdad de las verdades, la voz del amor verdadero que el hombre añora y espera.

Esa es la victoria que nos dirige fuera de la oscuridad de atadura del pecado, y de los tropiezos, las trampas, la carne débil que cae dentro de un estado de sensualidad, de avaricia, de egoísmo.

Hay tanto más en las pasiones que el hombre tuvo y continúa teniendo, con los días de miseria y debilidad en la carne.

Así el Espíritu Santo es el Ser Supremos quien une, el Ser Supremo quien guía, el Ser Supremos quien ayuda a romper las cadenas alrededor de nosotros, por las cosas invisibles que nos atan por ambición, egoísmo, codicia.

Todo depende del razonamiento en el mundo.

El Espíritu Santo es el Ser Supremo quien guía y nos dirige fuera de esas debilidades, para nosotros reconocer Su presencia, por el amor, la luz, la vida, la esperanza.

Escuchemos a las verdades en nuestro corazón, escuchemos nuestros pensamientos a como nosotros necesitamos tener momentos de quietud, momentos de silencio, momentos de meditación, momentos de retorno al amor.

Sólo el Espíritu Santo es el Ser Supremo quien nos dirige y eleva hacia Dios.

El es el Ser Supremo quien nos ilumina, para nosotros saber lo que nosotros grandemente necesitamos en nuestra vida.

Nosotros necesitamos lo mínimo a través de las siete gracias (1), de la conciencia en relación a lo que es verdadero y falso, lo que es correcto y equivocado, y lo que es bueno y malo.

Por favor ayúdanos a entender esto, para nosotros claramente distinguir lo que nosotros tenemos y la oportunidad de regresar a Dios.

En los primeros días de Cuaresma, déjanos estar reconciliados con Dios. Danos a nosotros la oportunidad de alejarnos de un mundo ocupado, y vivir en días fervientes con el Señor Jesucristo a través de Su Pasión.

Sólo el Espíritu Santo puede dirigirnos y elevarnos en la gran espiritualidad que Dios graciosamente otorga al hombre.

Que Dios nos ayude a probar la dulzura de amor, sabor del gran amor que el Señor Jesús debe sobrellevar por la humanidad, probar la Misericordia Divina inmensa que continúa dando al hombre la oportunidad, probando al Ser Supremo quien ilumina, quien guía, y está cerca de nosotros, con paciencia.

Recibamos lo que nos pertenece en los primeros días de Cuaresma, en la Cuaresma entera, y la realización de una cosa.

Nosotros necesitamos reconciliarnos con Dios, regresar a Dios, reconciliarnos con nuestros hermanos, y por todo lo que no hemos hecho todavía, esta es la oportunidad para regresar a lo que nosotros necesitamos hacer.

Vivamos en caridad, en esperanza, en perdón, en generosidad, y en una paciencia y vida compasiva que es necesitada en nuestra vida. En nuestra vida, con el Espíritu Santo, nosotros aprenderemos de la sabiduría e iluminación, y entender más de las habilidades que nos pertenecen, de las concesiones de Dios.

Que Dios nos ayude a entender aquellos valores importantes, a no perderlos cuando nosotros continuamos teniendo la oportunidad a hacer elecciones, lo cual nos pertenece en el bien y en la verdad que Dios nos ofrece a través del Espíritu Santo.

Amemos más, vivamos más significativamente, vivamos con una vida de sacrificio, con días llenos de alegría.

Junto al camino que el Señor Jesucristo ha caminado, seamos los que lo seguimos a El, para seguir las huellas que El dejó, para nosotros tener algo en espiritualidad, en unión con el Señor Jesús a través del trabajo de salvación que El ha dado a cada pecador como nosotros, para que nosotros nos volvamos en penitentes, testigos, y los santos que están presentes en el cielo.

En el Santo Nombre del Señor Jesucristo, nuestro Dios, nosotros agradecemos a Dios Padre, Jesús, y el Espíritu Santo.

Continuemos respetuosamente ofreciendo cada Kowtow, a través de cada Persona.

Una verdadera luz ha sido dada a cada ser humano así nosotros nos volvemos gente quien se postra y se somete.

El Kowtow nos ha ayudado a volvernos más sencillos, a claramente reconocer lo que nosotros tenemos que Dios da y concede, especialmente en los primeros días de Cuaresma.

De parte de todos los hermanos y hermanas de todo el mundo – todas las clases, todos los roles – nosotros agradecemos, adoramos y exaltamos el regalo maravilloso que la Madre María da, para nosotros respetuosamente elevar en plegaria, para estar cercano al Dios Supremo quien otorga y da.

Su manifestación a través del Espíritu Santo, ayúdanos a entender mejor lo que nosotros tenemos, lo que teníamos, y lo que nosotros tendremos.

Dios concede un tesoro a la humanidad hoy con aquellos  a quienes pertenecen al El, con aquellos quienes se postran, y se entregan.

Arrepintámonos para regresar a Dios, especialmente en Cuaresma, nosotros estamos recibiendo y continuamos teniendo la oportunidad para recibir. Amen.

 

El Cuarto Kowtow: nosotros respetuosamente ofrecemos el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo.

 

Oh Dios, nosotros te recibimos a Ti en nuestros corazones.

Cada vez que nosotros respetuosamente elevamos plegaria a Tí con un Kowtow después que atendemos la Santa Misa, es como un acercamiento que Tú has manifestado y dado graciosamente a esta generación.

La presencia del Jesús Eucarístico nos ha capacitado para volvernos la luz de la oscuridad del cielo de la humanidad de hoy.

Su presencia. Su permanencia.

El está oculto en la Eucaristía para volverse comida para el alma, para ayudar al mundo humano ver las cosas sublimes en la fe que El da al hombre.

Esto es también una protección divina que El da a cada corazón que lo recibe a El.

Cada corazón que lo experimenta a El encuentra el tesoro de Su presencia entre nosotros.

Donde nosotros encontramos al Señor Jesús 2,000 años atrás? Dónde nosotros encontramos al Salvador que los pies han caminado en el mundo? Dónde encontramos las promesas? Dónde encontramos las palabras que Dios dijo a los apóstoles tiempo atrás: Ve y predica el Evangelio –  Yo estoy contigo cada día hasta el fin del mundo.

Dónde están las palabras sinceras que El una vez dijo a aquellos que sufren? Aquellos quienes estén agotados, vengan a Mí, porque mi yugo es ligero y suave. Aquellos quienes están agotados, vengan a Mí, Yo les daré fuerza.

El concede lo que El promete. Ciertamente El lo realizará y ejecutará.

Pero donde podemos encontrar la cercanía que Dios ha prometido y concedido?

Solo hay un lugar.

No nos dejes olvidar.

Por la Cuaresma, nosotros debemos recordar lo que el Señor hizo en la Ultima Cena.

Antes de que El entrara en la Pasión, El estableció el Sacramento de la Eucaristía, para entrar en la primera cena y la Ultima Cena con Su propia vida.

También era una marca profundamente impresa en el alma.

De las cosas trabajadas por Dios en consagración y santidad, el Dios Supremo se ha vuelto un huésped puro, pequeño, blanco, para entrar dentro del corazón de cada uno de nosotros, para expresar el gran amor en santidad y consagración.

Sólo Dios es el Único quien decide y hace eso.

Quién puede explicar esto?

Dios solo nos concede a través del Espíritu Santo, abrir nuestro intelecto para nuestra alma saber que el tesoro de la gracia continúa en este mundo.

El tesoro de gracia es la Eucaristía. El tesoro de gracia es la comida para el alma, a través de la Santa Misa. El tesoro para encontrar al cielo es el Jesús Eucarístico.

Así hoy  la maravilla ha pasado en este siglo, por Su luz, por Su amor, por las palabras que resuenan, por las gracias derramadas abundantemente sobre la humanidad.

El tiempo ha llegado – nosotros debemos pararnos para despertarnos de lo que Dios ofrece y da. El tiempo ha venido, porque nosotros debemos aceptar lo que Dios ha dado grandemente.

El espera por cada niño, espera por cada rol, espera por cada ministerio, para claramente entender lo que El nos a dado a nosotros – la gente en humanidad de los primeros días.

A través del tiempo de los apóstoles y a través de la Iglesia, la gente común como nosotros, El concede todo – un tesoro de grandes regalos, de gracias extremadamente maravillosas.

Pero nosotros continuamos sin entender, continuamos sin apreciar, y continuamos sin comprender lo que nosotros tenemos.

Nosotros fuimos irrespetuosos con El, negándolo a El.

La gente lo olvida a El alrededor de todo el mundo, en los tabernáculos.

Nosotros no tomamos el tiempo para venir, para pagar respeto, para adorar al Dios Supremo quien está dispuesto a esperar para derramar abundantes gracias, para darnos un tesoro que nosotros necesitamos.

En el mundo humano, en términos de fe, en términos de espiritualidad y gracias indescriptibles, no hay palabras que puedan describir lo que Dios ha dado y otorgado a nosotros sin límites y formas infinitas.

Hoy, el tiempo ha llegado para nosotros meditar en Cuaresma, mientras nosotros tenemos la oportunidad de tener otra Cuaresma en nuestra vida.

Hoy, lo que nosotros conocemos no pasa naturalmente.

Es un reavivamiento del Espíritu Santo, a través de la postración, a través del Kowtow, a través de la contrición y arrepentimiento, a través de la determinación de regresar a la Cuaresma y reconciliarse con Dios.

Estas son cosas recibidas, lo cual es lo que nosotros necesitamos, porque nuestra vida necesita tener días serenos, días de paz, días calmos, días para vivir espiritualmente con Dios, con el Maestro quien nos da vida, quien nos dió su corazón.

El Maestro nos ha dado un alma con amor, para guiarnos en el camino de santidad, el verdadero camino, y el camino para vivir con El.

Así, hoy, hay muchas cosas dadas para abrir nuestro intelecto, abrir nuestros ojos en fe, abrir nuestro corazón, ha como nosotros necesitamos estar sabidos y conscientes de entender lo que nosotros todavía tenemos y poseemos.

No nos dejes olvidar lo que más precioso que Dios nos ha dado en una forma especial hoy.

El nos busca. El se está manifestando a nosotros.

El nos da la oportunidad de reconocer que lo que nosotros tenemos es glorioso, es extremadamente maravilloso y magnífico, para la vida humana.

Oh Señor Jesucristo, el Cuerpo y la Sangre de Cristo – cada día que nosotros atendemos la Santa Misa, como muchas generaciones, muchos siglos, nosotros hemos verdaderamente encontrado lo que Dios nos ha dado.

Nosotros tenemos, pero es sólo una parte, una pequeña abertura, y aún todavía nosotros no hemos visto un firmamento grandioso e inmenso.

Hoy, el tiempo ha llegado. Dios desea que nosotros sepamos lo que nos ha dado. El tiempo a concluir está cerca.

Así ésta es la última parte. Nosotros debemos saber lo que nos pertenece, lo dado y otorgado por Dios.

Hoy, la luz de la Eucaristía ha brillado sobre toda la gente, iluminándolos.

La luz ha brillado en la oscuridad, y la oscuridad desaparecerá con la luz cuando El aparezca.

Ese es también un mensaje para aquellos quienes están viviendo en la oscuridad, para aquellos quienes están alimentando a todos los malos pecados, alimentando pecado, adoptando pecado, con pecado y en pecado.

Salgan, para que la luz de Dios brille y limpie los pecados que nos queman.

Por nuestra debilidad, nosotros hemos permanecido en la oscuridad por mucho tiempo.

Sin la luz de la iluminación del amor de la Misericordia Divina, a través del Jesús Eucarístico remanente, sería imposible que nosotros saliéramos.

Acsí nosotros grandemente necesitamos a Dios.

Nosotros siempre necesitamos a Dios, pero nosotros no sabemos cómo recibir al Dios que ofrece y da, así hoy ésta voz está resonando.

Con reconocimiento, con cooperación, por el Kowtow, con un corazón humilde, con un corazón buscando la verdad, déjanos recibir la verdad que Dios ofrece a través de la luz de la Eucaristía, para ayudarnos, para elevarnos en plegaria a como está mencionado en el Evangelio.

Nosotros somos pecadores, indignos y sin méritos, pero gracias al Señor Jesucristo, gracias a Su permanencia, gracias a Su doctrina, a como nosotros practicamos, nosotros nos volvemos parte de los oficiales de alto cargo, elevados por el Señor Jesucristo.

A través de Su permanencia, a través de Su doctrina, a través de Su ilimitado e infinito amor, El trae a la humanidad el amor de Dios Padre de la Misericordia Divina.

Hoy, nosotros debemos despertarnos y levantarnos, para regresar a lo que nosotros tenemos, ahora que nosotros todavía tenemos la oportunidad de decidir y escoger por nosotros mismos.

Todo  ha sido enseñado en una forma detallada y realística, la cual nosotros necesitamos en la vida, y presentada a nosotros de una manera muy clara, en relación a las necesidades de una vida de fe.

Déjanos venir al encuentro, a postrarnos, a adorar, a elevar plegaria al Dios Supremo con quien nosotros hemos sido olvidados en todos estos tiempos.

Nosotros somos irrespetuosos con El, y nosotros no entendemos lo que es grande y supremo, lo cual es un tesoro de amor, y un favor especial dado a la humanidad.

Hoy, nosotros no sabemos esto naturalmente, nosotros no decimos esto espontáneamente, pero esto es provocado por el Espíritu Santo en nosotros, para nosotros decir lo que Dios quiere que digamos, lo que Dios desea que narremos, lo que Dios deseemos respetuosamente elevar en plegaria.

Con hechos, con acciones nosotros podemos continuar recibiendo las palabras que Dios da al mundo, las palabras que El comunica a la humanidad, en una manera vívida, en la era presente y el siglo de hoy.

Que los que acepten y aquellos que practiquen encuentren a Dios a través de la Eucaristía.

El está esperando por cada pecador como nosotros, a cada ser humano.

No importa cómo somos, dejémonos venir a Dios, buscar a Dios, postrarnos a Dios, adorar a Dios, y Kowtow a Dios.

Nosotros sabremos lo que nos pertenece con el amor que El da.

Por nuestro pecado y condición pecadora, no hay nada valioso aparte de la postración, a parte de nuestra contrición y arrepentimiento.

Déjanos regresar al Dios Todopoderoso, lleno de Misericordia Divina, el Dios Supremo quien nos da vida y esperanza, el Ser Supremo quien nos ama cuando nosotros continuamos siendo pecadores.

No hay nadie quien pueda darnos eso aparte de Dios.

Que todos los hermanos y hermanas mediten, especialmente en esta Cuaresma, por lo que necesitamos, los que continuamos teniendo la oportunidad, y la espiritualidad que Dios ofrece.

Removamos los días de dormir, los días de sueño, los días que nosotros caemos completamente dormidos.

Regresemos a Dios, en los primeros días de Cuaresma, y con la Cuaresma entera, para que ésta Cuaresma tenga significado, para que nos traiga nueva esperanza y un nuevo rayo de luz en la vida, la cual es verdad en lo encomendado, con una vida de fe que nosotros necesitamos de la gracia que Dios concede.

En la generación de hoy, volvámonos gente quien entiende Su permanencia, ya fuera por cariño, ya fuera por amor, para dirigirnos a una nueva vida, a través de Jesús manifestándose a nosotros, a través de Jesús visitándonos, radiando la luz de gloria que El concede al mundo entero.

Aquellos que tengan oídos, que oigan. Aquellos que tengas ojos, que vean. Aquellos que tengan corazón, que sientan.

Dios continúa esperando en silencio, como una fuerza de amor, radiando luz, regocijándose y manifestando al mundo.

Abracemos la luz para ser integrados dentro del rebaño de Sus niños.

Incondicionalmente unámonos para elevarnos en plegaria respectivamente, con corazón y alma, para regresar al Dios de amor, especialmente al principio de Cuaresma.

Cada persona, cada pecador, y cada corazón necesita siempre ser elevado hacia lo que es divino y santo, para nosotros reconocer el valor importante de nuestra vida, de nuestra alma, y de los días en que nosotros necesitamos hacer nuestra decisión, dentro de la facultad de razonamiento que Dios nos ha dado. Amen.

 

El Quinto Kowtow: nosotros respectivamente lo ofrecemos a las Cinco Señales (2) Llagas de nuestro Señor Jesucristo

Oh Dios, es Cuaresma.

Nosotros estamos conmemorando la Pasión del Señor, la Pasión de Jesús a través de las 14 estaciones de la Cruz.

Nosotros hemos meditado desde el comienzo de Cuaresma hasta hoy.

Por favor ayúdanos a abrir nuestro corazón para penetrar dentro de cada Estación de la Cruz, no sólo por hábito como a través de tantos años y generaciones.

Meditemos en lo que Dios ha hecho y enseñado, en la vida de cada ser humano, de cada era, de cada posición, de cada título, de cada persona.

En cada situación, nosotros vemos la injusticia entre los hombres, entre aquellos en autoridad y aquellos que dirigen.

Ellos deben ser responsables, porque ellos deben actuar con justicia, en sus funciones, en sus posiciones, y hacia los ciudadanos.

Oh Dios, Tu soportastes.

Cada Camino de la Cruz es como una profunda impresión, recordándonos del pecado, cada pecado que nosotros cometemos y que continuamos cultivando hasta este día.

Por quien Dios lo soportó todo?

El es Dios. Si El deseaba redimir a la humanidad, El no necesitaba volverse carne, para aguantar dolor, para ser sujeto al juicio de Pilato, o caminar el Camino de la Cruz. Fue Dios quien se designó así mismo, así ya sea de una manera o de cualquier otra que El viniera, entonces en ese momento todo se vuelve a como El desea.

Dios no usa ese plan, de esa manera.

Dios no usa lo que está en su poder.

Dios desea que nuestra vida esté en armonía.

Reconozcamos lo que está cerca de nosotros – cosas apropiadas y adecuadas alrededor de nosotros – así que la vida humana a como Dios creó no cambia y sigue el camino de ciencia y tecnología o cosas dentro de nosotros a través del engaño y la mentira.

Dios nos ha concedido verdades, para ayudarnos a saber lo que nosotros hacemos erróneamente, lo que nos hace tropezar, y lo que nosotros desobedecemos, para volvernos un mundo en el cual nosotros debemos recibir juicio por nuestros pecados.

Pero Dios nos ha dado cosas recientemente, para disipar, para triunfar, para reestablecer un nuevo reino.

En una vida humana, nosotros tenemos el derecho de decidir sobre ciertas cosas en la vida, decidir en lo que se necesita terminar, en lo que debe ser hecho, y decidir con todas las cosas que Dios nos concede y enseña.

El soportó. El soportó la tortura. El soportó el azote. El soportó todos los reproches e insultos. El soportó toda la amargura que, entre hombres, nosotros infligimos unos a otros, y se desencadenan.

Por lo tanto, Dios desea venir a dejar paz y enseñar a la gente en relación a lo que estamos haciéndonos a nosotros mismos y a otros.

Dios desea tomar sobre Sí mismo el sufrimiento de toda la gente, cuando ellos están siendo marginados, cuando son incapaces, que no tienen poder, cuando les falta la fuerza para enfrentarse al derecho de igualdad que Dios concede a la humanidad.

Esto es algo que es más importante.

Nosotros sabemos que cada Camino de la Cruz recuerda el pecado original de la humanidad, desde el comienzo hasta la generación de hoy, para nosotros reducir la amargura por el inocente, y por aquellos quienes tienen poder de ser justos en la ley de Dios.

La amargura ha llegado de la victoria,

El ha muerto en la Cruz – fue doloroso y atroz.

Fue el pecado que dirigió esas agonías, sufrimientos, y humillaciones.

Dios es el Único inocente quien tuvo que morir y sufrir por nosotros.

Hoy, a través de muchas generaciones, qué es lo que entendemos? Qué reconocemos? Y qué  aprendemos cuando llega cada Cuaresma?

Hasta éste día, nosotros nos postramos y respetuosamente ofrecemos las Cinco Santas Señales, para nosotros experimentar lo que no sabíamos, lo que olvidamos, negamos, intencionalmente o sin intención.

Qué aprendimos, pasados los días, experimentamos y reconocimos el amor que Dios premia a los pecadores como nosotros?

Cuál es el significado de la Cuaresma de este año, el significado del principio de la estación de Cuaresma?

Hagamos las Estaciones de la Cruz, para reconocer nuestros pecados y sinceramente arrepentirnos, disculparnos, y mirar atrás a nuestra vida pasada de actos deliberados y sin intención, de tropiezos, para seriamente pedir arrepentimiento completo.

El arrepentimiento no se detiene en Cuaresma, porque el arrepentimiento es para volverse una persona nueva y renovada, porque Dios murió por nosotros.

El precio de esa Sangre ha limpiado cada alma, cuando nosotros entendemos el valor importante a través de las Cinco Santa Señales, el cuál es también un gran programa de un libro histórico que nunca desaparecerá en el mundo de la humanidad.

El vino de esa manera para salvar pecadores como nosotros, para nosotros entender que esos pecados causan sufrimientos.

Dios ha sufrido.

Aprendamos a cómo evitar esos pecados, para volvernos nuevas personas, Jesús nos trae esperanza y salva nuestras vidas a través de Su muerte.

Hay muchas cosas.

Hoy, no nos dejes olvidar, ignorar, negar lo que son las cosas más esenciales, las cosas más íntimas, las cosas más realísticas que nosotros experimentamos personalmente, para entender lo que Dios ha hecho por nosotros.

No nos dejes seguir el hábito de muchos años. Cada año pasa, a través de generaciones.

Hoy, los ojos de fe continúan dentro de límites, así nosotros sólo sabemos que es Cuaresma o la época de Pascua, la época que nosotros necesitamos estar juntos, lo cual es lo acostumbrado, pero nuestros corazones son indiferentes, nuestros corazones están congelados.

Nosotros no entendemos y no sentimos las cosas que Dios ha hecho.

Pero hoy el Señor desea decirnos que nosotros necesitamos estar activos con los Cinco Santos Signos.

Jesús desea que cada uno de nosotros estemos activos, para entender el valor importante de la vida y de existir hoy para recibir otra Cuaresma que nosotros necesitamos experimentar.

Cada persona en nuestro rol: nosotros podemos tener una experiencia muy buena, muy profunda.

Lo que es esencial es lo que nosotros practicamos.

Lo más esencial es que meditemos con nuestros corazones de manera que podemos estar con Dios, porque El ha venido al mundo por nosotros.

El ha venido a enseñar, y morir para que nosotros tengamos vida.

Nosotros debemos alcanzar éste encuentro aunque es sólo pasajero, pero al menos nosotros tenemos los momentos en que nosotros pertenecemos a Dios, con una experiencia en ese sufrimiento extremo, el cual El soportó por nosotros.

Cada uno de nosotros, si nosotros tenemos esas experiencias, el mundo ciertamente cambiará.

Pero nuestra vida tiene muchas reglas, demasiadas regulaciones, y aún más teoría, así la vida continúa con días sin creer, sin sentir el amor infinito de la Divina Misericordia a través de los Cinco Santos Signos.

Hoy, esto es afirmado a través del Quinto Kowtow que nosotros respectivamente ofrecemos.

Cada uno de nosotros necesita una nueva página del libro de la historia de nuestra propia vida, e ir adentro del significado que Dios nos ha dado a través del Evangelio.

El desea que estemos vivos cada día, en lugar de volverse días familiares, siguiendo reglas,  hábitos, quedándonos dormidos, y siguiendo cosas en teoría.

Así hoy, lo que Dios desea, vengamos a El en una forma callada para meditar en lo que Dios ha dado y hecho por nosotros – entonces cada uno de nosotros puede entender la Cuaresma.

La Cuaresma cambiará nuestras vidas.

La Cuaresma nos permitirá experimentar, encontrar esos sufrimientos, así nosotros podemos verdaderamente despertar a la vida cuando nosotros somos hijos de Dios, aquellos quienes reciben el Sacramento de Baptismo, los niños de la Iglesia, la oveja de Dios.

Déjanos ser esos quienes todavía tienen un corazón y mente, para escoger nuestro propio camino, y por esos quienes continúan en la necesidad de la gracia de Dios, sanarnos espiritualmente y físicamente.

Hoy, hay tantas cosas que Dios desea decirnos.

Dios desea encontrarnos. Dios desea otorgarnos.

Cuando nosotros silenciamos nuestras almas para inclinarnos ante la Cruz con los Cinco Santos Signos, lo cual es recordado a través del Quinto Kowtow, nosotros sabemos que ese gran sufrimiento ha venido a la humanidad.

El desea encontrarnos en formas que, cuando nosotros callamos nuestra alma, en espiritualidad, nosotros experimentaremos su amor.

El siempre busca maneras para salvarnos, para dirigirnos fuera de las pasiones, de iniquidades y de las atracciones de una vida mundana a través de position, dinero, y fama.

Nuestro Dios desea que maduremos para entender que todo lo material – son cosas y posiciones efímeras – permanecen simplemente dentro de límites terrenales, pero la vida de espiritualidad es por siempre.

El tuvo que pagar el precio con Su Sangre, sagrado a través de la Eucaristía, el cual continúa presente hoy, con los Cinco Santos Signos.

Cada vez que nosotros regresemos hacia la Cruz para postrarnos frente a El, experimentemos y contemplemos en lo profundo de la Cruz que Dios nos ha concedido.

Con los Cinco Santos Signos, El intercambió por nosotros perdón, liberación, y salvación en los últimos momentos, por Su Divina Misericordia y perdón.

Como sabemos esto?

Entendemos esto?

Nosotros debemos conocer el pacto, el cuál es el retorno de la humanidad, el cuál es la meditación y experiencia de ésta verdad, y también la oportunidad para buscar espiritualmente, para ser tocados cuando nosotros abrimos nuestro corazón para aceptar, cuando nosotros verdaderamente deseamos, cuando nosotros buscamos la verdad.

Cuando nosotros tenemos preocupaciones y ansiedades, nosotros no recibimos las respuestas a como los que buscan – eso es el encuentro de las Cinco Santas Señales, con una profunda gratitud.

La señal de una profunda afección es la marca eterna de perdón que está dada a la humanidad.

Pero si hemos tenido un encuentro o no, si regresamos o no, si recibimos dignamente o no, depende de nosotros, a través de la determinación para arrepentirse y regresar.

Así, con lo que El nos premia es tan difícil.

Hay tantas condiciones, porque nosotros hemos vivido la vida con un punto de vista de corto alcance, demasiado atado a las cosas del mundo, con avaricia, sensualidad, deseos personales, con racionalidad y razonamiento.

Nosotros cubrimos todas las cosas con su propia belleza, y nosotros lo demostramos con las realidades, pero no sabemos cómo presentar las cosas con la fe que Dios nos da, con Su verdadero amor.

Hoy, nosotros no podemos razonar con seres humanos, porque todo lo que ellos hacen, ellos demuestran.

Pero para nuestro Dios, es que nosotros requerimos verdaderamente una demonstración?

Cómo Dios resucitó a una persona muerta?

Nosotros sabemos que Dios es el Señor, y cuando nosotros creemos en El, cosas extraordinariamente maravillosas pasan.

Sólo la fe puede responder, como la gente enferma al margen de la muerte son sanados, cuando ellos corren hacia Dios y a Su Divina Misericordia.

Quién pueden explicar esto? Qué argumento puede explicar esto? Puede la ciencia explicar?

No.

Así, para nuestro Señor, con la Cuaresma de este año, meditemos en las Cinco Santas Señales.

Experimentemos verdaderamente cuando nosotros hagamos el Kowtow y adoremos.

Cuando cada persona se arrepienta con un corazón verdaderamente contrito, nosotros entenderemos que las Cinco Santas Señales nos darán el sello.

Nosotros necesitamos tener y saber su valor importante, el cual Dios da para que aceptemos lo que nosotros tenemos.

No perdamos la oportunidad.

No tengamos miedo a regresar porque nosotros somos demasiado pecadores o demasiado orgullosos o demasiado arrogantes, no reconociéndonos como pecadores y débiles.

El nos ha intercambiado por un precio de Sangre, y nos ha dado amor sin fronteras y sin límites, para nosotros tener la oportunidad hoy.

Todas éstas son cosas que nos ayudan en humildad, en aceptación, en práctica.

Removamos las realidades en nuestro argumento y vengamos a Dios con simplicidad, con humildad.

Nosotros veremos lo que nos pertenece que Dios da a través de las Cinco Santas Señales, los sufrimientos extremos.

Nosotros claramente entendemos lo que el Señor Jesús ha hecho a través del Segundo Kowtow, lo cual es salvación. El Salvador.

Cuando nosotros entramos a las Cinco Santas Señales, nosotros debemos estar claros acerca del camino que nos da, lo que tenemos en Cuaresma cada año.

No nos detengamos allí.

Lo que Dios desea es la decisión para salvarnos, ayudarnos, y dirigirnos fuera de la oscuridad para regresar a El.

Esa victoria gloriosa nos ayuda a volvernos una persona madura, quien recibe a Dios, cree en Dios, y pertenece a Dios.

Hoy nosotros tenemos una explicación muy clara, el cual es el amor perpetuo y la Divina Misericordia a través de todas las generaciones.

Nuestro Dios Supremo, el Ser Supremo a quien nosotros adoramos – nosotros debemos conocerlo y regresar a El.

La Segunda Santa Señal – ese es el Señor Jesucristo, quien asume una naturaleza humana, para venir al mundo a salvarnos, para morir por nosotros.

Nosotros debemos creer en El, creer en Su doctrina, y practicar, para que nosotros vivamos, para existir, y para ser escogidos.

Hoy, nosotros necesitamos conocer el amor de Dios a través del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo nos enseñará.

El es el Ser Supremo quien enciende nuestras almas y enciende la fe en nuestro corazón, cuando nosotros reconocemos la verdad en Dios.

Si nosotros deseamos superar todo dentro de los límites, el cual la humanidad no puede, entonces el Espíritu Santo nos ayudará a volvernos valientes, fuertes, para que nosotros hagamos cosas extraordinarias y maravillosas.

Esa es la fe que Dios nos da.

Así nosotros necesitamos grandemente el Espíritu Santo, Su amor.

El es el Ser Supremo quien nos enseña, el Ser Supremo vivo, el Ser Supremo quien nos levanta al amor de Dios, a la vida de la Divina Misericordia, del Salvador.

Ese es el Tercer Santo Signo que nosotros necesitamos para ofrecer respectivamente.

Nosotros sabemos que no podemos explicar todo, pero esa es la base para ayudarnos ir más profundo.

El Espíritu Santo nos ilumina y guía, con el gran misterio supremo que nosotros todavía continuamos sin entender.

Pero el Espíritu Santo es quien nos dirigirá en el libro de la historia, 2,000 años, y aún más del Viejo Testamento. Es también un libro de la historia de esta era, en la riqueza  que Dios concede a la humanidad.

La cercanía es la apertura al mundo que nosotros recibimos a través de las Cinco Santas Señales junto a la presencia del poder del Señor a través de los Sacramentos de la Eucaristía.

Quién nos puede dar palabras de vida hoy?

Quién tiene el derecho para decidir lo que nosotros tenemos?

Y quién tiene la autoridad para permitirnos recibir lo que no pertenece a Dios?

Cómo podemos hablar, cómo podemos nosotros demonstrar, cómo podemos saber la manera de elevar plegaria respetuosamente o bien orar?

Hoy, Dios ha manifestado Su gloria para el hombre a través de esas maravillas.

Hoy, Dios ha manifestado Su gloria a la humanidad a través de esas maravillas.

Sin embargo, nosotros necesitamos saber que nuestra vida necesita un ejemplo del cual aprender. El ser quien nos entiende, el ser quien siempre ora, el ser quien nos enseña – calmadamente, gentilmente y suavemente – el ser ejemplar y perfecto, con un noble sacrificio: esa es la Madre María.

Hoy, Dios desea que reconozcamos lo que nosotros tenemos.

Esa es la única Persona por quien nosotros tenemos esos regalos.

Nosotros tenemos salvación a través de la Madre María, quien vivió a como Dios enseñó, y Su vida perteneció a Dios.

Gracias a la Madre, hoy, el mundo se encuentra recibiendo  a través del Salvador, porque la Madre es el perfecto ejemplo.

Nosotros no podemos carecer de la Madre en la vida, para ayudarnos a regresar a Dios, conocer a Dios, estar cerca de Dios, recibir Su guianza, y es un regalo único, el cuál es el sello del perdón eterno para cada pecador.

Si nosotros no tenemos a la Madre, nosotros no entendemos el camino, para regresar a cualquier costo, para recibir ese sello.

La Madre desea que sepamos que el sello nos pertenece, y será válido hasta el último suspiro, el cual es perdón de Dios a través del Salvador, a través de Su Hijo quien ha logrado eso.

Hoy El espera por la humanidad a través del Sacramento de la Eucaristía.

Hoy regresemos para entender lo que nosotros tenemos, gracias a la protección divina, para que nosotros sepamos.

Regresemos por el kowtow, regresemos por la postración, regresemos con el alma y cuerpo, mente y el corazón entero, en contrición y arrepentimiento – después lo que nosotros tengamos será expuesto, lo cual nos ayudará a seguir adelante en creencia y fe.

Todas las cosas necesitan una manera apropiada, el cual Dios nos da a través de las Cinco Santas Señales, para entrar en Cuaresma este año.

Nosotros necesitamos entender más acerca de lo que nosotros tenemos, e ir paso a paso, para cambiar nuestra vida.

Vivan una vida humilde.

Hay que eliminar todos los pecados que la gente están cometiendo en una vida miserable: lujuria, avaricia, egoísmo, y mucho más.

Regresen y escuchen a la enseñanza de la Madre. A través de cada Kowtow, nosotros maduraremos y cambiaremos en la gracia del Espíritu Santo, a través de la iluminación y significado de los Cinco Santos Signos.

Hoy nosotros recibimos el valor del sello.

Ser perdonados es una bendición para nuestra vida, para nuestra alma, y para la vida eterna.

En los días de exilio en la tierra, no nos dejes olvidar ese importante valor, el cuál nosotros recibimos hoy, porque es manifestado a nosotros en ésta fase final.

Practiquemos ésta Cuaresma, para que todas las cosas tengan significado. Practiquemos con el regalo que Dios ofrece a través de la Madre María.

Los Seis Kowtows abrirán el alma, la mente, para ayudarnos a decidir a regresar a Dios.

La única cosa es regresar, para recibir las gracias, para vivir y sobrevivir, para preparar un nuevo mundo que Dios ha planeado y arreglado para la humanidad.

Aquellos quienes pertenecen a Su propia gente, aquellos que abrazan ese sello, el cuál es el sello que irradia luz, el cuál Dios nos da cuando nosotros nos rendimos, cuando nosotros nos postramos, cuando nosotros nos entregamos a Dios.

Aquellos quienes tengan oídos que oigan, aquellos quienes tengan ojos que oigan, y aquellos que tengan un corazón que experimenten lo que Dios da y concede.

En el Santo Nombre del Señor Jesucristo, a través de los Cinco Santos Signos, es el Ser Supremo quien triunfó.

El nos trajo de regreso de la muerte, para ser resucitados con El: aquellos quienes obedecen, aquellos quienes escuchan, aquellos quienes mejoran, aquellos quienes verdaderamente practican para ir profundamente en los grandes misterios que El ha dado a través de los Cinco Santos Signos.

Nosotros adoramos, damos honor, y agradecemos a Dios.

Abramos nuestros ojos, abramos nuestros corazones, abramos nuestros oídos para escuchar y unirnos.

Regresemos, por la vida de un Kowtow diario, de un arrepentimiento diario, de un regreso diario, con la postración  con un corazón arrepentido para ser perdonado por Dios.

Proclamemos a Dios entre toda la gente.

El tiempo ha llegado.

Dios solo es el Ser Supremo quien triunfa e interviene – el Salvador de la humanidad entera. Amen.

 

El Sexto Kowtow: nosotros le pedimos a Dios Padre para que nosotros ofrecerle a la Madre.

Nosotros respetuosamente le ofrecemos a la Madre el Sexto Kowtow, al Inmaculado Corazón de la Madre, con veneración y acción de gracias.

Nosotros le damos gracias a Dios el Padre por darnos una Madre.

Hoy, la Madre silenciosamente está con el Sacramento de la Eucaristía con el Jesús Eucarístico.

La humanidad lo ha olvidado a El. La humanidad lo ha olvidado completamente en todos los tabernáculos.

El soporta la soledad a medida que El permanece con la humanidad – eso es el amor por la humanidad – esperando que la humanidad madure.

El tiempo ha llegado.

La Madre no puede mantener el silencio  de como los seres humanos continúan siendo completamente ignorantes, indiferentes – negando y ofendiendo.

Oh Dios –hoy lo que la Madre nos enseña es regresar a Dios y ayudarnos en la vida, para crecer, por acción, por hechos, por determinación interior y exterior.

Pertenezcamos a Dios, porque nosotros debemos abrir los ojos de fe para ver lo que está presente. Nosotros necesitamos creencia y fe para que nosotros miremos las obras que Dios está trabajando en el mundo.

No importa lo que pase en el mundo contemporáneo de hoy, nosotros creemos que la santidad triunfará.

Dios siempre sostiene el bien.

Dios es el Ser Supremo sincero, el santo Ser Supremo.

Dios nos ha dado y enseñado.

Escuchemos a la dulzura, la humildad, y el ejemplo que es la Madre María.

Su vida, Su trabajo – La Madre nos ha enseñado que es lo que más se necesita.

Porque nosotros lo olvidamos, hoy nosotros vivimos en libertad, lo cuál nos ha dirigido a una vida en el que no hay más orden; no hay más creencia; no hay más fe, rectitud, y justicia en el mundo humano.

Hoy, lo que tenemos y continuamos teniendo es porque Dios es el Ser Supremo quien manda.

El Señor continúa concediendo abundantes gracias al mundo de la humanidad, porque El está con el propósito de defender y proteger.

Sin embargo, ya que no entendemos, no sabemos.

Estamos viviendo con días de libertad – nosotros nos enfrentamos a la guerra, peleando ante todas las técnicas científicas que amenazan tomar control de nosotros.

Esa es nuestra debilidad humana, cuando nosotros aceptamos.

Nosotros hemos dejado que la realidad nos controle, pero de hecho, es el Ser Supremo quien controla el mundo.

El Señor nos da vida.

El Señor nos dirige dentro de esa doctrina única, el cual es el punto principal.

De allí nosotros tendremos un mundo que Dios desea ver.

Dios ha concedido pero nosotros todavía tenemos que recibir a un mundo verdaderamente pacifico,  a todos unidos en amor.

Regresemos al Señor.

El Señor Jesús permanece con nosotros a través del Sacramento de la Eucaristía.

El Señor Jesús está presente, y la Madre María representa al mundo humano diariamente para servirle a El.

La Madre María está con El cuando El está solo y abandonado por la humanidad.

Por amor, El es paciente.

Por amor, El espera por madurez, para salvar a la humanidad en el mundo humano.

El tiempo ha llegado.

Cada trabajo llegará a un final.

El ha dicho a los apóstoles: Vayan y prediquen las Buenas Nuevas al mundo – Yo permanezco contigo hasta el cierre de la era.

Las palabras “cierre de la era” vendrán al mundo.

Nosotros vemos la generación de Dios, con la disputa entre las naciones, con todas las armas diseñadas a destruir la tierra y seres humanos, para traer a un final a los miembros del mundo humano.

Cuando Dios se manifiesta, Dios desea que aquellos quienes pertenecen a El lo escuchen.

El Señor poderoso destruirá el mal, y dejará que el mundo le pertenezca a El, porque El es Su creador.

El tiempo ha llegado.

Quien pueda entender esto y sepa esto, a parte de la Madre María, la persona en silencio quien representa al mundo entero y sabe las debilidades de los seres humanos, y también sabe la voluntad santa del Padre.

La Madre siempre ha orado para que el  mundo regrese.

Hasta este día, la gente está peleando por las armas, técnicas científicas, en todos los aspectos de finanzas, y todas las cosas que pertenecen a un mundo contemporáneo.

La gente está enfrentándose, pero ellos no saben que estas cosas pasarán y desaparecerán.

Lo que permanece es la vida eterna del alma.

La Madre desea que encontremos la eternidad. La Madre desea traernos de regreso, para arrepentirnos con tiempo, para conocer a Dios.

El ha esperado. El tiempo ha llegado. La humanidad debe madurar. Regresemos a tiempo.

No dejemos que sea demasiado retraso y no lo dejemos suceder demasiado lento.

Dios no puede continuar para dejar al mundo persistir en la maldad.

Dios no puede permanecer en silencio para que el mal controle a la gente inmadura que vive en la traición y que se rebela ante Dios.

Dios no puede permanecer en silencio para que satanás se enfurezca con la gente débil que está viviendo en pecado de deseo, de ambición, de placer,  y de maldad.

Hoy el tiempo ha llegado.

La madre no nos enseña a usar armas para protestar.

La Madre no nos enseña a hacer alguna otra cosa aparte de regresar a postrarnos y adorar a Dios.

Sólo una cosa: postrarse y adorar, pide a Dios en oración.

Vive en esa simple humildad.

Esa es la respuesta a la humanidad de hoy.

Dios solo dice una palabra – después el alma será sanada.

Si El no permite al mundo que siga, entonces sólo una palabra de El y el mundo será destruido.

Si El desea, entonces sólo una palabra de El, y nosotros seremos la gente que existirá en el nuevo mundo.

Preparémonos para los días venideros.

Este es el comienzo de Cuaresma.

Que cada uno de nosotros se despierte en esperanza.

Estemos determinados a estar lejos de pecado, estar lejos de malas obras, de todo lo que nos seduzca.

Dinero, fama, depravación son los esquemas y son también las trampas del demonio, sofisticados e inteligentes, debajo de la carne humana, lo que ha causado a la gente estar entorpecidos, para vivir en la oscuridad.

El tiempo ha llegado.

Nosotros debemos levantarnos para regresar a Dios a través de las enseñanzas de la Madre.

Qué madre no ama a su niño, qué no busca por su hijo?

Qué madre desea ver a su hijo en un remolino de problemas, ocasionados por el pecado, pasión, placer, y confusión?

Así la Madre solo desea una cosa: dirigirnos de regreso.

La Madre sólo desea que nosotros sepamos que estos días no son más días de argumentos, peleas con armas, para aclamar victoria.

La Madre solo desea que regresemos a Dios con la postración, la adoración, con palabras serias para ofrecer a Dios respetuosamente, para que Dios nos ayude con lo que debe ser hecho.

Nosotros debemos regresar a Dios, especialmente durante la Cuaresma este año.

Nosotros necesitamos arrepentirnos, para que Dios tenga una manera de arreglar y ayudarnos en la vida de retorno.

Hoy Dios ha planeado y arreglado.

Dios conoce el bien del mal. Dios conoce los esquemas. Dios conoce las cosas que están siendo perturbadas.

La dominación del mal en ésta era es el control sobre las naciones.

Nosotros debemos saber que todas las cosas vendrán a un final, a como Dios dijo a los apóstoles: Yo permanezco contigo cada día hasta el cierre de la era. Estas palabras están destinadas a ser realizadas en el mundo de la humanidad.

Es nuestro tiempo?

O quizás otros cien años? Unos siglos más?

O es mañana, o el día después de mañana, o un día muy cerca de nosotros?

Recordemos que nadie sabe acerca de ese día, aunque estaba reportado y anunciado.

Nosotros sabemos lo que está pasando en nuestra generación.

Hoy el mal está enfurecido.

La fe ha sido debilitada en base a las técnicas científicas que son contrarias a la ley de Dios.

Se les da la muerte a fetos incontables diariamente.

Esto es una crueldad y también una ofensa a la ley de Dios.

La libertad de la humanidad transforma todo para ajustarse a las preferencias de la civilización de los tiempos.

Los seres humanos se han vuelto gente que son apasionados en finanzas, en economía, con muchas cosas con una satisfacción mala, matando a la gente sin conciencia, para alcanzar sus metas.

Hasta la comida esta envenenada, y todas estas cosas destruyen, a como nosotros ya vemos los resultados, cuando nosotros nos apoyamos en técnicas científicas, nos apoyamos en seres humanos, nos apoyamos en la realidad, y en los tiempos.

En quién podemos confiar – aún cuando ellos son aquellos quienes nosotros escogimos para ser presidente, para ser rey, para ser aquellos quienes dirigen un país?

Quien es la Persona que verdaderamente nos ama?

Ese es Dios.

Dios solo es el sincero Único Supremo, el justo Único Supremo, el Ser Supremo quien tiene autoridad, el Ser Supremo quien da y concede, el Ser Supremo a quien nosotros debemos conocer y debemos regresar en adoración.

Hoy nosotros tenemos la oportunidad.

No estemos tan retrasados y no seamos tan lentos.

Cada persona debe reconocer al Dios Todopoderoso, el Ser Supremo misericordioso, lleno con Misericordia Divina – el Ser Supremo quien cada uno reconoce como el Único celestial.

El día vendrá cuando el Único celestial aparezca.

El Único celestial protegerá seguramente a los rectos.

El Único celestial volverá a ganar justicia por el justo quien ha sido perjudicado por la gente mala.

Hay paciencia y sacrificio – hablando de fe, de amor, y de la verdad.

Hoy nosotros sabemos que todos los trabajos de Dios nos traen una doctrina, para nosotros aprender, en amor, en mansedumbre, en verdad, en justicia y rectitud, recibiendo y dando fe, para dirigirnos y traer a la humanidad de regreso a Dios.

Regresemos a El para ser seleccionados, para volvernos personas – con todo eso que está siendo arreglado – para venir a un nuevo mundo, con días de verdadera paz, días que no son más de controversia, que no son más de odio, y que no son más de una nación peleando con otra nación.

Es el reconocimiento de Dios en un mundo de paz y felicidad.

Dios está preparando para el fin de la historia.

Escuchemos; meditemos; veamos lo que está pasando, lo que ha pasado, y lo que pasará.

Si es correcto o incorrecto, nosotros sabemos de dónde viene – las palabras auténticas son como una afirmación que nos ayuda al final de la historia de hoy.

Si creemos o no, aceptamos o no, es nuestro derecho. Dios continúa dando, concediendo, y guiando a aquellos quienes tienen un corazón que buscan regresar, un corazón contrito y arrepentido, un corazón que escucha a las enseñanzas de la Madre, para que nos convirtamos en esos que se postran.

El Señor Jesús hablo a satanás después de los 40 días de ayuno.

El diablo vino a tentar, pero Dios afirmó: “Tu adorarás al Señor tu Dios y solo a El servirás” (Mateo 4:10).

Hoy, La Madre está enseñándonos eso en el mundo de la humanidad.

Pertenezcamos al Señor, nuestro Dios, en la postración, en la adoración, en la creencia.

La Madre nos enseña en la humildad, en simplicidad, en la confianza, para que nosotros reconozcamos que el amor de Dios continúa siendo dado a los pecadores; continúa siendo dado a aquellos que continúan sin creer, aquellos quienes han perdido su camino y han pecado.

Dense vuelta y regresen a Dios en Cuaresma.

Esta es también la cuaresma en la cual nosotros continuamos teniendo la oportunidad para recibir y aceptar, a través de la enseñanza, de una manera vívida, con el regalo de Los Seis Kowtows.

Cada clase, cada role: practiquemos cuando tengamos la oportunidad.

Esa es la verdad que Dios da al mundo de la humanidad, sin distinción.

Nosotros pertenecemos a Dios, nosotros nos postramos a Dios, nosotros nos sometemos a Dios; los seres humanos lo necesitan y deberían por nuestra miseria, debilidad, y condición pecadora.

Qué es lo que nosotros tenemos que es digno a parte de la postración y la entrega, a parte de ofrecer palabras sinceras en oración?

Nosotros pedimos a Dios de amar y perdonar nuestra débil condición pecadora, y le pedimos a El de preservarnos de caer en las trampas del demonio.

El demonio nos atrapa a través de máquinas que están controlándonos y contralando el mundo.

Sin embargo nosotros hemos errado, nosotros hemos caído en un estado completamente olvidando el alma, olvidando lo mejor que Dios ha intercambiado por el precio de Sangre, para que nosotros viviéramos.

No lo dejemos hasta que sea demasiado tarde ni que sea demasiado lento.

Estas son las palabras dadas a la generación humana hoy, a través de la enseñanza de la Madre María, concluyendo con el Sexto Kowtow.

Nosotros damos gracias a la Madre y le pedimos a la Madre para aceptar el Sexto Kowtow, con veneración y acción de gracias al Inmaculado Corazón de la Madre María, la Madre de la Divina Misericordia, la Madre del Corazón de Amor, la Madre de la Eucaristía, la Madre de la Palabra

Encarnada, la Madre del Salvador, la Madre de toda la humanidad, la Madre de la Iglesia, la Madres de los sacerdotes, la Madre de cada feligrés, la Madre de cada santo, cada pecador, cada inculpado, cada penitente, cada víctima, cada alma en el purgatorio, y cada testigo hoy.

Nos unimos para dar honor y agradecer al amor de Madre para Sus niños alrededor del mundo. Escuchemos y practiquemos – después nosotros experimentaremos lo que Dios nos ha concedido. Esa es Su inagotable e infinita Misericordia Divina.

Hoy nosotros tenemos la oportunidad de conocer que lo que Dios da está muy cerca.

El está sanando cada una de nuestras almas, cuando nosotros regresamos y creemos y verdaderamente practicamos con palabras sinceras por medio de la oración de los Seis Kowtows.

La Madre María ofrece eso, nos enseña paso a paso, nos enseña acerca de cada Persona, para que se lo ofrezcamos a Dios; enseña a la generación confundida de hoy, así en los momentos más difíciles, en los momentos más urgentes, Dios actuará por nosotros para que recibamos Su protección en una forma divina, enfrente de nuestros ojos, para la generación de la humanidad de hoy.

Los milagros han aparecido.

Las cosas han llegado a nosotros a través de recordatorios para ayudar a nuestras almas a madurar y retornar pronto.

No dejemos que sea demasiado tarde ni que sea demasiado lento, especialmente durante Cuaresma.

A como nosotros tenemos la oportunidad de recibir una Cuaresma más en nuestra vida, que Dios nos ayude a abrir nuestros ojos, nuestras almas, nuestros corazones.

Déjanos regresar pronto con la enseñanza de la Madre, para que nuestra vida pueda ser renovada en nuestra fe pueda ser incrementada.

Recibamos la misericordia de Dios, la gracia de Dios, para que nosotros distingamos entre lo correcto y lo incorrecto, entre el bien y el mal, entre la rectitud y lo no justo, para ser dignos de la Cuaresma, en sacrificio, en autocontrol, con una vida mejorada y enmendada.

Esa es la cosa más esencial que Dios nos ha dado a nosotros a través de la Madre María.

Lucia, junto con todos los hermanos y hermanas, representa a todas las clases, todos los roles, al mundo, y a los pecadores, a como nosotros somos pecadores.

Nosotros damos gracias, glorificamos, exaltamos, y damos honor al Dios Todopoderoso.

Nosotros damos gracias a la Madre por la enseñanza y la guía.

La Madre es la Persona quien nos dirige a Dios.

Solo Dios es la Persona quien nos salva en esta generación de la humanidad.

Dios es la única Persona quien puede salvarnos con todas las técnicas científicas que han ido demasiado lejos.

Ha como nosotros entramos a una vida de realidad, nosotros olvidamos las cosas más nobles para el alma.

Madre, por favor dirígenos de regreso, para que nuestras almas sean reavivadas, para recibir una vez más el privilegio que Dios nos da a través del sello de los Cinco Santos Signos.

Nosotros debemos regresar. Nosotros debemos venir a Dios.

Nosotros debemos respetuosamente ofrecerle a El  nuestra condición, en simplicidad y arrepentimiento, para recibir lo que hoy Dios da y concede a través de la Madre quien es la Persona quien ora.

La Madre es la Persona quien guía. La Madre es el ser ejemplar para el mundo entero. La Madre nos dirige a San José.

El es el brillante ejemplo para el mundo. El es el ser ejemplar para la Santa Familia y es también un radiante ejemplo para la generación de la humanidad – en una vida de rectitud, de integridad, de responsabilidad – una vida que pertenece  a Dios en pureza y en castidad.

Por favor ayuda a todos aquellos llamados a estar en las hileras de la Iglesia, a como también a todos los niños en este mundo en la vida de la familia y en la vida de hombres y mujeres.

Aprendamos de San José.

Su intercesión nos traerá las gracias por las que nosotros oramos, a como nuestros corazones  añoran y suenan, a como en la verdad que Dios desea ver en la humanidad.

El tiempo ha llegado.

Nosotros oramos a los ángeles y santos.

Nosotros pedimos por la intercesión de los tres arcángeles, la ayuda de los tres arcángeles, la intervención y protección de los tres arcángeles, junto a la corte del cielo, los nueve coros de ángeles, y los ángeles guardianes.

Dios nos ha dado el privilegio: estar cerca al cielo a través de nuestras oraciones.

Nuestra fe es levantada a través de Los Seis Kowtows, el cual es un regalo que nos permite encontrar el cielo, el Dios premia y otorga a través de la Madre María.

Ese silencio es como una fe profunda, para nosotros conocer lo sagrado.

Los ángeles y santos están ayudando y protegiéndonos, ayudándonos a salir de las trampas del mundo.

En una vida afectada por la civilización y una vida que se apoya en la ciencia del conocimiento, nosotros olvidamos el Dios quien creó y dio vida a la humanidad, el Mesías quien murió por la humanidad para que nosotros existiéramos y tener vida eterna con Dios en el cielo.

Hoy, Dios simplemente nos necesita para practicar y cooperar.

Nosotros tenemos el mundo del cielo entero protegiéndonos y orando por nosotros, apoyándonos en el reino divino.

El demonio usa todo tipo de estrategias para atrapar a los seres humanos.

Nosotros solo tenemos la vista para mirar el mundo, pero nosotros no tenemos la vista para ver en el reino divino como los ángeles y los santos – los seres del cielo.

Dios da y Dios desea ayudarlos.

Lo sagrado de los ángeles y los santos apoyarán y ayudarán a través de las tribulaciones, los accidentes, y de las trampas del demonio.

El demonio está preparando trampas en este mundo, pero no importa que es lo que él hace,  con los ángeles y la intervención de los santos, nosotros seremos capaces de evitarlos.

Dios nos da ese privilegio, pero cada uno de nosotros necesita profesar y orar.

Nosotros debemos regresar a Dios.

Nuestra vida debe estar en unidad, para postrarse, adorar, y llamar en el Nombre del Señor.

Nosotros debemos vivir de acuerdo a Sus enseñanzas a través de la doctrina y el Evangelio.

Nosotros necesitamos regresar a la verdad, eliminar el mal, y remover todo esto que es miserable y débil, para que reconozcamos a Dios como nuestro Padre,, el Ser Supremo a quien nosotros adoramos.

Amémonos unos a otros, ayudémonos unos a otros, vivamos en la caridad que nosotros necesitamos tener en Cuaresma.

Sin embargo, hay muchas cosas que nosotros podemos aprender a través de las enseñanzas de la Madre María, para que nosotros nos volvamos aquellos quienes están salvos, protegidos por los ángeles y los santos.

Dios nos permite orarles a ellos y recibir su ayuda.

Sin embargo, aprendamos el ejemplo de los santos en el curso de la historia, quienes fueron también gente que vivió en el mundo.

Ellos también fueron débiles y tropezaron con retos. Ellos también necesitaron apoyo del cielo. Ellos vivieron en la fe y murieron por fe. Ellos atestiguaron por el Dios Todopoderoso. Ellos vivieron totalmente en la doctrina del Señor, y hoy ellos se sientan en la mesa del banquete.

Nosotros somos los seres humanos que se unen con ellos, pidiendo por sus oraciones, y pidiéndoles a ellos ayudarnos con oraciones.

Que sus ejemplos brillantes sean el glorioso ejemplo para nuestra vida presente, una vida de fe por hechos, una vida por afirmación, una vida de coraje, para profesar a Dios entre la gente, y una vida que tiene la protección del cielo.

A través de su intercesión, nosotros oramos para que ellos nos ayuden, para volvernos seres humanos quienes siguen sus pasos, para nosotros volvernos soldados y guerreros, para ser testigos de nuestro Señor supremo en medio de este mundo.

En este momento, Yo y todos los hermanos y hermanas en el grupo continúan silenciosos para hacer lo que más se necesita para propagar los Seis Kowtows al mundo.

Con todos los sube y bajas de aquellos días silenciosos, nosotros continuamos trayendo este regalo a todos, para que todos nuestros hermanos y hermanos los reciban y practiquen, para que Dios tenga misericordia.

Para que esta Cuaresma tenga significado, propaguemos este regalo para ayudar a todos los hermanos  y hermanas quienes están en necesidad y aquellos quienes buscan regresar al Dios Todopoderoso. El es el Ser Supremo a quien nosotros profesamos, adoramos, damos gracias, alabamos, exaltamos y honoramos.

Regresemos a Dios para pedirle a El perdón, para nosotros responder a su Divina Misericordia.

Dios está esperando por cada pecador como nosotros.

En el Santo Nombre del Señor Jesucristo, nuestro Dios.

Lucia, con todos los hermanos y hermanas, concluye a las 2:39 p.m., Sábado, Marzo 9, 2019.

Nosotros estamos arrodillados ante el altar, la Cruz, el tabernáculo, la santa estatua de la Madre María, la santa estatua de San José, y la santa estatua del Sagrado Corazón, el santuario, en la Iglesia del Santo Rosario, en sábado.

Damos honor al Corazón de la Madre, y este es también el primer Sábado en el inicio de Cuaresma.

Damos gracias a Dios, Dios bendito, y alabamos a Dios. Amén. Amén. Amén.

Lucia, es inmigrante estadounidense Vietnamita.  Lleva una intensa vida de oración que se enfoca en asistir a la Misa y la adoración de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento.  Recibe los mensajes por medio de locuciones interiores y es capáz de capturar imágenes milagrosas de la Eucaristía en la cámara de su teléfono celular. Cuando Jesús le da mensajes, es como un padre en la familia, como el Máster/el Maestro (para más información sobre esto por favor vea la página de inicio de www.nrtte.org).

 

  1. Los siete sacramentos.
  2. Los “Cinco Santos Signos” son una única revelación; cada una de las Cinco Llagas de Jesús se refiere o representa un misterio de la Fe. Ellos son: primero, Dios el Padre; segundo, Dios el Hijo; tercero, Dios el Espíritu Santo; cuarto, el Cuerpo y la Sangre de Jesús; y quinto, La Madre Bendita.

Nuevas revelaciones a través de la Eucaristía
www.nrtte.org

Por favor comparta este mensaje y sitio web con todos los que conozca por correo electrónico, imprimiendo el mensaje, y de boca a boca.