Aparte De Mí No Hay Nadie Quién Pueda Ayudarlos: Mensaje a los Hermanos y Hermanas en Wuhan, China

Share

February 01, 2020

 

Jesús:

Mis amados niños,

Los Hermanos y hermanas están orando por ustedes, y ayudándoles a conocer el regalo que la Madre María (1) ha preparado y otorgado, a los lugares con el brote que mencionaron, los cuáles son un número de países, y también una ciudad llamada Wuhan.

Mis amados niños, ya sea que crean en Mí o que todavía no crean en Mí, ustedes continúan siendo Mis niños. Hoy lo que ha pasado y lo que ustedes consideran un desastre natural o un brote no es un plan y arreglo del quien ustedes llaman Sr. Creador. No. Ustedes son las víctimas, porque la gente vive en ambición, en egoísmo, rechazando Mi derecho, rechazándome a Mí, y buscando completamente por todos lados una vida de comercio, una vida que ellos buscan, la cuál es Guerra. La gente buscó maneras de competir y ha traído sobre el inocente, quienes son aquellos que todavía no saben y aquellos quienes no tienen la oportunidad de saber (2) como ustedes, el presente terrible brote que amenazó sus vidas. Pero éste es el momento que quiero decirles esto.

Yo estoy esperando por una voz que Me llame. Yo estoy esperando por una voz que crea en Dios. Yo estoy esperando por la aceptación de sus corazones. No importa que situación, si tú mueres o tú permaneces o tú sobrevives éste brote, Yo continúo el Dios quién espera por tu aceptación, quién espera por tu voz, y quién espera por todo lo que ves en ésta verdad. Yo he esperado por ustedes por miles de años. Yo entiendo que ustedes son controlados por un país. Yo los entiendo. Ustedes no tuvieron la oportunidad de saber lo que yo les otorgo. Ustedes no tuvieron la oportunidad de escoger su propia vida de fe. Pero hoy, ustedes saben claramente lo que les pertenece. Nadie puede detenerlos, y aunque pretendan tardíamente, crean tardíamente, regresen tardíamente, Mi Divina Misericordia continúa abriendo sus brazos para abrazarlos, para perdonarlos, y esperando por ustedes.

Hoy, Yo siempre les otorgo Mi amor, aún en cara a la adversidad que desespera. Tengan confianza. Si viviendo o muertos, si sucumbiendo al brote o sobreviviendo al brote, despiértense para que regresen a Mí. Esto es en lo que necesitan creer. Ustedes necesitan profesar. Ustedes necesitan aceptarme a Mí para que yo haga cosas extraordinarias e intervenga por ustedes, con su fe. Quién crea recibirá, quién busque encontrará, y quién toque a la puerta, se le abrirá. Yo soy el Dios quién continúa esperando el retorno de la humanidad. Yo respeto lo que ustedes saben y regresan, porque aparte de Mí no hay nadie quien pueda ayudarlos. Nadie es la fuente de consuelo en los momentos urgentes durante el brote que se está regando sobre todo el mundo, entre hombre y hombre quién causa el uno al otro.

Este es también el momento en que quiero que sepan que tan preciosa es el alma. Hablando del alma, ustedes deben prepararse hoy. Aún tarde en los últimos momentos, Yo continúo aceptando y dándo la bienvenida, pórque ustedes son las víctimas, pórque ustedes son la gente quienes no tienen más oportunidad, y ustedes no tuvieron la oportunidad de saber lo que otorgo y les doy a ustedes. Pero por sus hermanos y hermanas, aún un número muy pequeño, pero un número escondido para vivir una vida que me pertenece a Mí, por sus súplicas, por sus oraciones, por esos quienes hicieron sacrificios por ustedes hoy, para traer lo que ustedes necesitan saber y entender.

Cada uno de los hechos debe tener una voz, debe tener una proclamación, debe tener una aceptación – entonces ustedes entenderán lo que otorgo y les doy, en la vida de espíritu, en la vida del alma, y en la vida de la realidad de hoy. Yo repito una vez más: todo está en el arreglo y decisión final de Dios Padre, para ayudar a su nación. Todo lo que está pasando es para que sepan lo que les pertenece, para que ustedes tengan el derecho de hacer su propia decisión. Ustedes deben de ver. No importa cuánto tiempo los seres humanos puedan dominar, finalmente, si no están en la verdad y en una vida de opresión, serán incapaces de continuar. Todas las decisions son suyas. Eso es la fe y eso es la Divina Misericordia y la salvación que yo les he otorgado en particular y en general al mundo entero.

Estas son las palabras que les doy especialmente a ustedes, a través de las oraciones de los hermanos y hermanas para ustedes. Vivan en esperanza. Estén en paz cuando ustedes reciban y practiquen en lo que creen a través del regalo que la Madre les ofrece a ustedes en una manera especial y al mundo entero.

Mi paz esté con todos ustedes.

www.nrtte.org